DESDE EL ARCHIPIÉLAGO: EL DESPRESTIGIO DE THE NEW YORK TIMES

HECTORJULIOCEDENOPARAILUSTRARARTIC.Por, Héctor Julio Cedeño Negrín

Parece que en los Estados Unidos, a algunos no les inquieta ni siquiera perder la vergüenza o convertirse en “cómplices intelectuales” de algún asesinato. Le llamo así porque pedir el canje de un individuo, implicado en el asesinato de cuatro personas y condenado a una doble cadena perpetua, por una persona completamente inocente o solicitar su liberación incondicional, es un acto desvergonzado y encubridor.

Este es el cuarto editorial consecutivo de The New York Times defendiendo a la tiranía asesina de los hermanos tiranos. No han caído en más descrédito, porque verdaderamente los asuntos cubanos no le interesan a nadie en los Estados Unidos y los editoriales de ese periódico le deben concernir a muy pocos lectores o porque verdaderamente los norteamericanos tienen poca información sobre Cuba.

Ellos hacen la publicación y cobran por el encargo, pero  además ganan alguna que otra comisión, acordada entre telones y por si acaso le hacen un favor al Presidente. No sea que este necesite justificar alguna medida que desee tomar a favor de la tiranía castrista. La ganancia es neta

Me decía un periodista de Radio Habana Cuba, que The New York Times no se podía  desprestigiar porque es un periódico mundial y siempre tendrá lectores. Eso es cierto, sobre todo porque el periódico, no se puede desprestigiar más de lo que está, pero para mayor escarnio, merece ser defendido  por especímenes de la naturaleza de los tiranos cubanos. De todas formas no evitarán que les tire piedras desde la Habana, aunque ni les rasguñe.

Equiparar el caso de Alan Gross, con el de los espías de la tiranía, es bastante triste y debe ser frustrante para el propio sub-contratista; es como que lo pretendan cambiar a uno por un cochino de esos que tienen  cuatro patas y que gruñen.

El periódico norteamericano degrada a los Estados Unidos al nivel de república bananera; que le puede interesar a la nación norteamericana la mejora de las relaciones con Cuba y tener buena vecindad con una tiranía sanguinaria. Que ganancia en cualquier sentido, le reportaría y que necesidad podrían tener.

Estaba leyendo que los herederos de la firma Bacardí piensan recuperar las instalaciones que les robaron en Cuba, ¡que tontos! Entonces no estaban defendiendo la causa de los cubanos con eso del levantamiento del embargo, sino que a sus intereses personales. ¿Por qué razonan que Raúl Castro y su cohorte fétida les van a hacer concesiones especiales? ¿Serán ellos personalidades privilegiadas?

Probablemente eso es lo que les han dicho a los Saladrigas y a su compañía de tontones, en las pláticas al oído con los esbirros  de Raúl Castro. Saladrigas; ¡El diablo que lo siga! Ese era el eslogan de Fulgencio Batista y de su campaña presidencial. Debe referirse al padre o al abuelo del actual. El coetáneo debe tener la misma filosofía del padre o del abuelo, porque quien lo siga, parece que sigue al diablo.

Allí en la bancada de los anti-embargo están los otros rapiñeros que esperan participar en el festín por el desplume de los cubanos, utilizando su mano de obra esclava en complicidad con la tiranía.

Regresan para que los Castro les vuelvan a partir la siquitrilla, como en los años cincuenta y nueve y sesentas. Bueno, se la partieron a sus mayores y ahora ellos desean regresar para experimentar aquellas emociones.

Los Castro, le siguen partiendo la siquitrilla, a cualquiera de los soñadores que vienen por primera vez y a los ilusos que se atreven a regresar. Así como se lo hicieron a los hermanos Max y Marcel Marambio, Sarkis Yacoubian y Cy Tokmakjian y se los harán a los Saladrigas,  Bacardí,  Fanjul, etc. Los “empresarios” se consideran perspicaces pero en realidad, son una rebanada de tontos.

Les roban la tecnología que trasladen, sobre todo si es de punta, se apropian de sus inversiones y de las instalaciones que edifican y si no están de acuerdo con todo esto, los encierran en sus ergástulas inmundas, hasta que les parezca. Bien que se lo merecen. Incluso piden millones a sus familiares por el rescate.

El revés de Obama.

OBAMAAPUNTODESERARROLLADOPORLOSELEFANTESTerminaron las elecciones de medio término con la derrota espectacular del Partido Demócrata, los elefantes apabullaron a la burrera, gracias a Dios. La jugada para el Presidente se hará más difícil y los acólitos del castrato se colocarán en retirada con el triunfo de los conservadores. Para Raúl Castro se aproximan tiempos difíciles, bueno más difíciles que los actuales.

Incluso perdió Joe García, un oscuro pro-castrista tapiñado, Mariela Castro no pudo ir a los Estados Unidos, para hacer campañas a favor de los candidatos demócratas, parece que fue un problema de agenda, ocupada con los marielitos.

Veremos lo que ahora publica The New York Times, aunque el nuevo Congreso no toma posesión hasta el próximo enero. Una Cámara con doscientos cincuenta republicanos, a estas alturas del juego, no es una buena noticia para Barack Obama y se pone en peligro el resto del memorándum presidencial.

En el Senado el cambio de procedimiento impuesto por los demócratas, que permite aprobar resoluciones con una simple mayoría e impide el bloqueo de los temas utilizando una minoría de cuarenta Senadores, ahora va a dañar a los propios demócratas, bueno, ellos fueron advertidos por los mismos Senadores republicanos no hace mucho tiempo. Ahora los Presidentes de las dos Cámaras serán Republicanos.

Lo nuevo.

A mi parecer el Presidente prepara un plan magistral, para reconocer al gobierno cubano y que Jeffrey DeLaurentis se convierta en el primer Embajador, en más de cincuenta y cuatro años sin relaciones diplomáticas con la Habana.

DeLaurentis, un experto en asuntos cubanos, que viene por tercera vez en veinte años y cuya carrera en el Servicio Exterior de los Estados Unidos y en el Departamento de Estado se remontan al año 1991, parece ser una estocada perfecta del Presidente Demócrata y de su nueva política hacia Cuba.

El problema es que con una mayoría republicana en el Senado, difícilmente se aprobaría una política tal o un Embajador de verdad, porque los Jefes de la Sección de Intereses no lo son.

Ya sabemos que Barack Obama es un miembro prominente de las izquierdas, aunque él nunca lo haya reconocido públicamente, pero los cubanos somos expertos en izquierdistas y en izquierdas y sabemos que a los izquierdosos les gusta trascender y quedar como iconos, para la posteridad.

Así lo vemos con Fidel Castro, él está convencido de que la historia lo “absolverá”. Sobre seguro que  la historia lo disolverá, pero en algún líquido como el ácido sulfúrico o algo parecido.  Barack desea destacarse sobre los otros diez Presidentes norteamericanos, que enfrentaron el caso de Cuba y de su tiranía abominable, pero que no pudieron solucionarlo, sería un buen record.

Pasaría a la historia como el Ronald Reagan del siglo XXI. Reagan derrumbó a mandarriazos al Gran enemigo; la Unión Soviética y Barack Obama quiere derribar a la tiranía castrista sin tirarle un hollejo. El opina que la tiranía se diluirá por sí sola, cuando les levante el embargo y  haga relaciones diplomáticas con ellos, con los execrables tiranos. Que ingenuo Presidente, todo le saldrá al revés como siempre.

Por lo pronto seguimos esperando; veo que están ocurriendo cambios radicales en la Sección de Intereses en la Habana y como que nos están cerrando las puertas a los contestatarios. Ciertas medidas de los últimos días nos van marginando, sobre todo a los opositores más radicales a la tiranía castrista.

Parece que resultamos algo incómodos para la legación diplomática y hasta espero que en cualquier momento y con cualquier pretexto me proporcionen el punta pie definitivo, por lo menos a mí. Quien lo iba a decir, que los yanquis entrañables, se desentenderían de la querida gusanera anticastrista. Como te extraño George Bush.

La Policía Política del castrato, parece estar aprovechando esa ofensiva de la legación estadounidense, para realizar otra ofensiva contra un grupo de jóvenes estudiantes, varios de ellos universitarios, para que dejen de asistir a la sede diplomática.

Por lo menos cinco de ellos me han contado de amenazas y de presiones de miembros de la llamada Contrainteligencia, visitando sus casas y asustando a sus familias u obstaculizando su curso en la Universidad. Dicen haber planteado las quejas ante en Departamento de Prensa y Cultura de la SINA, pero no han obtenido ninguna respuesta ni se han denunciado sus casos como violaciones, del gobierno cubano.

No veo lejano el día en que los visitantes de la sede diplomática sean los funcionarios del gobierno cubano y a sus actividades y conmemoraciones asistan los Miembros del Consejo de Estado y del Consejo de Ministros y hasta el tirano en turno, que presumo nunca ha visitado la Residencia de Cubanacan y que se tiren fotos, junto al Águila de bronce que se encuentra en el patio.

Claro, a ellos siempre los invitan, pero nunca  van para no encontrarse con nosotros. En ese entonces no habrá ese problema porque no nos invitarán y si lo hacen será al grupo de la Oposición Leal, creada hace varios años por el mismo gobierno. Esos son los proclives al levantamiento del embargo.

Bueno que Dios me encuentre confesado para ese momento que está por llegar.

WordPress theme: Kippis 1.15