EL ESCÁNDALO “LETTERGATE” SACUDE AL VATICANO

En la foto: El ministro de Comunicación del Vaticano Monseñor Darío Edoardo Viganó nacido en Rio de Janeiro, Brazil en 1962.

Por, Frank de Varona

El ministro de Comunicación Monseñor Darío Edoardo Viganó fue acusado de la publicación parcial de una carta del Papa emérito Benedicto XVI, en un escándalo que se conoce como “lettergate”. Varios altos cargos de la Santa Sede pidieron la renuncia de Viganó por haber violado códigos de ética, por haber dañado la credibilidad del Vaticano y la imagen del propio Papa marxista Francisco. Se le acusó a Viganó de censura. Después de serie de críticas mundiales, la Secretaria de Comunicación que dirige Viganó admitió su error de no haber publicado la carta entera de Benedicto XVI.

Para conmemorar el quinto aniversario del pontificado del marxista y globalista Papa Francisco se presentaron una colección de libros sobre la “Teología del Papa Francisco, editada por la Librería Editrice Vaticana. Viganó le pidió a Benedicto XVI que hiciera un prólogo a estos libros.

El teólogo liberal alemán Peter Hünermann es un feroz detractor de los Papas Benedicto XVI  y  San Juan Pablo II.

Además, Hünermann es amigo de los cardenales alemanes quienes conspiraron para derrocar a Benedicto XVI.

Posteriormente se descubrió que el comunicado oficial de la Secretaria de Comunicación que  difundió las palabras escritas por Benedicto XVI omitió el último párrafo de la carta en el que el Papa retirado reconocía que “por razonas físicas” no había leído los libros dedicados a la teología de su sucesor.  Además, criticaba la decisión de encargar la redacción de uno de los volúmenes al teólogo alemán Peter Hünermann, quien fue muy crítico con los pontificados de San Juan Pablo II y de Benedicto XVI. 

En una ocasión al preguntarle al teólogo liberal alemán Hünermann que citara alguna iniciativa positiva del Papa conservador Benedicto XVI, respondió: El Hecho de haberse retirado”. Hünermann había atacado fuertemente la encíclica Veritatis Splendor  de San Juan Pablo II.

Sin lugar a dudas fue un insulto y una falta de respeto de Viganó de pedirle a Benedicto XVI que hiciera un prólogo de un libro cuyo autor lo insultó a él y al Papa polaco anti comunista San Juan Pablo II. Además, en la foto de la carta difundida por el ministerio de Comunicación de la Santa Sede, la última parte estaba desaparecida. Esto es lo que se llama en los Estados Unidos “Fake News”.

Líderes católicos le escribieron una carta al presidente Donald Trump pidiéndole que investigue la participación de Barack Obama, Hillary Clinton, George Soros, John Podesta y otros en el golpe de estado contra el Vaticano para expulsar al Papa conservador y anti islamita radical Papa Benedicto XVI por el Papa marxista y globalista del Nuevo Orden Mundial Francisco.

El encargado de la imagen audiovisual del Papa Francisco, Monseñor Darío Edoardo Viganó, (foto de arriba con el Papa Francisco) visitó Cuba por primera vez en 2014, invitado por la Escuela Internacional de Cine y Televisión de San Antonio de los Baños. El régimen sanguinario de Cuba reportó que Viganó, además de ser desde 2013 el director del Centro Televisivo Vaticano, goza de un amplio reconocimiento en el campo de la comunicación europea por ser uno de los principales especialistas a nivel mundial del tema sacro en el cine y por ser miembro del Consejo de Administración del Centro Experimental de Cinematografía de Roma, así como director de la Revista del Cinematógrafo. Es obvio que Viganó y el Papa Francisco son populares en Cuba. El Monseñor Viganó, hasta ahora máximo responsable de las reformas en el aparato de comunicación del Vaticano, ha dicho que renuncia precisamente para no “obstaculizar” estas reformas después del escándalo surgido por la publicación parcial de la carta del Papa emérito que fue bautizada como “lettergate”. “La controversia, más allá de mis intenciones, desestabiliza el complejo de reforma que me encomendó en junio de 2015 y ahora se ve, gracias a la contribución de muchas personas comenzando por el propio personal, que está en estadio final”, dijo Monseñor Viganó en su carta de renuncia dirigida al Papa radical de izquierda Francisco.

En una carta difundida por la Oficina de Prensa del Vaticano, el Papa Francisco ha aceptado la dimisión de Vigaró y ha valorado su “esfuerzo” y trabajo para llevar a cabo la gran reforma de los medios de comunicación del Vaticano desde que fue nombrado en 2015. Entre las reformas se le da mucha importancia a la teología de liberación marxista de la Iglesia católica. Inclusive la Radio del Vaticano ha dicho que la doctrina de la Iglesia es parecida a la del comunismo, lo cual no solo es una gran mentira sino también una herejía ya que muchos Papas han denunciado el comunismo como incompatible con la Iglesia.

Lejos de castigar a Viganó, el Papa Francisco le ha pedido a Vigaró que continúe trabajando como asesor  para el Dicasterio de la Comunicación hasta la designación de un nuevo prefecto. La congregación estará dirigida por el secretario del Dicasterio, el argentino monseñor Lucio Adrián Ruiz.

El sitio web del Vaticano publicó un artículo titulado “El Papa Francisco acepta la renuncia de Monseñor Viganó” que fue publicada el 21 de marzo de 2018. El artículo dijo que el Papa Francisco acepta la renuncia de Viganó y le pide que permanezca como asesor del Dicasterio.

El artículo explicó que en una carta publicada por la Oficina de Prensa de la Santa Sede, el Papa Francisco escribe que “después, de haber reflexionado atentamente ante la solicitud de Monseñor Viganó, de “dar un paso atrás”, en la responsabilidad directa del Dicasterio para las comunicaciones”, respeta su decisión y acoge “no sin fatiga” su dimisión como Prefecto. El Papa Francisco le pide que “prosiga permaneciendo en el Dicasterio”, nombrándolo asesor del mismo, “para poder dar una contribución humana y profesional al nuevo Prefecto, en el proyecto de reforma querido por el Consejo de los Cardenales”, aprobado por él y regularmente compartido”.

Monseñor Viganó, señala el artículo, escribió una carta al Papa Francisco el 19 de marzo de 2018 refiriéndose a las recientes controversias relacionadas con su trabajo y agradece al Santo Padre por el “paternal y firme acompañamiento que le ha ofrecido con generosidad” y por “la renovada estima” que le ha querido demostrar también en el último encuentro que mantuvieron. Asimismo, Monseñor Viganó explica que decidió renunciar por respeto a las personas que han trabajado con él durante estos años y para evitar que el “Motu Proprio” sobre la reforma de la comunicación pueda sufrir algún atraso o ser bloqueada.

Conclusión

El Papa argentino, quien apoya  la teología  marxista de liberación y se reúne con comunistas de Latinoamérica, se vio obligado a aceptar la renuncia de su amigo y colaborador Monseñor Viganó. Sin embargo, después de elogiar a Monseñor Viganó el Papa anticapitalista Francisco lo deja como asesor da la Secretaria de Comunicación del Vaticano, lo cual es absurdo si hay que despedirlo por el escándalo que él provocó.

Tristemente un grupo de líderes católicos, entre ellos el teniente coronel retirado David L. Sonnier; Michael J. Matt, editor de The Remnant; Christopher A. Ferrara, presidente de Los Abogados Católicos de América; Chris Jackson, Catholics4Trump.com y Elizabeth Yore, fundadora de YoreChildren, cita nuevas evidencias descubiertas en los correos electrónicos publicados por WikiLeaks para denunciar que el Papa conservador Benedicto XVI no renunció por iniciativa propia, pero fue expulsado del Vaticano por un golpe de estado llevado a cabo por el gobierno del presidente Obama y sus aliados durante lo que ellos llamaron la “Primavera Católica.” Ellos pidieron una investigación al presidente Donald J. Trump

El Papa marxista Francisco fue ayudado a llegar al poder a través de un golpe de estado contra el Papa conservador Benedicto XVI orquestrado por el presidente Barack Obama, la secretaria de Estado Hillary Clinton, George Soros, John Podesta y otros trabajando con cardenales y obispos europeos que se auto titularon “la Mafia de San Gallen”. Soros, Obama y Clinton utilizaron la maquinaria diplomática, el músculo político y el poder financiero de Estados Unidos para coaccionar, sobornar y chantajear el “cambio de régimen” en la Iglesia Católica para reemplazar al Papa conservador Benedicto XVI por el actual Papa Francisco, un marxista de la teología de liberación de la Iglesia. El Papa Francisco se ha convertido en un portavoz para la izquierda radical internacional.

El Papa Benedicto XVI sirvió como Papa de la Iglesia Católica de 2005 a 2013.  Inesperadamente en circunstancias inusuales al convertirse en el primer Papa en dimitir desde el Papa Gregorio XII en 1415.

WordPress theme: Kippis 1.15