EL FARISEÍSMO: EL GRAN PELIGRO DE LOS CENTROS POLÍTICOS

Por Dr.Santiago Cárdenas- Especial y en primicia para Nuevo Acción

Vivimos en un mundo polarizado. Para bien. Siendo el relativismo de todo tipo el mayor peligro  del siglo XXI para occidente, la polarización es al mismo tiempo una paradoja y un reto. Lo del “mayor peligro”  fue recalcado por Benedicto XVI, ahora en retiro, considerado como una de las mentes más preclaras  en la filosofía y la teología de nuestros tiempos.

Las extremas izquierdas y derechas serían los clásicos “polos” derivados de una nomenclatura arcaica, obsoleta, desde los tiempos  de la Asamblea durante la Revolución  Francesa. Este  nominalismo se ha mantenido por años,  porque  es práctico y rápido cuanto se trata de encasillar a amigos y enemigos en unas pocas palabras y porque también admite una serie de  calificaciones intermedias  que hacen las delicias de los evaluadores políticos.

Entonces, y tal vez por eso, aparecieron los “centros” y sus múltiples combinaciones: centro izquierda, centro derecha, etc. Ahí tiene a la Democracia Cristiana devenida recientemente en un “Centro”.  Uhmmm…

Detrás del centrismo se  puede esconder una  valoración  ética propuesta por los mismos interesados. Qué curioso. En palabras populares: se traspola, o se puede traspolar una filosofía compleja al lenguaje de la calle. “No estamos con ninguno de esos extremos tan problématicos; Somos serios”; “Los pueblos lo que desean es la moderación”. “No nos permitamos los errores políticos de esos extremistas” y un etc. muy bien conocido.

Cuidado: “Pa ‘cojer camarones hay que mojarse el fondillo”, nos recordaba con insistencia Oswaldo Payá.

Y  en un  tono más  serio las admoniciones del Profeta Jesús acerca de los fariseos condensada genialmente en la parábola del fariseo  y el publicano en sus oraciones en el Templo. Decía el primero : “Gracias te doy,  Oh Dios, porque no soy como los demás; ayuno, pago el diezmo, no soy pecador”.

En fin, centristas de todo tipo, recuerden  y valoren  muy en serio, lo que  escribe San Juan en el libro del Apocalipsis: “Al tibio, lo vomitaré de mi boca “

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15