EL FIN DE DOS REINADOS

Por, Fernando Godo 

Desde enero del 2017, siendo Trump presidente electo, pero sin haber tomado posesión, se presentó en el congreso de Estados Unidos un proyecto para limitar los términos a senadores y congresistas. El proyecto fue presentado por el senador Ted Cruz y el entonces congresista y ahora gobernador electo de la Florida Ron DeSantis. El proyecto descansa en una gaveta…

El presidente solo puede estar dos periodos de cuatro años, pero algunos senadores y congresistas han sobrepasado los 50 años en el Congreso. En cada elección dan las gracias por permitirles “continuar sirviendo a la comunidad”.

Durante todos esos años crean maquinarias de votos y de donantes que hacen bien difícil a otro candidato ni siquiera intentar un desafío. En los distritos para el congreso a veces los reeligen con un número ridículo de votos. En cubano se dice <porque no hay más nadie>.

En las elecciones de noviembre del 2018 dos de ellos han dicho adiós en la Florida. La congresista Ileana Ross, que había anunciado mucho antes su retiro, pero se mantenía en ejercicio hasta las elecciones. El otro fue el señor William Nelson.

La Sra. Ross le hizo más daño que bien al partido republicano. Les invito a que vean sus votaciones en el congreso, porque es récord público.

Yo respeto los criterios y opiniones de la Sra. Ileana Ross, pero desde hace un buen tiempo debió cambiarse al partido demócrata. Y desde ese partido servir a sus electores. Pero nunca lo hizo y ahí está el detalle, como decía Cantinflas. En cada elección decenas de miles de republicanos fieles a su partido votaban por ella.

Y no me hablen de historia antigua. La Sra. Ross no era electa para resolver el problema de Cuba y además no podía resolverlo. Ella es una congresista del gobierno de Estados Unidos.

El senador William Nelson es uno de los personajes más descoloridos que haya pasado nunca por el congreso. Desde 1972 andaba por allí. Nelson tiene 76 años y todavía pretende seguir “sirviendo al pueblo”. Ni siquiera aceptó la derrota durante la noche de las elecciones.

Únicamente otra maquinaria millonaria como la del ex gobernador Scott podía derrotar a William Nelson. De no haber sido por Scott a lo mejor tendríamos las velitas del cumpleaños 100 de Nelson en el congreso.

No me creen Strom Thurmon llegó a esa edad en el congreso y Robert Byrd a los 93, ambos presidentes protempore del senado.

Lo increíble es la cantidad de electores fieles al partido demócrata que votaron por Nelson. ¿Para qué? Si ni siquiera iba a muchas de las votaciones del congreso y en la Florida aparecía solo durante el periodo de elecciones. Estoy seguro de que muchos que me leen y viven desde hace tiempo en la Florida ni siquiera saben quién es William Nelson.

Tanto a Nelson como a la Sra Ileana Ross les deseo éxito y prosperidad en sus nuevas actividades. Pero a los dos les digo lo mismo. El gobierno de Estados Unidos NO es un estilo de vida. Llegas a gobierno para servir al pueblo pero no para envejecer ahí.

3 comentario sobre “EL FIN DE DOS REINADOS

  1. Verdades,grandes verdades Sr.Godo estoy de acuerdo con UD.Yo llame a la oficina de R.L.y dije que no le contaba más,que cuando uno pertenece a un partido, tu irme que tener disciplina y ética del partido y si no dejarlo.Yo por ejemplo vote por M.D.B.por disciplina de partido pero lo culpo junto a Curbelo e I.R.L.de haber perdido la silla 27 del congreso,a mi entender ellos querían seguir la lucha contra el presidente electo y por parte de Ileana era su venganza de salida pero como estimo el menos inteligente al Sr.Curbelo le salio el Tiro por la culata.personalmente no tengo nada contra M.E.Z.peroooo la realidad es que ella nunca estuvo de parte del presidente y no es mi invento.Estamos en tiempos difíciles y de definiciones no se puede estar con Dios y con el diablo.

  2. Excelente y cierto comentario Fernando. Te felicito.

  3. Una verdad innegable: el gran negocio de ser “servidor del pueblo”.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15