EL GOLPE DE ESTADO CONTRA TRUMP.

Por, Dr Santiago Cárdenas.

Ud. no verá tanques en las calles de Washigton. No le llamarán golpe; sino impeachment. Es un juego de palabras. Al final del día son los  herederos  de la pérfida  Albión. O  tal vez “coup  d’ etat  “, que en francés suena más  bonito. Da igual. Lo prepararon desde el mismo día de la toma de posesión con  un  vandalismo incontrolable  a tres cuadras  del Capitolio. Y al día siguiente, domingo, con unas manifestaciones globalizada$ y “espontáneas” en contra de un presidente que comenzaba  a gobernar  el día  seguiente. !!??!!.

A la media le asignaron el papel de pavimentar el camino. Ellos no serán los golpistas. Solamente “paving the way “, según el conocido  dicho en inglés. Las 24  horas del día, todos los días, todos los espacios, a toda hora. Comentarios tras comentarios, insultos tras insultos, párrafo tras párrafo, línea tras línea, editoriales de odio  tras  el  odio de los editoriales.  De acuerdo a  las orientaciones  matutinas  de Leonhardt  en el New York Times – una   versión  del  periódico  Pravda –  como fuente  de  información cotidiana para la televisión y  la prensa satélite from coast to coast  and  from border to border.

Es muy sencillo:  demonizar a  la  actual administración . Y luego, contra el Demonio todo es válido. Y obligatorio. Ya  tienen a  Maxine Waters (foto grande que encabeza este artículo) la congresista, afroamericana, californiana y corrupta, por  por supuesto. Ella es la  encargada de dar la cara y organizar el coup entre los legisladores. La pobre. Se prestó  a ser  la  punta  visible del iceberg. Pero, el gran trozo del hielo conspirativo está bajo el agua del Potomac River. Allí es  donde se mueven y manipulan  los “desplazados”  del poder.  Los resentidos que nunca perdonarán lo que les sucedió en noviembre del 2016.

También ya  tienen los argumentos. Cojidos por los pelos. Pero viables: la supuesta  obstrucción de la justicia y la cantaleta de la colusión con Rusia. O sea, la alta traición de un presidente ilegal

Además los golpistas poseen minorías  vociferantes  y visibles muy activas. Tienen a su expresidente  viviendo a  pocas cuadras de la Casa Blanca. Obama, el antiguo organizador social de los suburbios de Chicago le toca  ahora delinear los grupos militantes  en cada estado del país. A la manera de Trotsky. Y cuentan con los ideólogos del partido demócrata, los  tontos útiles, los indolentes de siempre y  los socarrones que se hacen los chivos locos ante lo que se cocina a ojos vista. Todos  agazapados esperando el momento para aplaudir o mirar pa’l otro la’o.

Así escribí el 27 de enero, a  sólo siete días de la toma de posesión. ! Pobres Estados Unidos de América !

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15