EL JAMONERO MAYOR

por Esteban Fernández

Yo me he quedado frío,  porque tal parece que es ahora cuando millones de norteamericanos -y de público en general- descubren que el ex vicepresidente Joe Biden es tremendo jamonero.

¡Por favor si eso hasta un niño de 6 años, con un ápice de picardía, se pudo haber dado cuenta! Es más, nunca me lució que él lo escondía. Lo hacía a lo descarado.

Siempre me ha parecido que si nos hubieran invitado mí y a una dama a visitar la Casa Blanca yo le hubiera advertido: “¡Oye, si Biden te parte para arriba pega las nalgas contra la pared!”

Y hay tontos de capirote que todavía lo defienden diciendo que “Él es simplemente cariñoso y le gusta abrazar a las mujeres, y hasta inocentemente besarlas en las bocas”. Ante todos sus deslices siempre salían los “sopla tubos” justificándolo con un tonto “¡Oh, así es Joe, no le hagan caso!”

Una que lo defendió fue Stephanie la esposa del ex Secretario de Defensa Ashton Carter, en la foto ¿Será comemierda o le gustó el tremendo repello que le dio este viejo descarado?

No solamente la rascabuchó, la toqueteó, le arrimó “el pellejito” (porque eso es lo que le debe quedar además del casco y la mala idea) sino que no le permitió escuchar tranquila cuando su marido estaba realizando su importante discurso tomando posesión del alto cargo.

Joe Biden ha llegado al extremo de dejar chiquito y quitado el récord de “mano muerta y descarado” a Don Francisco el de “Sábado Gigante”.

Y eso es algo que todos los hipócritas demócratas -y la prensa amarilla- han tenido muy callado, y es precisamente ahora cuando aceptan esta realidad que estaba a la vista de toda persona levemente observadora SIMPLEMENTE PORQUE NO QUIEREN UN CANDIDATO VIEJO Y BLANCO.

Una cosa es ser afectuoso, abrazar caballerosamente a una amiga, a la esposa de un amigo, y otra muy diferente toquetear, pellizcar, besarles el cuello,  olerles el pelo, y acariciar a cuanta mujer él logra acercársele.

Y lo peor: siempre valiéndose de su altísimo cargo, utilizando su jerarquía que hacía prácticamente imposible que nadie se atreviera a quejarse o darle un sopapo.

Y que conste que dentro de la pandilla de mierderos candidatos a presidente del Partido Demócrata él no es el peor, porque entre jamonero y socialistas es preferible el “tío Joe”, como lo llaman los guatacas.

Y yo, como siempre, voto Republicano en el 2020.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15