EL MÁRTIR Y EL BUEN COMBATE

PADREJACQUESHAMELASESINADOPORISIS

DENESMARTOSPor Denes Martos

Contrariamente a lo que suelo hacer, esta vez no pretendo entender ni explicar nada. Porque, en realidad, creo que no hay nada que ntender ni explicar. El 26 de Julio de 2016 la locura asesina cruzó un límite.

Armados con cuchillos, dos seguidores del ISIS (o DAESH según sus siglas en árabe), invadieron la iglesia de Saint-Etienne-du-Rouvray en el norte de Francia, al grito de “Allahu Akbar” (Alá es grande) y loas al Estado Islámico mientras el sacerdote Jacques Hamel de 85 años celebraba la misa. Luego de vociferar todo un discurso en árabe, tomaron como rehenes a algunos asistentes de la misa, incluyendo a dos monjas, y obligaron al sacerdote a ponerse de rodillas ante ellos y lo degollaron. Además, hirieron gravemente a uno de los feligreses. Una religiosa, Danielle, logró escapar y llamó a la policía, que rodeó la iglesia y abatió a los dos terroristas. [1]

Ésos son los hechos. Podría entrar en más detalles, pero no tiene sentido.

El Papa en su viaje a Polonia declaró que “el mundo está en guerra”. [2] Y, aunque no sea una novedad, es cierto. Estamos en guerra. Pero, como en toda guerra, lo peor que podemos hacer es perderla. Y entendamos esto: las guerras se ganan con combatientes; no con personas que solo predican. En 10.000 años de Historia conocida jamás un predicador ganó una guerra. Siempre hicieron falta hombres que, más allá de las simples palabras, estuviesen comprometidos incluso con sus actos a no claudicar y hasta a morir en defensa de los valores fundacionales de una cultura.

Como el padre Jacques Hamel. Porque ser predicador y sacerdote no impide ser, también, un guerrero y un mártir.

Como el padre Jacques Hamel.Porque no hace falta vestir un uniforme militar y armarse hasta los dientes para dar el Buen Combate.

Como lo hizo padre Jacques Hamel.Porque en ausencia de hombres como el Padre Hamel, las culturas y las civilizaciones desaparecen.

Estamos en guerra. Es cierto. La pregunta es qué vamos a hacer todos al respecto.

Dejad que las campanas

repitan su canción:

 ¡niños, ancianos,

huérfanos sin hogar,

 madres dolientes,

que del dolor en las terribles sañas

con lágrimas sin fin lloráis al hijo

que tuvo por altar vuestras entrañas…

¡empezad la oración!…

¡ese sonoro rumor triste de bronce;

esa armonía, forma sentida del mundano lloro;

ese gemido que el espacio llena

y a Dios el eco que los mundos lanza,

no es acento de duda o de rencores,

que si llora en su voz nuestros dolores,

acompaña también nuestra esperanza…! 

Bernardo López García (1838-1870)

——————–
Notas
1)- http://www.antena305.com/note/otro-ataque-terrorista-estremece-a-francia-le-cortan-el-cuello-a-un-sacerdote –
https://www.theguardian.com/world/2016/jul/26/jacques-hamel-killing-challenge-pope-francis-catholic-church
2)- http://www.clarin.com/mundo/Francisco-Cracovia-Jornada-Mundial-Juventud_0_1621037937.html

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15