EL MOVIMIENTO SEPARATISTA CATALÁN ENCUENTRA EN EL MULTIMILLONARIO GEORGE SOROS UN GRAN ALIADO- PRIMERA PARTE

Por, Diego Pappalardo

Para conseguir sus fines, el clan capitalista predominante en Cataluña no tiene reserva moral alguna en apoyarse en una de las facciones del Poder Global del Dinero. Todo sea, dicen sus miembros, por alcanzar la libertad y en contra de un estado español que algunos, narcotizados por el odio y la propaganda, asimilan al mal absoluto. La ideología separatista catalana que por estos días impele un ataque a toda España ha encontrado en George Soros un gran aliado. El arquitecto globalista nacido en Hungría vio en la cuestión del separatismo catalán un gran medio para poder seguir operacionalizando su función geopolítica.

A él no le interesa la demanda de libertad y de justicia que exclaman las bases ideologizadas de la plataforma separatista, ni tampoco el beneficio exclusivo de los miembros del agrupamiento crematístico que hoy detenta el poder en Cataluña. Cabe decirlo, tampoco le preocupan los españoles no separatistas enrolados en torno a la Moncloa.

A unos y a otros les considera elementos necesarios porque poseen un cero sentido de Dios, de la Patria y de la Justicia. Por codicia y ambición son maleables y funcionales para el desarrollo tanto del juego doméstico español como del regional europeo que han ideado George Soros y sus compañeros del clan Globalista. Para que, efectivamente, el 1% de la Humanidad pueda realmente controlar el mundo, es primordial avanzar rápidamente en la erosión de las soberanías nacionales y en la licuación de la capacidad de poder de los pueblos, mediante la división nacional, la confrontación horizontal entre los componentes de un mismo pueblo y la pérdida del sentido integral de la persona humana.

Carles Vilarrubí Carrió

Disponen en el campo fáctico del país escogido estrategias de distracción y de tensión, las cuales no siempre tienen como objetivo inmediato la fragmentación territorial o la aniquilación de un país. Es imperioso mencionar que el Poder Mundial está segmentado en clanes que coinciden en principios y metas pero difieren entre sí en la preferencia de compañeros de ruta –aliados coyunturales-, en la velocidad en el cumplimiento de los planes, en los alcances temporales y en la efectividad. Es por todo ello –y no por filantropía- que George Soros viene aupando desde hace poco tiempo la causa del secesionismo que propone la camarilla capitalista de Cataluña.

El secesionismo catalán en clave sorosiana

Más allá de la vocinglería discursiva pro secesionista y pro La Moncloa, es innegable la participación de Soros en vertientes, colectivos e individuales, que incitan al separatismo. En su momento, Artur Mas buscó respaldo decisivo en las redes del Poder Mundial y contrató al Grupo Independent Diplomat para darle mayor vigor al secesionismo.

La empresa fundada por el británico Carne Ross recibe apopo financiero y soporte cultural-político de la Open Society Foundations. Independent Diplomat, entre otros trabajos, asesoró y articuló las exigencias de autodeterminación del Sahara Occidental, como así también, desde marzo de 2013, tuvo a cargo la gestión de establecer relaciones diplomáticas y políticas para la coalición de rebeldes sirios con la estructura de la ONU y con muchos miembros del organismo internacional. De la Generalit, ID cobró durante dos años 1,6 millones de euros, pero sus servicios fueron cancelados cuando sucedió la investidura de Puigdemont.

Pero que nadie se llame a error pensando que el actual presidente de la Generalitat está en línea opuesta de su predecesor mencionado y que salió de la esfera de los satélites de Soros. Todo lo contrario. En el año 2016, contrató al sociólogo y escritor Jeremy Rifkin para que dictase una conferencia, pagándole la friolera suma de 50 mil euros. Rifkin es otro habitué de los foros de la Open Society Foundation.

Puigdemont no es el poder mismo en Cataluña. Es sólo una pieza de ese poder detentado por otros, quienes pretenden sumar más aliados dentro de los círculos del internacionalismo del Dinero. Durante el 2016, la Generalit le concedió a la Academia Catalana de Gastronomía y Nutrición un poco más de 7 mil euros en concepto de “fomento a las academias”. Esta entidad fue elevada al rango de corporación de derecho público por Artur Mas. Recordamos que la ACGN es presidida por Carles Vilarrubí Carrió, empresario que es vicepresidente de la Banca Rothschild en España y del club de fútbol Barcelona.

Carles Villarrubí también integra la Fundación separatista CATmón que considera como principales aliados naturales de una Cataluña independiente a Israel, Estados Unidos y Alemania. Está casado con la empresaria Sol Daurella Comadrán, presidenta de Coca-Cola European Partners y accionista del Banco Santander. Sol Daurella integró hasta el mes de enero del presente año, un Consejo Consultivo creado por Diplocat para colaborar en la inserción de Cataluña en el plano mundial. En los registros de la Open Society Foundations figura Diplocat como uno de las entidades que percibió dinero del circuito Soros.

Ya que CATmón ha mencionado como principal aliado a Israel, apuntamos que durante el reinado de la facción del pujolismo, las múltiples relaciones con Israel se incrementaron. Incluso Banca Catalana comenzó a funcionar con el aporte monetario de Moisés David Tenennbaum, notorio traficante de diamantes y amigo del padre de Jordi Pujol.

Artur Mas, desde el inicio, buscó su apoyo total en todo el Proceso. Diferencia de perspectiva en élites israelíes le obstaculizaron el objetivo principal que el dirigente secesionista buscaba; no obstante, el gobierno de Israel nunca se expresó en contra del separatismo catalán y, aun con divergencia al respecto, sus élites hacen negocios con Cataluña (Al igual que con La Moncloa).

(Continuará)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15