EL PRESIDENTE DONALD J. TRUMP CUMPLE CON SU PROMESA DE CONSTRUIR UN MURO EN LA FRONTERA SUR- PRIMERA PARTE

Por, Frank de Varona

El presidente Donald J. Trump cumplió con su promesa hecha durante la campaña presidencial de construir un muro fronterizo para poner fin a la inmigración de indocumentados que entran por la frontera sur y cuyas detenciones se calcularon en 408,870 en el año fiscal 2016. El 25 de enero de 2017 el presidente Trump firmó dos órdenes ejecutivas sobre este asunto. Se estima que el costo del muro fronterizo oscila entre $15 billones y $25 billones.

Desde que Donald J. Trump mencionó que quería un muro en la frontera sur por primera vez en la campaña presidencial, los gobernantes, intelectuales y profesores de extrema izquierda y la prensa en México han protestado y hasta insultado al nuevo presidente de Estados Unidos, como lo hizo el ex presidente Vicente Fox. Este escritor debatió a Fox en una entrevista del canal televisivo NTN 24 con sede en Bogotá hace unas semanas. El 27 de enero de 2017 este escritor volvió a defender al presidente Trump en NTN 24 en un debate con un profesor mexicano. Este escritor dijo que era una hipocresía las críticas mexicanas contra el muro cuando México construyó un muro, llamado el Muro de la Vergüenza, en su frontera con Guatemala y deporta a miles de indocumentados, incluyendo miles de cubanos. Las leyes de inmigración de México son unas de las severas del mundo.

Toda nación, como ha dicho el presidente Trump, tiene el derecho a defender sus fronteras, o si no es nación. El presidente dijo además que quería contratar 5,000 agentes del Border Patrol (agentes de frontera) y 10,000 oficiales de Immigration and Custom Enforcement (Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza).

Los demócratas se han unido a estas protestas de los mexicanos y muchos alcaldes de este partido han dicho que no cooperan con oficiales federales en su labor de detener inmigrantes ilegales que han cometido crímenes. Varios alcaldes demócratas han declarado sus municipios “ciudades santuarios” y el estado de California, “estado santuario”. Esto es insólito ya que el gobierno federal quiere deportar a extranjeros que han cometido felonías y otros crímenes. ¡Cómo es posible que estos alcaldes demócratas quieran proteger a criminales en sus ciudades con tantos escándalos de inmigrantes sin papeles que han sido deportados varias veces y regresan matando policías y ciudadanos estadunidenses!

El alcalde Carlos Giménez de Miami-Dade dio la orden de obedecer la nueva medida del presidente Trump y de que de ahora en adelante se va a colaborar con los agentes de Immigration and Custom Enforcement  (la Policía de Inmigración y Aduanas) en la detención de extranjeros sin papeles que sean arrestados por delitos. El presidente ha declarado que las ciudades que no cooperen con los agentes federales y violen las leyes de inmigración sufrirán recortes de fondos federales. Los políticos demócratas, como los mexicanos, también son hipócritas.

Una ley fue aprobada en 2007 por el Congreso llamada Secure Fence Act (Ley de Cerca Segura) para la construcción de una cerca doble enorme de 700 millas en la frontera sur debido a que más de un millón de indocumentados han penetrado cada año desde México a Estados Unidos durante esa época. En un año solamente 1,643,679  indocumentados cruzaron la frontera sur de la nación. Esta ley para proteger la frontera de Estados Unidos con México que tiene 1,954 millas de extensión fue aprobada con apoyo bipartidista de 21 senadores demócratas, entre ellos Hillary Clinton de New York, Barack Obama de Illinois, y Joe Biden de Delaware. El presidente Barack Obama deportó más de un millón de mexicanos y latinoamericanos durante su mandato y le llamaron el Gran Deportador. Las denuncias actuales de políticos demócratas son una gran hipocresía y politiquería. Desde esa fecha hasta el presente se construyó una cerca de 652 millas.

La Casa Blanca sugirió el 26 de enero de 2017 fijar un impuesto de 20% sobre todos los productos que México venda a Estados Unidos para costear la construcción del muro fronterizo. El vocero de la Casa Blanca, Sean Spicer (foto de la izquierda), informó a la prensa lo siguiente: Al hacer eso podemos recaudar $10,000 millones de dólares al año y pagar fácilmente el muro solo a través de ese mecanismo. Cuando ves el plan, notas que está tomando forma ahora a través de una amplia reforma tributaria, al imponer impuestos a los países con quienes tenemos un déficit comercial como es el caso de México”. Agregó Spicer que fijar un impuesto a las importaciones se trata de una práctica a la que recurren otras naciones del mundo y que el tema está siendo considerado por los miembros de ambas cámaras del Congreso. Más tarde dijo que era solo una de las opciones que se están considerando. El jefe de gabinete, Riece Priebus, declaró que el impuesto a las importaciones es una de las  opciones que están siendo  evaluadas por el gabinete.

El presidente Enrique Peña Nieto anunció la cancelación de su visita a la Casa Blanca el próximo 31 de enero de 2017 en medio de duras críticas de políticos e intelectuales que lo han denunciado por su supuesta “postura débil” ante las resoluciones migratorias del presidente Donald J. Trump. El presidente Peña Nieto declaró lo siguiente: “Lamento y repruebo la decisión de Estados Unidos de continuar la construcción de un muro que desde años, lejos de unirnos, nos divide. México no cree en los muros. Lo he dicho una y otra vez, México no pagará ningún muro”. ¡Qué hipócrita ya que México tiene un muro con Guatemala!

Previamente Peña Nieto había dicho que, ante el evidente cambio del nuevo gobierno de los Estados Unidos en materia de relaciones exteriores, México estaba obligado a tomar acciones para defender sus intereses nacionales. Pero el presidente Peña Nieto descartó la confrontación y la sumisión y optó por el diálogo y la negociación. El 27 de enero el presidente Trump y el presidente Peña Nieto tuvieron una conversación telefónica de una hora.

El presidente Trump señaló ante los senadores y representantes republicanos reunidos en Filadelfia el 26 de enero que bajo esas condiciones el encuentrono hubiese rendido frutos. Spicer más tarde expresó que una nueva reunión podría reprogramarse, aunque “en el futuro”.

(Continuará)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15