EL PRESIDENTE SANTOS Y SU HERMANO ENRIQUE SON MARXISTAS Y NEGOCIAN CON LAS FARC- PARTE II

KERRYENLAHABANACONDELEGADOSDELASFARACYDEJUANMA

El gobierno del marxista presidente Obama y congresistas de extrema izquierda apoyan el acuerdo de impunidad para los terroristas colombianos (foto de arriba)

FRANKDEVARONAPor, Frank de Varona

El presidente Juan Manuel Santos y el líder de las FARC, alias Timochenko, se dieron el pasado 23 de septiembre de 2015 seis meses para llegar a un acuerdo final pero de aplazó el acuerdo final. Fue la primera vez que se fijó una fecha concreta en tres años de conversaciones, lo que ha permitido avanzar considerablemente en el desenlace del pacto final, pero no ha sido suficiente. El bloqueo en el acuerdo de justicia, que se demoró hasta diciembre, ha sido a la postre decisivo, como argumentaron las FARC en su día.

Lafuente subrayó que las zonas y la manera en que quedarán concentrados los guerrilleros después del cese bilateral ha sido el principal obstáculo. Las principales diferencias giraban en torno a cuándo debería empezar a aplicarse la amnistía a los guerrilleros que no tienen delitos graves. Las FARC  han declarado, que en el momento de la firma del acuerdo y con la entrega de las armas, no están de acuerdo con las zonas que el gobierno le diga donde las FARC deberían concentrarse. El gobierno quiere que esos lugares no estén próximos a la población civil. Para las FARC eso supone aceptar “cárceles a cielo abierto” y no lo aceptan.

Lafuente explicó que detrás de este último problema fue el hecho que en la zona de Conejo en febrero de 2016 los negociadores de las FARC aparecieron con guerrilleros armados. Los críticos del proceso de paz salieron a decir que era un reflejo de lo que ocurriría tras la firma del acuerdo permanente. El gobierno de Santos suspendió temporalmente las visitas de los negociadores de las FARC a los campamentos. Incluso Santos lanzó un ultimátum de cara al 23 de marzo de 2016 que no ha servido de mucho: “El pueblo colombiano quiere y exige definiciones ya para recuperar la confianza en el proceso. De no ser así, los colombianos entenderemos que las FARC no estaban preparadas para la paz”.

Santos ha dicho que el proceso de paz es “irreversible”. La implicación de la comunidad internacional es total y fallarla supondría un riesgo considerable para el futuro de Santos y de la guerrilla. El Consejo de Seguridad de la ONU verificará el cese al fuego de ambas partes y la entrega de armas.  Además, como ya se ha explicado, la reunión de esta semana del secretario de Estado de los Estados Unidos, John Kerry, con los negociadores del gobierno y de las FARC demuestra el apoyo del marxista Obama a un acuerdo permanente con los criminales de las FARC.

Lafuente dijo que nunca antes un dirigente estadounidense de tan alto rango se había reunido con los líderes de la FARC ya que esta organización narco terrorista integra la lista de organizaciones terroristas de Estados Unidos. Kerry habló muy claro y abordó con la guerrilla todos sus reclamos. Los Estados Unidos, como anunció el jefe negociador del gobierno, Humberto de la Calle, se comprometió a ayudar en materia de seguridad. Aunque no se concretó ese tipo de colaboración, la ayuda militar y de inteligencia de los Estados Unidos mediante el Plan Colombia contribuyó a luchar y degradar a las FARC.

Lafuente terminó su artículo expresando lo siguiente: “Con Estados Unidos, la ONU, América Latina y la Unión Europea de su lado, Colombia ya no puede recabar más apoyo internacional. El respaldo exterior es, sin embargo, inversamente proporcional al que tiene dentro de Colombia, donde, al fin y al cabo, se tendrá que desarrollar el posconflicto. Al Departamento de Estado no le gustó la furibunda reacción del expresidente Álvaro Uribe, que llegó a decir que se sentía “molesto” porque el Gobierno de Estados Unidos se reuniese con las FARC. Las distancias del uribismo con el proceso de paz siguen siendo muy abismales cuando se atisba su desenlace. La polarización en Colombia es uno de los mayores riesgos para la implementación y refrendación de los acuerdos. Mientras ese momento llega, algunos colombianos decidieron tomarse el 23 de marzo con humor.”

Quién es el líder de las FARC “Timochenko”?

TIMOCHENKORODRIGOLONDONOECHEVERRYRodrigo Londoño Echeverri(izquierda), conocido bajo los alias de “Timoleón Jiménez” y “Timochenko”, nació en 1959. Es un comunista y narco-terrorista colombiano y es el actual comandante en jefe y miembro del secretariado de las autodenominadas Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), []organización catalogada como terrorista por muchos países del mundo. “Timochenko” también es considerado el encargado de la inteligencia y la contra-inteligencia de las FARC. Londoño Echeverri  es hijo de Arturo Londoño y Elisa Echeverry. Su padre Arturo militó en La Uno, un grupo perteneciente al Partido Comunista Colombiano.

De joven “Timochenko” fue miembro de la Juventud Comunista Colombiana. Estudió medicina en su con una especialidad en cardiología en la Universidad Patricio Lumumba  de Moscú  y amplió sus estudios en Cuba comunista. Posteriormente fue entrenado militarmente en Yugoslavia.  “Timochenko” se unió a las FARC en marzo de 1982.

Ascendió rápidamente en la escala de la organización  y pasó a estudiar en Cuba la táctica de la “guerra irregular”. Volvió en 1986 como cabecilla del Frente 16 y en abril de ese mismo año figuró en el quinto puesto del Estado Mayor Central. Luego estudió en Rusia labores de adiestramiento político. En 1988 fue nombrado cabecilla del Bloque Oriental y desde 1993 está al mando del Bloque del Magdalena Medio.

Después de la zona de distensión (1998-2002), que fue planeada por Fidel Castro con la colaboración de su agente de inteligencia Juan Manuel Santos, se le asignó a “Timochenko” la tarea de ampliar la plataforma de relaciones internacionales de las FARC. Después de la muerte de Alfonso Cano en 2011, “Timochenko” se convirtió en el máximo líder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Fidel y Raúl Castro han dirigido y ayudado desde el principio a todas las guerrillas comunistas colombianas que causaron cientos de miles de muertes y heridos y más de seis millones de desplazados. También los hermanos Castro son responsables por su apoyo a guerrillas comunistas durante 57 años en varios países de América Latina  que han causado miles de muertos y heridos por.

En mayo de 2006, “Timochenko” fue condenado en rebeldía por un juzgado de la ciudad de Popayán, junto con el resto de la cúpula de las FARC, por homicidio agravado, secuestro agravado y rebelión a 40 años de prisión por el secuestro y asesinato en 2003 de un ex gobernador, un ex ministro de Defensa, y ocho militares en el Parque Nacional Natural Puracé. “Timochenko” ha cometido gran cantidad de actos delictivos, tales como el secuestro, terrorismo, homicidio, rebelión, reclutamiento de menores, hurto calificado, daño en bien ajeno, narcotráfico, extorsión, conspiración, sedición, y concierto para delinquir entre muchos otros.

El máximo comandante en jefe del grupo guerrillero ha sido condenado a prisión por varios jueces de múltiples actos violentos. Todas las condenas de “Timochenko” suman 178 años. “Timochenko” es buscado por el gobierno de los Estados Unidos, el cual ofrece una suma de $5 millones de dólares por su captura. Es por eso que fue tan vergonzosa y alarmante la reunión de Kerry con los narco guerrilleros de las FARC. Uribe y su partido tienen mucha razón de sentirse ofendidos por Obama. La reunión con las FARC y su líder “Timochenko” demuestran claramente la terrible política de apaciguamiento de Obama con Cuba, Irán, y ahora con las FARC.

LIAFOWLERLía Fowler, periodista estadounidense y  agente retirada del FBI escribió un artículo titulado “Congresistas de EEUU avalan acuerdo de impunidad para los terroristas colombianos” que fue publicado en el sitio web de Periodistas sin Fronteras el  11 de enero de 2016 y en Nuevo Acción. Fowler explicó que el apoyo internacional mal informado de Obama y de congresistas estadounidenses de los dos partidos y de otras partes del mundo  estén dando ayuda a la maquinaria de propaganda del presidente Santos y las FARC. Sin embargo, este apoyo socava la voluntad de más del 80% de los colombianos, quienes consistentemente han rechazado la impunidad y elegibilidad política para los terroristas de las FARC.

Fowler expresó lo siguiente: “El acuerdo (temporal) no ofrece ni justicia  ni amparo para los millones de víctimas de las FARC – uno de los grupos terroristas más sanguinarios del mundo. Y lo único asombroso es que algunos congresistas estadounidenses lo hayan avalado. No hubo milagro, por ejemplo, para los niños que permanecen aún en cautiverio como combatientes y esclavos sexuales en los campamentos de las FARC que, según cifras del gobierno colombiano, son unos 2,000; ni hubo milagro para los más de 2,700 secuestrados, según cifras de la ONG ‘Los Que Hacen Falta’. Y no hubo milagro para los miles de desplazados, heridos y muertos por la minas anti-personales que las FARC admite que aún están sembrando –a pesar de un acuerdo sobre el desminado humanitario, que resultó tan falso como lo es el Acuerdo Sobre las Víctimas.”

RUBENGALLEGOCONGRESISTADEARIZONAFowler dijo que el mismo día en que Santos y las FARC anunciaron el Acuerdo de las Víctimas, los congresistas de Arizona Rubén Gallego (a la izquierda) (Partido Demócrata) y Bradley Byrne (Partido Republicano), y cuatro congresistas, más impulsaron una Resolución en el Congreso respaldando las negociaciones con las FARC y elogiando al Presidente Santos por su “liderazgo”. La Resolución solo se podría interpretar como un aval del acuerdo.

En efecto, en una declaración enviada por correo electrónico respecto a la Resolución y el Acuerdo, el Representante Gallego dijo, “El Acuerdo de las Víctimas (temporal) que se concretó durante las negociaciones colombianas de paz es un paso importante para poner fin al conflicto armado más largo de nuestro hemisferio”.  Agregó que “Aprecio los esfuerzos sinceros por parte del Presidente Santos de asegurar que los derechos de las víctimas a compensación, protección y justicia sean respetados en los diálogos”.

Fowler hizo la siguiente pregunta: “¿Los estadounidenses habrán leído el acuerdo (temporal) antes de avalarlo? Porque las 63 páginas del Acuerdo de las Víctimas no son una lectura ligera. De hecho, los representantes de víctimas colombianos y expertos en derechos humanos tomaron varios días en analizar el documento antes de llegar a la conclusión que el acuerdo es – en las palabras de José Miguel Vivanco, director de Human Rights Watch para las Américas – una piñata de impunidad”.

Según el documento, los narco-terroristas de las FARC no irán a la cárcel — la mayoría serán amnistiados. Aquellos líderes que acepten haber cometido crímenes de lesa humanidad – genocidio, reclutamiento de menores, esclavitud sexual, etc. – serán sancionados con servicios en proyectos comunitarios. Y a pesar de la gran fortuna de las FARC, obtenidas por ser el principal productor mundial de coca –según la revista Forbes, son el tercer grupo terrorista más rico – el acuerdo no los obliga a pagar ni un centavo a las víctimas.  Increíblemente, la reparación la pagará Colombia, con impuestos de las mismas víctimas.

El terrible y mal intencionado acuerdo temporal permite a los  terroristas de las FARC responsables de crímenes atroces a participar en política. Desgraciadamente, debido de la fortuna del narco-tráfico, intimidación, y corrupción, el país podría terminar gobernado por los mismos criminales genocidas que han victimizado al pueblo por décadas con la ayuda del régimen sanguinario de Cuba.

FERNANDOVARGASQUEMBAFowler señaló que Fernando Vargas Quemba, (foto de la izquierda) Director del Comité Nacional de Víctimas de la Guerrilla, establecido en 1991, lo explicó así en una entrevista telefónica en diciembre de 2015: “O perdonamos a las FARC y los coronamos como gobernantes de Colombia, o entonces nos matarán a todos, a nuestros hijos, y a nuestras familias”. Las FARC solo se comprometen a “dejar las armas” y no a entregarlas. Vargas Quemba ha representado a las víctimas de las FARC a nivel nacional e internacional ante la Comisión.

Fowler terminó su artículo diciendo lo siguiente: “Los Congresistas patrocinadores de la resolución han debido analizar el documento antes de avalar el acuerdo.  El apoyo internacional mal informado ayuda a la bien-montada maquinaria propagandista de Santos y las FARC; pero socava la voluntad de más del 80% de los colombianos, quienes consistentemente han rechazado la impunidad y elegibilidad política para los terroristas de las FARC, según encuestas Gallup. Ya es hora de que nuestros congresistas dejen de apoyar la retórica vaga y falsa de la “Paz” y se enfoquen más bien en la esencia de lo acordado en la Habana – que, de ser refrendado, inevitablemente llevará al triunfo de una narco-dictadura en Colombia.”(Continuará)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15