EL “ROSEMARY’S BABY” CUBANO

ESTEBITAESTAESLABUENAHORAPor, Esteban Fernández

Sinceramente me parece que a través de los años de exilio he escuchado miles de motivos y errores de la Cuba antes de Castro que intentan y logran hacer creer que eso fue lo que trajo como consecuencia la ascensión de Fidel Castro al poder y su subsecuente tiranía de 56 años. Es la famosa teoría de que “Aquellos polvos trajeron este lodo” con la cual, de principio a fin, yo no comparto.

Me dicen que la culpa la tuvo Fulgencio Batista, que fueron los fallos norteamericanos, la gran conspiración internacional, la banca judía, la falta de visión ciudadana de la población, la desigualdad social, la pobreza, la corrupción administrativa y el apoyo a la insurrección de la Unión Soviética y de los Estados Unidos.

Y yo estoy de acuerdo en que todo eso contribuyó a la destrucción de Cuba. Sin embargo, yo soy de los pocos cubanos que considera que nada de eso hubiera logrado acabar con la nación cubana sin la presencia y participación de un verdadero monstruo llamado Fidel Castro Ruz.

A mí me gustaría que alguien me diera el nombre de un compatriota al cual todos esos factores antes mencionados lo hubieran conducido a imponer una sangrienta tiranía de las proporciones actuales.

Perfectamente sé que Fidel Castro ni era -ni es- valiente, ni carismático, ni ganó nunca unas elecciones. Era simplemente un vago, un gangstercillo de quinta categoría viviendo de las remesas de su padre SIN EMBARGO EN SER UN HIJO DE PUTA, por lo menos en Cuba,  nadie se le acercaba ni remotamente. Había muchos H.P. pero como él ninguno.

Según mi firme y poco compartida creencia: Si Lina Ruz González se hubiera hecho un aborto en 1926  se hubiera evitado la gran tragedia cubana. Es más, no hubiera sido necesario ni un segundo aborto porque todo el mundo sabe que, sin Fidel, su hermano (o medio hermano) Raúl no hubiera sido nadie. Hubieran habido desastres y revueltas pero jamás se hubiera llegado al Apocalipsis cubano.

¿Qué revolucionario o famoso político hubiera podido ser capaz de imponer una satrapía eterna con toda la ayuda de cuanta conspiración exista en el mundo? ¿Menoyo, Matos, Ramiro, Almeida, Efigenio, Armando Hart, Carlos Rafael Rodríguez, Blas Roca? Ninguno le llegaba—en la falta total de escrúpulos y capacidad histriónica—a Fidel Castro ni a sus ensangrentadas botas.

Llegan hasta el extremo de decir que “¡Todos por acción o inacción somos culpables!” Y eso le crea un absurdo complejo a mucha gente. A mí no, porque no me sale de la gandinga aceptar culpabilidad en las barbaridades de un mal nacido. Buscar y encontrar chivos expiatorios tiende a justificar lo injustificable.

A Batista sus amigos y seguidores pudieron convencerlo de que diera un golpe de estado pero jamás hubieran logrado que aceptara ser la cabeza de una dictadura eterna ni de intentar acabar con la quinta y con los mangos.

Fulgencio Batista fue simplemente la mejor excusa ¿Saben ustedes que Fidel Castro quería adueñarse de la nación mucho antes del 10 de Marzo de 1952?  Es del dominio público que durante el entierro de Chibás este mequetrefe quiso llevar a la muchedumbre al Palacio Presidencial y obligar a Carlos Prío a renunciar y fue persuadido por José Pardo Llada.

Por cierto, lo más cercano a ser un líder cautivador y valiente que tuvimos los cubanos fue precisamente ese Eduardo R. Chibás y todos los que lo conocieron aseguran que jamás se hubiera prestado a acabar con su Patria. Quizás Julio Antonio Mella pudo haber sido utilizado en esa triste empresa pero ya estaba muerto.

Vamos a aceptar a regañadientes que Cuba era una total calamidad, un país lleno de defectos, abusos y latrocinio, pero todos esos fallos nacionales los  pudo haber resuelto completamente Fidel Castro con solamente dos años al frente de la Isla con el apoyo que gozaba de la población y de las instituciones. Multipliquemos por mil todos los errores cubanos y todavía nuestro país no merecía a este dinosaurio que fue dado a luz el 13 de agosto del 26. Si usted vio la película “Rosemary’s baby” yo les aseguro que este paritorio de doña Lina Ruz  fue de mayores y terribles consecuencias.

Hace muchísimos años  leí con detenimiento el libro “Motivos y culpables de la destrucción de Cuba” escrito por José López Vilaboy. Y la lectura no me convenció en ese momento porque el autor culpaba de todo al gobierno y gobernante de los cuales él mucho se benefició como CEO de “Cubana de Aviación” y hoy todavía no me hace efecto la antigua lectura de esa obra repartidora de responsabilidades  porque creo firmemente que  sobraban los yerros y desaciertos solucionables, que existían causas y causantes de menor cuantía, pero que había y hay un verdadero y monumental culpable conocido en esa época como “bola de churre”.

¿Qué muchísima gente -cubana y no cubana- cooperó y lo ayudó y que hubo y hay muchos mini monstruos, que los comunistas y los grandes capitalistas lo auparon, desde Fabio Grobart hasta la familia Rockefeller? Estoy de acuerdo, eso es cierto. Pero si no hubiera existido ese tremendísimo hijo de Satanás llamado Fidel Castro ¿A que otro le hubieran servido en bandeja de plata a la nación cubana?

Y como tengo tantos buenos amigos que no están de acuerdo con el aborto, y yo tampoco, entonces me conformaría con imaginar cómo estuviera Cuba hoy en día si Fidel Castro hubiera nacido en India o Pakistán.  Les garantizo que fuera una taza de oro a pesar de los pesares.

Un Comentario sobre “EL “ROSEMARY’S BABY” CUBANO

  1. Esteban,tienes toda la razón del mundo con ese artículo que escribes hoy en Nuevoaccion.com.La web que siempre reenvío a mas medios aquí en España,para que se enteren de todo lo que aquí no saben,por la gran ignorancia política que hay,solo conocen mucho de Foot.Ball,(que no se ni como se escribe)porque no me gusta.Te felicito por este importante escrito.Saludos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15