EL SEGUNDO DISCURSO DEL ESTADO DE LA UNIÓN DEL PRESIDENTE TRUMP

Por, Frank de Varona

El presidente Trump pronunció un brillante segundo discurso sobre el Estado de la Unión de una hora y veinte minutos recibiendo 102 aplausos. El discurso del Estado de la Unión es un evento anual en los Estados Unidos donde el presidente da un informe al Congreso y a la nación sobre el estado del país. El discurso es también usado para que el presidente presente sus propuestas legislativas para el año.

El 5 de febrero de 2019 el presidente de Estados Unidos Donald J. Trump, pronunció un segundo discurso sobre el Estado de la Unión en una sesión conjunta del Congreso en la Cámara de Representantes del Capitolio de los Estados Unidos en Washington D.C. Se refirió a sus logros en materia económica; la migracióny la crisis en la frontera sur; la situación en Venezuela; los socialistas del partido Demócrata; su intención de reducir las tropas en Afganistán y Siria; los retos en materia de política exterior con China, Rusia, Irán, el Estado Islámico, Corea del Norte; su intención de mejorar la deteriorada infraestructura; sus propuestas en el área de la salud y el costo de las medicinas; su deseo que se prohíba el aborto en el tercer semestre y su interés que los dos partidos colaboren en forma bipartidista para mejorar la nación y hacerla grande y poderosa.

El presidente Donald J. Trump saluda a la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi en presencia del vicepresidente Mike Pence antes de pronunciar el discurso del Estado de la Unión en el Capitolio en Washington, D.C. el 5 de febrero de 2019.

La inmigración y el muro

El presidente Trump dijo que “ningún asunto ilustra mejor la división entre la clase trabajadora estadounidense y la clase política estadounidense que la inmigración ilegal”. Añadió que “los políticos ricos y los donantes presionan por fronteras abiertas mientras viven sus vidas detrás de muros y portones y guardias”. “Mientras tanto, a los trabajadores estadounidenses les toca pagar el precio de la migración ilegal masiva: menos empleo, salarios más bajos, escuelas y hospitales saturados, más delito y una red de seguridad social vaciada. Tenemos el deber moral de crear un sistema migratorio que proteja las vidas y los empleos de nuestros ciudadanos”, dijo el mandatario.

Les recordó a los demócratas que en el pasado “la mayoría de las personas en este recinto votaron por un muro”. Dijo que “yo lo voy a construir”.

El presidente negó que “la tolerancia de la inmigración ilegal” fuera compasiva y dijo que “es cruel”. El presidente Trump explicó lo siguiente: “Una de cada tres mujeres es atacada sexualmente en el largo viaje hacia el norte. Los contrabandistas utilizan a los niños migrantes como peones humanos para explotar nuestras leyes y obtener acceso a nuestro país…decenas de miles de estadounidenses inocentes mueren por las drogas letales que cruzan nuestra frontera e inundan nuestras ciudades, incluidas metanfetamina, heroína, cocaína y fentanilo”.

El presidente Trump señaló a la salvaje pandilla MS-13 y dijo que “año tras año, los delincuentes extranjeros ilegales asesinan a innumerables ciudadanos”. Citó cómo 266,000 inmigrantes ilegales que habían cometido crímenes habían sido arrestados,  unos 30,000 de ellos por delitos de violaciones de sexo y 4,000 por asesinatos. El presidente mencionó sobre las caravanas que están tratando de llegar a los Estados Unidos y que por eso ha enviado a más de 3,500 militares para que atiendan esta situación que consiste “en una amenaza para Estados Unidos”.

Durante su discurso Trump defendió el muro que ha propuesto e indicó que “los muros funcionan y los muros salvan vidas” y aseguró que “lo vamos a tener”. Para lograrlo pidió al Congreso que se llegue a un consenso que permita “hacer de este país un lugar seguro y al mismo tiempo lograr un crecimiento económico”.

“Mi gobierno ha enviado al Congreso una propuesta de sentido común para terminar con la crisis en la frontera sur. Incluye ayuda humanitaria, más agentes de la ley, detección de drogas en nuestros puertos, el cierre de huecos que permiten el contrabando de niños y planes para una nueva barrera física, o muro, para dar seguridad a las vastas áreas entre nuestros puntos de entrada”, expresó.

La libertad de Venezuela

El presidente estadounidense citó el colapso económico creado por el régimen de Nicolás Maduro en Venezuela y prometió que Estados Unidos nunca se convertirá en una nación socialista. Dijo con orgullo el haber reconocido a Juan Guaidó como el legítimo presidente de Venezuela. Estados Unidos ha sido clave en el respaldo a la convocatoria para celebrar elecciones libres, transparentes y democráticas a fin de restaurar la democracia en Venezuela.

“Nosotros respaldamos al pueblo venezolano en su noble lucha por la libertad y condenamos la brutalidad del régimen de Maduro, cuyas políticas socialistas han convertido a esa nación, desde ser una de las más ricas de Sudamérica en un estado de extrema pobreza y desesperanza y apoyamos al pueblo venezolano en su noble búsqueda de libertad”, manifestó el mandatario. Uno de las personas presentes en la galería para escuchar el discurso sobre el Estado de la Nación, invitado por el senador republicano Marco Rubio fue Carlos Vecchio, el representante diplomático del presidente Juan Guaidó de Venezuela en los Estados Unidos.

Contra el socialismo

Vista de la Cámara de Representante donde el presidente Trump dio el discurso del Estado de la Unión.

Calificó el presidente como un tema de alarma el hecho de que en Estados Unidos existe una agenda para convertir a la nación en un país socialista por parte de muchos demócratas, pero insistió en que esos esfuerzos no tendrían éxito ante el espíritu del estadounidense de vivir en libertad. El presidente Trump reconoció como el partido demócrata ha evolucionado a un partido socialista diciendo lo siguiente: “Nos alarman nuevos llamados a adoptar el socialismo en nuestro país.

Los Estados Unidos se fundaron sobre la base de la libertad y la independencia, no la coerción gubernamental, la dominación y el control. Nacemos libres, y seguiremos libres. Esta noche, renovamos nuestra voluntad de que los Estados Unidos nunca sean un país socialista”.

Crecimiento económico

Sobre la enorme mejora de la economía, habló el mandatario sobre el gran éxito de su gestión que “durante los últimos dos años se movió con urgencia y velocidad histórica para confrontar problemas desatendidos por los líderes de ambos partidos durante muchas décadas”. Elogió el haber lanzado un boom económico sin precedentes, un boom rara vez visto antes”. Manifestó que “hemos creado 5.3 millones de nuevos empleos y muy importante, agregado 600,000 nuevos empleos industriales, algo que caso todo el mundo dijo que era imposible de hacer”.

Dijo que por primera vez en la historia 157 millones de personas están trabajando y 5 millones ya no reciben sellos de alimentos. Habló de cómo en el mes de enero de 2019 se habían creado 304,000 nuevos empleos. La economía de los Estados Unidos ha crecido, enfatizó, “casi al doble de la velocidad que crecía” cuando él asumió la presidencia, y el desempleo ha llegado a un nivel el más bajo en la historia entre los afroamericanos, los hispanoamericanos y los asiático americanos.

“Hemos desatado una revolución en la energía nacional y los Estados Unidos son ahora el productor número uno de petróleo y gas natural en el mundo”, destacó. “Y ahora, por primera vez en 65 años, somos un exportador neto de energía. Luego de 24 meses de rápido progreso, nuestra economía es la envidia del mundo, nuestros militares son los más poderosos de la Tierra y los Estados Unidos triunfan todos y cada uno de los días” Cerró ese segmento expresando: Miembros del Congreso: el estado de nuestra Unión es fuerte”. Los congresistas republicanos en el recinto comenzaron a corear “USA”.

Temas de política exterior

Aseguró el mandatario que está tomando los pasos acertados en la lucha por acabar con el grupo terrorista del Estado Islámico en el Medio Oriente, el cual cuando fue electo presidente tenía un territorio en Siria y en Iraq de 20,000 millas cuadradas. Ahora apenas tiene el 1% y en pocos días perderá todo su territorio.

Explicó los avances en materia de diálogo con países como Corea del Norte. Dijo el presidente que “mi gobierno reconoció la verdadera capital de Israel, y con orgullo abrió una embajada de los Estados Unidos en Jerusalén”.

Trump indicó que se va a reunir con el líder norcoreano Kim Jong-un el próximo 27 y 28 de febrero en Vietnam y agregó que si no hubiera alcanzado la presidencia Estados Unidos estaría en medio de una guerra nuclear con Corea del Norte. Dijo que era hora de que regresaran a las tropas estadounidenses que están en Siria y parte de las que se encuentran en Afganistán. Aclaró que está contento que las naciones que forman la OTAN están contribuyendo mucho más billones para la defensa.

Recordó que retiró la nación del “desastroso acuerdo nuclear con el régimen radical de Irán. Explicó que ya que Rusia había violado durante muchos años los términos del Tratado de Armas Nucleares de Alcance Intermedio, Estados Unidos se retira de este tratado. Dijo que de ser posible negociaría un tratado nuevo con Rusia y China.

Sobre el comercio exterior informó sobre la imposición de aranceles a las importaciones de China y destacó lo siguiente: “No culpo a China por haberse aprovechado de nosotros. Culpo a nuestros líderes y representantes por permitir que sucediera esta farsa. Tengo gran respeto por el presidente Xi Jinping y ahora estamos trabajando en un nuevo acuerdo comercial con China. Pero debe incluir cambios reales, estructurales, para terminar con las prácticas injustas de comercio, reducir nuestro déficit comercial crónico y proteger los trabajos nacionales”.

Llamada a la unidad

“El temario que voy a presentar esta noche no es un temario republicano ni un temario demócrata. Es el temario del pueblo americano”, explicó el presidente Trump.

Añadió lo siguiente: “Muchos de nosotros hemos hecho campaña con las mismas promesas centrales: defender los empleos nacionales y exigir comercio justo para los trabajadores estadounidenses para reconstruir y revitalizar la infraestructura de nuestro país, para reducir el precio del cuidado de la salud y las medicinas, para crear un sistema de inmigración que sea seguro, legal, moderno y procurar una política exterior que ponga por delante los intereses nacionales”.

Lo aplaudieron cuando dijo lo siguiente: “Hay una nueva oportunidad para la política estadounidense, si solo tenemos el coraje, juntos, de aprovecharla. Juntos podemos romper décadas de punto muerto político. Podemos superar viejas divisiones, herir antiguas heridas, construir nuevas coaliciones, forjar nuevas soluciones y abrir la puerta a la extraordinaria promesa del futuro nacional. Nos toca tomar la decisión”.

Refiriéndose indirectamente a la investigación del fiscal Robert Mueller y a las futuras investigaciones del Congreso expresó: “En los Estados Unidos está sucediendo un milagro económico, y lo único que puede detenerlo son las guerras tontas, la política o las investigaciones ridículas, partidarias. Si va a haber paz en la legislación, no puede haber guerra e investigación. Simplemente no funciona así”.

Reconoció a veteranos de la Segunda Guerra Mundial y al astronauta Buzz Aldrin

El presidente después de recordar dos aniversarios que se cumplen en 2019 expresó que “nos muestran la majestuosidad de la visión y el poder del orgullo” de los Estados Unidos. Hace 75 años del Día D la invasión de Normandía, el 6 de junio de 1944, que representaron con la presencia tres veteranos de la legendaria operación de la Segunda Guerra Mundial.

El otro aniversario es el 50 años de la llegada a la luna con la asistencia del astronauta Buzz Aldrin. El presidente Trump mencionó los avances tecnológicos y dijo que “los estadounidenses volverán al espacio con cohetes estadounidenses”.

Presentó al sobreviviente de la masacre a la sinagoga de Pittsburgh

“Esta noche también nos acompaña el sobreviviente de la masacre a la sinagoga de Pittsburgh, Judah Samet. Él llegó a la sinagoga mientras comenzaba la masacre. Pero Judah no sólo escapó de la muerte por muy poco en el otoño y más de siete décadas atrás, él sobrevivió por muy poco a los campos de concentración nazis”, indicó el presidente.

Reforma del sistema de justicia penal

El presidente Trump citó el caso de Alice Johnson, una mujer que fue condenada a cadena perpetua por un crimen no violento relacionado con drogas, quien se encontraba en la audiencia y lloró al ser presentada por el presidente. El mandatario dijo lo siguiente: “El año pasado me enteré, por amigos, de la historia de Alice Johnson. Me conmovió mucho.

En 1997 Alice fue condenada a prisión perpetua por un primer delito, no violento, en drogas. Durante las siguientes dos décadas en la cárcel se volvió ministra, e inspiró a otros para que eligieran un camino mejor. La historia de Alice subraya las disparidades y la injusticia que puede existir en una sentencia penal, y la necesidad de remediar esta injusticia”. El presidente elogió el acuerdo bipartidista de la reforma del sistema de justicia penal.

El aplauso de las mujeres demócratas

El momento de mayor apoyo entre republicanos y demócratas ocurrió cuando el presidente Trump dijo que “nadie se ha beneficiado más de nuestra economía pujante que las mujeres, que han ocupado el 58% de los nuevos empleos creados el año pasado”. Las congresistas demócratas quienes estaban vestidas de blanco en honor a las sufragistas, se pusieron de pie y lo aplaudieron.

“No tenían que hacer eso. Gracias. Muchas gracias”, les dijo el mandatario. “No se sienten todavía. Les va a gustar esto”. Y agregó: “Y exactamente un siglo luego de que el Congreso aprobara la enmienda constitucional que les dio a las mujeres el derecho al voto, también en el Congreso tenemos más mujeres que nunca antes.

Criticó el aborto en el último trimestre apoyado por demócratas

El presidente denunció la legislación del estado de Nueva York de permitir aborto hasta el momento del nacimiento diciendo que “los legisladores de Nueva York se alegraron con la aprobación de la legislación que permitiría arrancar al bebé de la matriz de la madre momentos antes del nacimiento”. Por ello le pidió al Congreso que apruebe una ley para prohibir “el aborto tardío de niños que pueden sentir dolor en el vientre de la madre”. El presidente criticó las declaraciones del gobernador de Virginia sobre permitir el aborto al momento de nacimiento.

Habló sobre sus planes para mejorar la salud, reducir el costo de medicinas y mejorar la infraestructura

El presidente dijo lo siguiente: “Mi presupuesto pedirá a demócratas y republicanos que hagan el compromiso necesario para eliminar la epidemia de VIH en los Estados unidos en los próximos 10 años. Es inaceptable que los estadounidenses paguen mucho más que la gente en otros países por exactamente los mismos medicamentos, con frecuencia hechas en el mismo lugar. Eso está mal y es injusto, y juntos podemos detenerlo. Muchos cánceres infantiles no han visto nuevas terapias en décadas. Mi presupuesto solicitará al Congreso $500 millones en los próximos 10 años para salvar vidas”. Informó que “los dos partidos deberían poder unirse para la gran reconstrucción de la desmoronada infraestructura nacional”.

Pidió cooperación por parte de los demócratas y la unión para beneficio de la nación

El discurso tuvo un contenido más conciliador de lo esperado sobre temas del país, al señalar que la propuesta de su gobierno “no es una agenda republicana o una agenda demócrata. Es la agenda del pueblo estadounidense”. “Tenemos que rechazar la politiquería de la venganza y abrazar la unión”, señaló.

La parálisis legislativa y la obstrucción por los demócratas han bloqueado sus nombramientos a cargos en su gobierno y proyectos insignias suyos como el muro. Por eso el mandatario ofreció un discurso incluyente en el que llamó a los congresistas a dejar a un de lado los revanchismos y las venganzas políticas para unirse ante los retos y las oportunidades que tiene el país por delante.

“La victoria no es ganar por un partido sino por nuestro país”, dijo el presidente Trump, explicando que “la agenda que estableceré esta noche no es una agenda republicana o una agenda demócrata. Es la agenda del pueblo estadounidense”, invitando a un Congreso dividido, a articularse para “derrotar a nuestros adversarios en el extranjero”. El presidente Trump hizo nuevamente un llamado a la unidad y se dirigió a la nación para que se decantara por “la grandeza y por mantener

Concluyó su discurso diciendo: “Les pregunto, ¿queremos trascender sobre nuestras diferencias? Este es el tiempo de hacer realidad la imaginación americana. Este es nuestro futuro, nuestro destino, no importan los desafíos que están por venir, nosotros tenemos a América en nuestros corazones. Gracias, dios los bendiga y dios bendiga a América”.

Conclusión

En mi opinión el discurso del presidente Donald J. Trump fue excelente y cubrió todos los temas y retos domésticos e internacionales que afronta la nación. En una encuesta hecha por la estación de televisión anti-Trump de CBS News reveló que el 76% de la nación aprobó el discurso del presidente Trump y 24% en contra, lo cual fue excelente y una bofetada a los radicales demócratas en el Congreso.

El discurso fue de contenido conciliador e hizo un  llamado a la unión. Sin embargo, estoy seguro que los demócratas en el Congreso que lo odian profundamente no cooperaran con el presidente en nada durante los dos próximos años y quizás le hagan una acusación de “impeachment”.

El apoyo al presidente Juan Guaidó fue de gran importancia y su rechazo al socialismo. Dijo el presidente Trump que nos alarman nuevos llamados a adoptar el socialismo en nuestro país. Expresó que los Estados Unidos se fundaron sobre la base de la libertad y la independencia, no la coerción gubernamental, la dominación y el control. Nacemos libres, y seguiremos libres. Esta noche, renovamos nuestra voluntad de que los Estados Unidos nunca sea un país socialista.

Desgraciadamente el partido demócrata se ha convertido en un partido socialista. Todos los candidatos que han anunciado que quieren ser presidentes apoyan la medicina socializada y la universidad gratis a un costo de trillones de dólares; fronteras abiertas y ciudades y estados santuarios que dañan la seguridad nacional; jueces liberales quienes no interpretan las leyes de acuerdo a la Constitución; abolir la policía de inmigración ICE; aborto hasta el momento de nacimiento lo cual es infanticidio; gastos enormes para eliminar el uso de la energía de petróleo y subir los impuestos enormemente. La senadora Elizabeth Warren quiere imponer un impuesto a la riqueza lo cual es la destrucción de la propiedad privada.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15