EL VOTO Y MIERDA ES LO MISMO; O CASI

Por, Dr. Santiago Cárdenas-Especial y en primicia para Nuevo Acción

El descaro se hizo patente en el Brexit, uno de los terremotos políticos inefables o   tal vez la revolución pacífica más grande de la historia universal. Comenzaba el derrumbe de la comunidad, el mercado común, las posiciones comunes, el euro común. En fin, de todo lo que de “común”,– con ese prefijo marxista leninista: comunitario, comunistoide, etc–que  todavía existe. Asistimos impotentes a la salida del Brexit con resultados casi en cero y a paso de jicotea reumática.

Trancas y retrancas; patrás y palantes; burocracia y tomadura de pelo. Todavía estamos esperando por las resoluciones definitivas que serán evidentemente edulcoradas: agua de borrajas. Agua de chirre. Era, según la voluntad popular, una  salida definitiva, pronta  y efectiva. Repito: eso era lo que los votantes querían Ahora huele a unga de vaca. “Something is rotten in state of Denmark”.

Año antes en la Florida los  ciudadanos–tan naives– votamos entusiastas y abrumadoramente en contra del aborto. Un referendum definitorio, que pocas semanas después fuera revertido por una  Herodía, disfrazada de jueza . La “activista” que decidió  en lugar de la mayoría.

En la  legislatura de la naranja, la fiscalía, la gobernatura, el capitolio estatal y en la media floridana, por supuesto: to’ el mundo calla’o. Y punto en boca. Hipocresía al por mayor.

Si esto sucede en países  institucionales y políticamente “cultos” no es de extrañar que en la Bolivia de Evo se limpien el trasero  con  los resultados de la voluntad  popular en contra, explícitamente en contra, de la reelección indefinida. En la Colombia de Santos la FARC, el “no” se convirtió en “sí ” como por arte de prestidigitación  diabólica-timochenkiana.

¿Quá está suceiendo en el mundo? Sería bueno que el lector que todavía cree en las democracia participativa (¿o hace el paripé?) especialmente en aquella situaciones  en que parecía que el voto era tan importante,  vocalizara su opinión al respecto.

Nuestras expresiones antes el voto fuñío son un silencio de espanto, más que vocalizar opiniones sensatas o sostenibles. Pero, lo que más  necesitamosEL VOTO Y MIERDA ES LO MISMO; O CASI son acciones contundentes, veraces y definitivas en favor de las instituciones democráticas  que se sustenten en el sufragio en cualquier lugar del mundo. Dije acciones.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15