ELIÉCER ÁVILA “BAILANDO EN CASA DEL TROMPO”

Por, Esteban Fernández

Hay que explicar -porque hay muchos cubanos que no están al tanto de los acontecimientos- que Eliécer Ávila es un joven cubano que hace algún tiempo interrumpió una conferencia de Ricardo Alarcón -en aquel momento Presidente de la Asamblea Nacional- para discrepar con él de varias cosas. Y de ahí en lo adelante cobró cierta fama.

Desde luego, ha obtenido más notoriedad aquí en el destierro -fervientemente desesperados deseando que surja un líder- que en Cuba donde solamente se da a conocer lo que el engranaje de inteligencia y contra inteligencia permite ser conocido.

Dicen que sólo recibió un regaño, un halón de orejas, y posiblemente algunos días recluido en algún calabozo del régimen. Nada del otro jueves.

De ahí en lo de adelante Eliécer se ha ido envalentonando, y no pasa una sola semana sin que me lleguen algunas entrevistas, videos o declaraciones de este muchacho.

Y hasta ha llegado al extremo de fundar un Partido Político al cual llama “Somos Más” y creo que dicen que aspira a “presidente” de Cuba.

Y hay quienes se tragan este cuento mal contado. Nadie, absolutamente nadie, que lleve muchos años (en mi caso 59) estudiando, escudriñando y averiguando sobre este proceso, puede digerir esta historieta.

Simplemente, sin atacarlo ni rebajarlo, él por su lado y yo por el mío, le dedico nueve palabras: “Eliécer, NO TRATES DE BAILAR EN CASA DEL TROMPO”.

Todo es un paquete mal envuelto por muchísimos motivos, pero voy a analizar solamente dos: la interrupción a la perorata de Ricardo Alarcón y la futura elección a Presidente del susodicho Eliército.

¿Qué pasa si durante una conferencia de prensa de Eliécer en Miami yo me paro y lo interrumpo y le gritó que “Tú eres un farsante”? Casi nada porque en realidad sus seguidores no “SON MAS”, son pocos, -y no tienen ninguna autoridad para hacerme picadillo como lo hacen en Cuba- pero saldrían en su defensa y a lo mejor tendría un bronca.

Y si eso es así en plena libertad, con alguien que NO ES NADIE, NI REPRENTA NADA, que será en un país donde no se puede discrepar ni en una reunión de un sindicato castrista en Calimete. ¿Algún ingenuo cree que sin haber sido inducido y permitido por la Seguridad del Estado, este muchacho pudo discutir de tú a tú con uno de los principales dirigentes de la tiranía en aquel momento y salir ileso?

Ahora vamos a lo de “presidente”: Cierto que cualquier patán, cualquier energúmeno y hasta un chivo con tos ferina, puede ser “presidente de dedo de Cuba”. Pero el requisito único es tener el respaldo absoluto de Raúl Castro, del nuevo tirano Alejando Castro, de las Fuerzas Armadas, del Ministerio del Interior, y Eliécer no tiene el apoyo de los Pioneros, ni de los Camilito.

He dicho. Y si alguien discrepa de mí, si tiene fe en él, o en cualquier disidente pacífico, no me contradiga, simplemente ignóreme porque yo no tengo tiempo para discutir con neófitos en la materia por muy bien intencionados que estén.

WordPress theme: Kippis 1.15