EN EL CARAJAL DE MIAMI

Los redactores de esta sección han podido constatar que el alboroto que existía en este carajal hace dos semanas y que daba por seguro el desembarco de los marines norteamericanos en Venezuela, y la destitución de la dictadura de Maduro y Cabello, ha amainado considerablemente.

El contingente de cubanos trumpistas incondicionales y fanáticos a raja tabla—que tanto se parecen a los castristas—que criticaba duramente a Nuevo Acción, porque su director y el excelente columnista Jorge Riopedre, además del popular Katungo, el de los videos, desde el principio pusieron en duda la intervención militar, llegando incluso a asegurar, que nada sustancial se haría y que todo quedaría en sanciones económicas,  y se repetiría la misma historia de lo ocurrido en nuestra patria, ha enmudecido, después de que la dictadura venezolana ha cruzado líneas rojas, se ha burlado de truculentas amenazas y de las amenazas de “farolero” y guapo de barrio, lanzadas por el presidente Trump y su Secretario de Estado, Pompeo, sin que haya ocurrido la cada día se anunciaba como amenaza de una  inminente acción militar.

Una vez más ha quedado demostrado la falta de preparación política e histórica de los que se han autoproclamado y erigido como expertos politólogos del carajal de Miami. No son capaces de ver más allá de sus narices ni de darse cuenta que dos y dos siempre sumarán cuatro y que si se usan los mismos procedimientos que no han dado resultado en tantos años, siempre ocurrirá lo mismo.

Según nos dijera un analista serio, nada logra hacer que los habitantes de este enloquecido carajal logren adquirir un poco de cordura, pues ahora se las ha ocurrido a unos “enloquecidos” disidentes promover y anunciar a bombo y platillo, un levantamiento nacional contra el castrismo para el próximo 13 de julio, como si una cosa tan compleja como esta se pudiera conseguir por e-mail y avisando—como lo hacía el cómico Gila—al enemigo de los pasos que se darán y la fecha en que será atacado.

Si en este carajal existiera gente seria y reinara la cordura y la lógica, estos y estas “vendedores de chancletas”, promotores de fantásticos e irrealizables proyectos, de nuevos himnos, burladores de los símbolos patrios,  ofensores de la memoria de Martí y picadores de los dólares de los pobres viejitos patriotas; serían anatemizados y no podrían asomar sus caras sin que se les abochornara y se les rechazara públicamente.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15