EN EL CARAJAL DE MIAMI: LAS CONSECUENCIAS DE LA IMPLEMENTACIÓN DEL CAPÍTULO III DE LA LEY HELMS-BURTON

El Carajal de Miami está en plena ebullición. La decisión de la Administración de Trump de aplicar por primera vez el Título III de la Ley Helms-Burton, ha alborotado al carajal;  y tanto los cubanos de la línea dura como los kubanoides “castroiteros” muestran, los primeros su alborozado júbilo, y los segundos su profundo desagrado.

Preguntados por reporteros de esta sección conocedores verdaderos del “caso cubano” han emitido  distintas versiones de las consecuencias que traerá para la tiranía esta medida. Entre otras nos llama la atención la del director de Nuevo Acción, quién nos dijo: “Primero, hay que felicitar y agradecer a Donald Trump por ser el primer presidente que implementa este acápite de la Ley y que deja abierta la posibilidad de que el capítulo IV también se active en un futuro próximo; pero en realidad, la medida no tiene el alcance ni la fuerza dañina que muchos le están adjudicando; y me explico: El 96 por ciento de las remesas que se envían a Cuba no pasan de los $333.33 que se imponen ahora, por lo que no disminuirá la ayuda monetaria que por ese rublo recibe al castrato. Además el otro 4 % lo podrá burlar fácilmente, simplemente dividiendo la suma mayor de lo autorizado mensualmente entre miembros de la familia y mandar lo mismo de siempre mensualmente”.

Y continuó Aldo Rosado-Tuero (foto de la izquierda) explicando: “Dónde sí recibirá la tiranía un buen golpe que le irá afectando paulatinamente, es con el retiro de muchísimas empresas y compañías norteamericanas que estaban negociando con el castrato para establecerse en Cuba. Eso les cierra las puertas y elimina la posibilidad que la tiranía estaba trabajando para mejorar económicamente en un plazo más o menos largo, y sobre todo, elimina la posibilidad de recibir créditos, que era otra de las grandes aspiraciones de los castristas para paliar su falta de moneda convertible”.

“En cuanto a los viajes de norteamericanos, habrá una disminución, pero no muy grande, ya que los norteamericanos que quieran visitar a Cuba solo tendrán que volver  a lo que se hizo antes por muchos años: viajará a un tercer país—por ejemplo Rep. Dominicana, Colombia o México—y allí van a la Embajada o Consulado cubano y les facilitarán el viaje sin acuñarles el pasaporte.”

Terminó Aldo diciendo: “Definitivamente, las tiranías comunistas no se caen por sanciones económicas, hay que darles candela como al macao, pero ante la inacción y el mantenimiento del status quo que han sido sacudidos por las decisiones de la actual Administración actual de USA, hay que agradecerlas y alentarlas. ¡Del lobo, un pelo!”

Un Comentario sobre “EN EL CARAJAL DE MIAMI: LAS CONSECUENCIAS DE LA IMPLEMENTACIÓN DEL CAPÍTULO III DE LA LEY HELMS-BURTON

  1. Como es habitual, Aldo Rosado da en la diana.
    No obstante su certero comentario, durante seis décadas la dictadura cuando ve que le cierran una salida encuentra otra, de modo que ni con Trump, ni con la famosa ley HB, se va a provocar que el pueblo se le tire a la yugular al castrato.
    Ese pueblo se ha adaptado, aunque cueste esfuerzo entenderlo, a sobrevivir con migajas y con la única esperanza de irse a otro país, o al menos recibir remesas para comprar en estraperlo, sin dejar de mencionar su desmoralización al robar para comer y vestirse.
    Europa no va a irse de Cuba, los chinos mucho menos ahora que están explotando minas de plomo y otros metales en la sufrida Pinar del Río, los rusos por supuesto apuntalando al régimen para mantener sus centros de espionaje en el centro del Caribe.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15