ERRORES Y FALLOS DE LA CAUSA

por Esteban Fernández

Lo primero que tiene que hacer un escritor cubano exiliado anticastrista es determinar si lo que lanzamos a la opinión pública ayuda o daña la causa que defendemos.

Cuando uno se convierte en vocero de una gestión justa es muy fácil defenderla, la razón está de nuestra parte, la verdad y la lógica se abren paso solas, pero lo difícil es ocultar  e ignorar los fallos.

El escritor común y corriente está detrás del “palo periodístico”, mientras nosotros nos enteramos que algo podría ocurrir y estamos en la obligación de callarlo. Recuerdo que antes del desembarco de Girón la tiranía sabía todo el itinerario gracias a la prensa amarillista y libre de esta nación.

Evitamos -lo más posible- las críticas contra todo esfuerzo anticastrista que se esté realizando. Tiene que ser muy descabellado, obvio y errado el plan para que le salgamos al paso.

Los líderes de la causa  como seres humanos podrían haber cometido algunos pequeños desaciertos, pero comparados con los grandes sacrificios realizados son casi nulos eso fallos  y ¿quién soy yo para sacar a relucir defectos que alegrarían a los esbirros de la dictadura?

Recuerdo aquella sagrada época de lucha cuando de antemano sabíamos que se llevarían a cabo un ataque comando, una acción contra una embajada castrista, y que exponerlo públicamente nos daría fama y quizás hasta un premio pulitzer, y esperábamos callados a que fuera conocido de todos el hecho heroico. Sin jamás mencionar a los héroes. Perder la primicia en favor de la causa, siempre ha sido nuestro deber.

Acusan injustamente a anticastristas  de que a través del tiempo se han embolsado fondos de la causa, ESO ES MENTIRA y encima de eso ¿a quiénes beneficia denunciarlos públicamente? Eso solo ayuda a la tiranía, entonces los acusadores deben medirse mucho al respecto. Y en el caso que hubieran existido lo correcto hubiera sido castigar al ladrón privadamente. Dos buenas patadas por el trasero, pero que todo quede entre nosotros. Los trapos sucios se lavan en casa.

Hasta cuando un colega emite conceptos erróneos en la prensa, tratamos personalmente de rectificarle el fallo- directamente- sin que los militantes consideren nuestra rectificación como una polémica, es decir, “como una bronca entre cubanos de una misma causa”.

Hasta viajar a Cuba todos sabemos que perjudica a la deseada libertad de Cuba, y si bien lo puedo mencionar  de pasada, no me encarno en el tema porque también denunciarlos constantemente nos divide más y nos perjudica.

Yo creo firmemente que, si algún día la Patria fuera libre, y cuando decir todas las verdades no ayudarían a la tiranía descabezada a nuestros pies, ese será el momento de lanzar a los cuatro vientos lo que pasó aquí y lo que pasó allá y acuyá.

Y si el día de mañana nadie lo hace, si nadie se atreve a señalar miles de verdades, secretos, misterios, errores, fallos y lo haré yo.

Un Comentario sobre “ERRORES Y FALLOS DE LA CAUSA

  1. Una leccion para las cotorras que no se pueden aguantar el pico y para los redactores de noticias que por una primicia, son capaces de hundir y joder a cualquiera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15