ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA

por Esteban Fernández

Muchísimas personas -entre ellos yo- admiramos a los Estados Unidos de Norteamérica. A la mayoría les encanta esta nación por razones obvias, por las que se ven a simple vista.

Este es un país bello, donde se gana mucho dinero, que se practica la democracia, que existen todos los derechos humanos. ¿Ustedes no han notado que hasta un perro y un gato aquí tienen más atenciones que muchos ciudadanos de otros países? El veterinario es uno de los profesionales que más dinero gana aquí.

¿En qué lugar del planeta se cuida más a los discapacitados que en USA? En ninguno.  El que no me crea que le dé un garnatón a un anormal para que vea en el lío que se mete.

El cocinero en un restaurante quizás tenga un carro del año en el parqueo. Los que tienen un oficio viven muy bien. Un plomero gana más dinero que un alcalde o un médico de un pueblo en cualquier país.

Un preso en los Estados Unidos come mejor, ve mejor televisión, hace más ejercicios y tienes mejores desodorantes y pasta de dientes, que el 99% de mis compatriotas en Cuba.

Usted visita cualquier hogar de un amigo y hay tres televisores, uno en cada cuarto, y dos carros (a veces hasta cuatro) al frente de la casa.

El que trabaja, y no es vago, prospera en esta bendita nación. Peloteros cubanos que allá andaban en bicicletas ahora tienen Mercedes y Cadillac. La persona emprendedora tiene los brazos abiertos aquí.

Al que comete un delito hay que leerle sus derechos constitucionales y presentarlos ante un juez lo antes posible: “Miranda Rights” y Habeas Corpus son el pan nuestro de cada día en U.S.A.

Y ¿todo esto es lo grande de Norteamérica? No, lo verdaderamente grandioso es que este mundo no es completamente absorbido por los malos porque saben que tiene que batirse con la Primera Potencia del mundo para lograrlo.

¿Cuánto le demoraría a ejércitos poderosos lanzarse a la guerra contra las naciones más humildes si no existieran los Marines y los Navy Seals?

Cuestión de horas le llevaría a Rusia, a China, a Irán, adueñarse de Costa Rica, por ejemplo. ¿Qué los para? El temor a enfurecer a los Estados Unidos.

Todos los países del orbe saben hasta la saciedad que no pueden enfrentarse a las gloriosas fuerzas armadas estadounidense. Saben dónde dice “peligro” y “stop”.

Estados Unidos es como un tigre dormido que el resto de las naciones teme despertarlo. Por eso los enemigos tratan de subvertirlo internamente, con cientos de subterfugios, sin darles el frente.

Y si bien esto logra nuestra admiración, al mismo tiempo produce el odio y la envidia de cuanto derelicto humano pulula en la tierra.

Detrás de todas las críticas contra los americanos está el desespero y la impotencia de los que quisieran quitarlos de enfrente y poder crear un gobierno mundial y no pueden.

Recuerdo que en 1959 le pregunté a mi padre: “Papá, y ¿por qué es este odio de Fidel Castro contra los Estados Unidos?” Yo era tan iluso que pensaba que era porque el presidente Franklin D. Roosevelt no le había enviado los 10 dólares que él le pidió en una carta.

Pero mi viejo me aclaró algo que hoy me da pie y origina este escrito. Me dijo: “Porque es la única fuerza que se le va a anteponer a sus ansias hegemónicas y a su delirio de grandeza. A él Cuba ya le queda chiquita y quisiera ser el “Emperador del Continente” y sólo los Estados Unidos pueden detener al loco este”.

2 comentario sobre “ESTADOS UNIDOS DE NORTEAMÉRICA

  1. Lo que plantea este articulo es lo que siempre he dicho: sin los EEUU, el mundo no seria hoy lo que es. Seria un Mundo gobernado por las fuerzas más negras de la humanidad. God bless America!

  2. Y como hay hijos de puta dentro de los EEUU, que quieren verlo desaparecer, tanto estadounidenses como muchos que han emigrado a este pais. Buen escrito Esteban

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15