FIDEL CASTRO Y HUGO CHÁVEZ, LOS HIJOS DE TARPEYA

Por, Jorge Riopedre

Si no ocurre un milagro, escasos en tiempos de dobleces, Nicolás Maduro triunfará en las próximas elecciones venezolanas y, probablemente, en todas las que faltan. Así que empiecen a rezar si todavía no se avienen a entender que ustedes mismos crearon el monstruo al votar una y otra vez por Hugo Chávez.

Los venezolanos no tienen por qué sentirse mal, los cubanos, tan vivos y despiertos, echaron abajo el único baluarte hemisférico genuino, la Doctrina Monroe, legítima defensa contra las amenazas extra continentales. En el caso de los cubanos pasó algo parecido con un despreciable suceso de la antigüedad. Dice la leyenda que los sabinos (vecinos de Roma), persuadieron a Tarpeya, la hija del jefe romano que defendía la plaza, que les abriera la puerta a cambio de los brazaletes de oro que ellos usaban. Desde entonces, Tarpeya es sinónimo de traición.

No actuar a tiempo en Cuba trajo estos lodos. Ahora, la única solución definitiva sería la guerra, lo cual no es viable por una larga lista de factores que no es del caso examinar. Pero, en esencia, ¿qué impide un cambio? Así como los países asiáticos y africanos se liberaron de los colonialistas europeos, Cuba atribuye los problemas de América Latina a la política colonialista del imperialismo norteamericano. Pero, por no se sabe qué ventura del cielo, La Habana asume ahora la capitanía de la integración latinoamericana.

Eso, en teoría, está muy bien, sin embargo, ¿cabe tal responsabilidad a una dictadura implacable como la cubana? ¿Por qué Raúl Castro no propicia una solución al caos humanitario en Venezuela? La estrategia del castrismo es controlar América Latina; su táctica es crear las condiciones a través de Venezuela. Al ocupar Venezuela se puede asumir que el castrismo quemó las naves. Fidel siempre evitó, aun al precio de fusilar al General Arnaldo Ochoa, un conflicto directo con Washington; en Venezuela estamos hablando de un desafío al Comando Sur de Estados Unidos.

¿Por qué ahora ese riesgo? ¿Se siente fuerte Castro o ha sido presa de la desesperación? Algunos de nuestros cartógrafos políticos elaboran mapas sin concierto, auguran la libertad al doblar de la esquina, mantienen esperanzas comprensibles o aprovechan el dolor de todos nosotros para mantenerse a flote.

No es un reproche, pero sí un derecho ante la perspectiva empírica de que nos enterrarán a casi todos nosotros en territorio continental.

Vamos al grano. Raúl Castro no puede entregar a Venezuela, está comprometido hasta el cuello con todas las fuerzas subversivas de la región y en menor grado, tal vez, con Irán, Corea del Norte, Rusia y China, pero su nave ya cruzó el paralelo imaginario de los vuelos sin regreso. Ya no tiene la muleta indiscutible de su hermano, las tropas fogueadas en Angola, la gritería emocional e irracional de un pueblo que ha perdido su identidad. ¿Fruta madura?

Fruta madura no, fruta podrida. Mucha literatura, canciones y poemas pero poca ciencia. Para colmo de males enarbolan una justificación seudocientífica incapaz de solucionar los problemas actuales de la población, con los mismos desastrosos efectos que causó en Rusia Trofim Lysenko, al atribuir a la ideología en bancarrota de la ciencia burguesa los fracasos en las plantas de cultivo. A los cubanos puede que nos duela, pero Estados Unidos tenía razón al cruzarse de brazos y esperar a que los niños malcriados del vecindario terminaran de jugar a las canicas.

Sin embargo, esta política no se halla libre de peligros, como pudo comprobarse en octubre de 1962. Los analistas de Raúl Castro deben andar buscando (o ya lo tienen) alguna negociación para consolidar a Maduro. Cuentan a su favor con una protesta regional si Estados Unidos interviene militarmente, pero siempre suelo dar fin a mi reflexión en torno a este tema advirtiendo que si la amenaza cruza la imaginaria línea roja, se acabaron los guapos.

3 comentario sobre “FIDEL CASTRO Y HUGO CHÁVEZ, LOS HIJOS DE TARPEYA

  1. Estimado Jorge, estoy de acuerdo, si los Americanos intervienen tiene que haber una agresión por Venezuela cómo sucedió en Panamá con la muerte de un soldado, yo opino que una implosión, el país es un desastre en todos los aspectos, la inflación más alta del planeta, no hay comidas, medicinas,o materia prima, si los amaricanos intervienen unos DRONES resuelve rápido todo, saludos JV

    • Tu sabes por q USa no ha intervenido? Porq el pueblo se encargó por muchos año de darle la espalda a USA tanto correrle al imperio para terminar colonizados por una Isla Caribeña y ellos ahora quieren q aprendan su lección y tal vez intervengan y espero q lo hagan de corazón pero todos esos problemas se lo busco Vzla y es Vzla q tiene q salir de esto ya USa ha tenido muchas malas experiencias y es por ello también q están dudosos de intervenir.

  2. Me interesa un bledo lo que pase en Colombia,cada pueblo que cargue con su cruz,los cubanos hemos cargado con nuestra cruz sin importarle a nadie.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15