GOBIERNO CERRADO

Por Fernando Godo

Cada vez que “cierra” el gobierno la media socialista comienza a asustar a la gente con eso de que “el país anda en caos”. Y es lógico, los socialistas son los más interesados en que haya un gobierno cada vez más grande porque ese es el medio que tienen para controlar cada vez más a las personas con impuestos y regulaciones.

Por eso no pueden soportar que “cierre”. Si preguntas a alguien que es lo peor que le ha ocurrido últimamente, es posible que te diga que se machucó un dedo con un martillo. Pero si le preguntas a un demócrata socialista te dice que lo peor que le puede ocurrir es que le cierren el gobierno.

Los socialistas son los campeones en el arte de manipular,  y la gente que no recuerda de lo que pasó ayer por la tarde, mucho menos conoce que en los últimos 50 años el gobierno ha cerrado como 20 veces.

Pero la media te sigue metiendo miedo: ¡Nos acercamos al desastre! ¡El gobierno está “cerrado”! Y escribo “cerrado” porque ahora, a comienzos del 2019 en Estados Unidos, el 75% por ciento del gobierno está financiado y continúa funcionando normalmente; y los más de 60 millones de personas que reciben cheques de seguridad social lo verán depositados en su cuenta de banco.

El gobierno tiene más de 2 millones de empleados, según un dato muy conservador. Y la gente olvida de donde salen sus salarios. Cada vez que les preguntas te responden lo mismo: “Yo soy un empleado del gobierno”. Y trabajar “para el gobierno” es un empleo codiciado, con salarios elevados y beneficios injustificados. ¿Qué tiene que ver que trabajes para el gobierno?

El señor Jack Trader, por ejemplo, es un hombre de negocios y tiene un restorán con 20 empleados.  Paga salarios con las ganancias que ha obtenido. Si piensa pagar algún tipo de beneficio debe sacar muy bien sus cuentas. Igual pasa con cualquier empresa privada, algunas pagan beneficios, porque pueden hacerlo con lo que producen. Pero un alcalde frota la lampara de Aladino y te abre una nueva plaza con beneficios, porque no tiene que pagarlo con su dinero. Desde luego que se puede ser muy generoso con el dinero que se quita a otro con impuestos.

Esta tendencia, que ocurre igual en condados y estados, se repite en el gobierno federal. De los más de dos millones que hablé, solo están “desamparados” unos 800 mil (el 25% del gobierno que no opera en estas circunstancias). De aquí saco 350 mil que son considerados <no esenciales> y pueden estar tiempo indefinido de licencia sin sueldo.

¿Un chiste? Si todo puede funcionar sin ellos, entonces ¿para qué están empleados? Y ahora les digo a los que encienden el oído para escuchar y apagan el cerebro: Por supuesto que esos empleados tienen que tener ‘algún contenido de trabajo’. El asunto es cuántos de ellos hubieran sido empleados si el dueño fuera Jack Trader y tuviera que pagarlo con su dinero.

Lo peor de todo es que estos empleados probablemente terminen cobrando sin trabajar. Todas las veces anteriores que ha cerrado el gobierno se les ha pagado sus sueldos con carácter retroactivo. Esto es otra parte del circo en que se ha convertido el gobierno de Estados Unidos.

Veo periodistas de la media preocupados por ‘estos pobres empleados que a lo mejor no podían comprarse ni su cena de navidad’. Y yo les pregunto: ¿Sabe lo que se gana en el gobierno federal? A muchos de ellos en vez de “pobrecitos” yo los llamaría afortunados de una lotería estable y recurrente.

A unos 400 mil empleados se les exige trabajar sin sueldo. Esto es sin duda un problema que hay que resolver, pero estoy seguro de que mucho menos de esa cantidad son realmente <necesarios>, si no me crees vete ahora mismo al ayuntamiento de la ciudad donde vives. Te apuesto a que ves una fila de personas atendidas por alguien y cuatro o cinco empleados más caminando de un lado a otro sin hacer nada. Eso mismo ocurre en el gobierno federal.

Muchos de esos empleados se escandalizarán si me oyen hablar así, pero yo les digo que muchos nunca habrían sido contratados si fuera una empresa privada. El número de empleados y agencias en el gobierno federal ha ido creciendo indiscriminadamente año tras año.

El presiente Jackson, a quien muchos critican, pagó toda la deuda del gobierno durante su mandato de 8 años. Hoy en día el gobierno tiene una deuda de aproximadamente 20 trillones, nadie sabe exactamente cuánto es.

Hay personas con la mentalidad demócrata socialista que se preocupan por no tener deudas en sus tarjetas de crédito cuando diariamente son endeudados por las acciones del gobierno de senadores y congresistas que elegimos.

¿20 trillones? Divídalo por el número de ciudadanos y no le resultara descabellado escuchar a una niña que dice: “Hola, soy Susan, tengo dos meses de nacida y debo 350 mil dólares.

En lugar de un gobierno limitado como querían los padres fundadores, tenemos un gigantesco aparato estatal creador de agencias con empleados que tenemos que pagar nosotros mismos para que nos vigilen en prácticamente todas las cosas que hacemos.

A este país ya no le puede llamar genuinamente capitalista, con su mezcla de libertad y controles. Pero la parte socialista en los gobiernos crece cada vez más.

Yo les digo a los demócratas que el gobierno “cerrado” no va a dejar de pagar sus deudas con los banqueros de la reserva federal, el principal acreedor del gobierno, entidad privada que emite el dinero de Estados Unidos.

Les digo que los parques nacionales y monumentos probablemente permanezcan abiertos. Y les digo que las cosas privadas funcionan mucho mejor que las públicas, si no me cree, llegue a cualquier parque de Disney para ver si cierra en estos días porque los republicanos y los demócratas no se hayan puesto de acuerdo en el congreso.

En 1995 durante la presidencia de Clinton, el gobierno tuvo su cierre más largo que duró 21 días. Ahora debería cerrar más tiempo aún, y no por causa del muro, sino para que abra con la cantidad de empleados que realmente debería tener.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15