HABLANDO DE DEUDA… LA DEUDA REAL DE EE.UU. ES MUCHO MAYOR QUE LA OFICIAL

Por Damian Rodolfo Pellejero

Según la última declaración de la Oficina del Servicio Fiscal del Tesoro estadounidense, la deuda pública de los Estados Unidos es de 19.844.533 millones de dólares [1] y representaría un 103% del PBI [2]. Sin embargo, dicha cifra no incluye las deudas públicas de los estados y localidades. Según la última publicación de la Reserva Federal titulada “Cuentas Financieras de los Estados Unidos” (Tabla D.3), la deuda de los estados y localidades estadounidenses ronda los 3.049.000 millones de dólares [3]. Por lo tanto, la suma de la deudas oficiales a nivel federal, estatal y local nos arrojaría una cifra que ronda los 23.000.000 millones de dólares. No obstante, esta última cifra seguiría excluyendo la deuda indirecta del gobierno federal así como también las deudas indirectas de los gobiernos estatales y locales.

La deuda indirecta de un gobierno, a diferencia de la deuda directa, está compuesta por obligaciones que no han sido asumidas directamente por dicho gobierno sino por entidades gubernamentales tales como agencias o empresas del gobierno. Para hacernos una idea de la deuda indirecta del gobierno federal estadounidense solo basta ver la tabla L.211 del citado reporte de la Reserva Federal en donde se señala que la deuda de las agencias federales y Empresas Patrocinadas por el Gobierno (GSEs: Government-sponsored enterprises) ronda los 8.642.600 millones de dólares [4].

Cabe señalar que las Empresas Patrocinadas por el Gobierno o GSEs no son propiedad del gobierno federal sino empresas de propiedad privada con fines públicos creadas por el Congreso de los Estados Unidos (aquí la diferencia entre lo público y lo privado es bastante difusa). Debido al tipo de actividades que estas empresas desempeñan, se asume que el gobierno no permitiría que entren en cesación de pagos y ante cualquier inconveniente saldría al rescate de las mismas. Esto se vio muy claramente durante la crisis del 2008, cuando el gobierno salió al rescate de dos famosas GSEs dedicadas a la titulización de hipotecas, estamos hablando de la Asociación Federal Nacional Hipotecaria (Fannie Mae) y la Corporación Federal de Préstamos Hipotecarios (Freddie Mac). Por lo tanto, en términos políticos y prácticos, la deuda privada de las GSEs cuenta con el respaldo del gobierno federal aunque no sea así desde un punto de vista jurídico.

Hasta aquí solamente hemos hablado de la deuda indirecta del gobierno federal, empero, los estados y localidades también se endeudan indirectamente a través de sus agencias y corporaciones públicas. En la mayoría de los casos, dichos pasivos no son incluidos en los informes oficiales de deuda pública. Por lo tanto, podemos dar por hecho que la deuda directa e indirecta de los estados y localidades estadounidenses es mayor a los 3.049.000 millones de dólares del informe de la FED. Poder escrutar las deudas indirectas de todos los estados y localidades requiere de un estudio pormenorizado caso por caso y hasta la fecha no hay ninguna información disponible al respecto.

A esta altura, la deuda pública de Estados Unidos (sin considerar las deudas indirectas de los estados y localidades) sería cercana a los 32.000.000 millones de dólares (más del 160% del PBI).

La rimbombante cifra en la que concluye el párrafo anterior nos da un panorama más amplio del endeudamiento público estadounidense ya que contempla los bonos, notas y demás títulos de deuda del gobierno estadounidense a nivel federal, estatal y local así como también los títulos de deuda de las agencias federales y las Empresas Patrocinadas por el Gobierno. No obstante, incluso en esta versión ampliada de la deuda estadounidense se estaría dejando de lado una masa de deuda que es mucho más grande que toda la deuda mencionada hasta ahora y que no es considerada por la contabilidad estándar de la deuda pública de Estados Unidos.

El economista Laurence Kotlikoff (Profesor de Economía de la Universidad de Boston) ha criticado la forma en que se contabiliza la deuda pública estadounidense alegando que dicha contabilidad está basada en convencionalismos fiscales que no se sustentan desde el punto de vista de la teoría económica y propone un método alternativo llamado “contabilidad generacional”. Kotlikoff ha señalado que los informes de la deuda pública de Estados Unidos no contemplan las denominadas “obligaciones no financiadas” (unfunded liabilities) que tiene el gobierno federal a través de programas federales tales como el de la Seguridad Social o los programas de seguro médico (Medicare y Medicaid).

Las obligaciones no financiadas de los programas federales representan el valor actual de los pagos futuros que las leyes actuales le exigirán a dichos programas y que no podrán ser efectuados con la recaudación proyectada para aquél entonces. Para estimar las obligaciones no financiadas se emplean modelos matemáticos donde se realizan proyecciones a futuro sobre los indicadores socioeconómicos pertinentes tales como el tamaño de la población, los niveles de productividad, el PBI, el gasto público, la recaudación fiscal y el número de beneficiarios de los programas sociales. Los fideicomisarios de la Seguridad Social y Medicare han incluído, en sus reportes anuales, estimaciones de las obligaciones no financiadas de sus respectivos programas. Por ejemplo, el último reporte anual de los fideicomisarios de la Seguridad Social estima las obligaciones no financiadas de su programa en 34.200.000 millones de dólares [5].

El método de “contabilidad generacional” de Kotlikoff incluye la deuda oficial del gobierno federal y las obligaciones no financiadas de todos los programas federales (Seguridad Social, Medicare, Medicaid, etc.). En base a este método, Kotlikoff estimó la deuda de EE.UU. del año 2012 en nada más ni nada menos que en 222.000.000 millones de dólares [6]. Estamos hablando de una estruendosa cifra que es casi catorce veces mayor a la deuda de 16.393.975 millones de dólares reportada por el gobierno federal en diciembre de ese mismo año.

Es oportuno aclarar que Kotlikoff solamente está haciendo referencia a la deuda del gobierno federal y por lo tanto deberíamos agregarle nuevamente los demás rubros de deuda delineados en los párrafos anteriores. De la misma manera, su estimación solamente contempla las obligaciones no financiadas de los programas federales, lo cual excluye a las obligaciones no financiadas de los programas estatales y locales. Al igual que sucede con las deudas indirectas de los estados y localidades, estimar el valor de dichas obligaciones no financiadas requeriría de un estudio caso por caso y por el momento no tenemos forma de saberlo. Por estas mismas razones no es posible concebir una estimación fidedigna de la deuda real de los Estados Unidos. Sin embargo, debido a toda la información plasmada en este artículo, podemos dar por hecho que la verdadera deuda de Estados Unidos supera con creces a la deuda oficial y que ya no estaríamos hablando de decenas de billones de dólares sino de cientos de billones de dólares.

Referencias:

1) Declaración mensual de la Deuda Pública de Estados Unidos de la Oficina del Servicio Fiscal del Departamento del Tesoro de los Estados Unidos (PDF) (en inglés) – https://www.treasurydirect.gov/govt/reports/pd/mspd/2017/opds082017.pdf
2) Gráfico del Banco de la Reserva Federal de St. Louis que muestra la relación entre la deuda pública oficial del gobierno de EE.UU. y su PBI (en inglés) – https://fred.stlouisfed.org/series/GFDEGDQ188S
3) Tabla D.3 – Publicación de la Reserva Federal: Cuentas Financieras de los Estados Unidos (Pag. 7 del documento/Pag. 21 del archivo PDF) (en inglés)https://www.federalreserve.gov/releases/z1/current/z1.pdf
4) Tabla L.211 – Publicación de la Reserva Federal: Cuentas Financieras de los Estados Unidos (Pag. 120 del documento/Pag. 134 del archivo PDF) (en inglés)https://www.federalreserve.gov/releases/z1/current/z1.pdf
5) Reporte anual de los fideicomisarios de la Seguridad Social del año 2017. (en inglés)https://www.ssa.gov/oact/tr/2017/tr2017.pdf
6) Noticia sobre la estimación de la deuda estadounidense del año 2012 realizada por Laurence Kotlikoff. (en inglés)http://www.realclearpolicy.com/blog/2012/12/01/economist_laurence_kotlikoff_us_222_trillion_in_debt_363.html  

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15