¿HASTA DÓNDE VAMOS A LLEGAR? RETIRAN LA PUBLICACIÓN DE UN LIBRO QUE DENUNCIA EL FIN DE LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN EN LAS UNIVERSIDADES OCCIDENTALES

En la foto: James R. Flynn / Captura de vídeo de Youtube

A punto de publicar su último ensayo, In Defense of Free Speech: The University as Censor (“En defensa de la libertad de expresión: La Universidad como censor”), el profesor R. Flynn ha visto cómo su editorial, Emerald Press, después de programar el libro para su publicación, ha decidido no continuar con el proceso de edición del trabajo porque “aborda temas delicados de raza, religión y género”.

James R. Flynn ha denunciado lo sucedido en un artículo publicado en la revista australiana de pensamiento “Quillette”, que extractamos a continuación. La traducción del artículo ha sido realizada por la redacción de La Tribuna del País Vasco.

Recientemente terminé un libro defendiendo la libertad de expresión. Emerald Press lo programó para su publicación, pero luego decidió no continuar. Esto es lo que se dice sobre el libro en el catálogo de Emerald de septiembre de 2019:

In Defense of Free Speech: The University as Censor. Author James R. Flynn, University of Otago, New Zealand (“En defensa de la libertad de expresión: la universidad como censor”. Autor James R. Flynn, Universidad de Otago, Nueva Zelanda)

“Sinopsis: La buena universidad es aquella que enseña a los estudiantes las habilidades intelectuales que necesitan para ser críticos de manera inteligente de sus propias creencias y de las narrativas presentadas por los políticos y los medios de comunicación”.

“La libertad para debatir es esencial para el desarrollo del pensamiento crítico, pero en los campus universitarios de hoy la libertad de expresión está restringida por el miedo a ofender”. En Defense of Free Speech analiza los factores subyacentes que definen a las ideas toleradas en nuestras instituciones de aprendizaje. James Flynn examina críticamente la forma en que las universidades censuran su enseñanza, cómo el activismo estudiantil tiende a censurar y cómo los académicos se censuran a sí mismos, y sugiere que pocas universidades, si es que hay alguna, pueden ser realmente vistas como ‘buenas’. En una época marcada por las noticias falsas y la polarización social y política, In Defense of Free Speech presenta un argumento apasionado para volver al pensamiento crítico”.

Tony Roche, el director de publicaciones de Emerald, me notificó la decisión de la editorial de no proceder a la publicación de mi libro en un correo electrónico el 10 de junio:

Me pongo en contacto con usted con respecto a su manuscrito En defensa de la libertad de expresión: la universidad como censor. Emerald cree que su publicación, en particular en el Reino Unido, suscitaría serias preocupaciones. Por la naturaleza de su tema, el trabajo aborda temas delicados de raza, religión y género. La manera desafiante en la que maneja estos temas como autor, particularmente al comienzo del trabajo, aunque sin duda editorialmente poderosa, aumenta la sensibilidad y el riesgo de reacción y desafío legal. Como resultado, hemos recibido asesoramiento legal externo sobre el contenido del manuscrito y resumimos nuestras inquietudes a continuación.

Hay dos causas principales de preocupación para Emerald.

En primer lugar, se puede ver que el trabajo incita al odio racial y suscita el odio religioso según la ley del Reino Unido. Claramente, no tienes intención de promover el racismo, pero la intención puede ser irrelevante. Por ejemplo, una prueba es simplemente si es «probable» que el odio racial pueda despertarse como resultado del trabajo.

Esta es una dificultad particular dados los medios modernos de expresión en los medios digitales. El potencial para la circulación de los pasajes más controvertidos del manuscrito en línea, sin el contexto intelectual más amplio del trabajo en su conjunto y para un público muy amplio, de una manera que está fuera de nuestro control, representa un riesgo legal material para Emerald.

En segundo lugar, hay muchas instancias en el manuscrito donde las acciones, conversaciones y comportamiento de individuos identificables en universidades específicas nombradas se discuten en detalle y extensamente en relación con eventos controvertidos. Dada la delicadeza de los problemas involucrados, existe el potencial de un daño grave a la reputación de Emerald y la posibilidad significativa de acciones legales. Sería necesario realizar cambios sustanciales en el contenido y la naturaleza del manuscrito, o Emerald necesitaría aceptar un alto nivel de riesgo, tanto reputacional como legal. Los costos prácticos y la dificultad de manejar cualquier problema de reputación o legal que surgió son motivo de mayor preocupación para Emerald.

Por las razones descritas anteriormente, lamento que Emerald haya tomado la decisión de no publicar su manuscrito. No hemos tomado esta decisión a la ligera, sino después de discusiones de alto nivel dentro de la organización, y con el beneficio adicional de un asesoramiento legal especializado. Me doy cuenta de que esta decisión será una decepción para usted y espero que pueda encontrar un editor alternativo con el que llevar el trabajo a la publicación.

Si el libro es sobrio y responsable, y si la carta de Emerald es correcta, eso plantea una pregunta: ¿Gran Bretaña tiene libertad de expresión? La carta anterior me inspiró a cambiar el título de En defensa de la libertad de expresión: la universidad como censor a Un libro prohibido: libertad de expresión y universidades.

Espero que algunas editoriales se comuniquen conmigo (jim.flynn@otago.ac .nz), para que puedan decidir si el libro es digno de publicación y si está en conflicto con alguna de las leyes del Reino Unido. Si un periodista se pone en contacto, también puedo enviarles el texto solo para sus ojos.

Permítanme dar un resumen de su contenido.

Los beneficios de la libertad de expresión

Primero, defiendo en general la libertad de expresión y critico a Jason Stanley y Jeremy Waldron en la medida en que sus puntos de vista difieren de los míos. Luego uso el caso de Charles Murray, a quien se le niega una plataforma en Middlebury College para mostrar lo que los estudiantes y el personal se pierden cuando se niegan a escuchar o leer a quienes los ofenden:

Luego, trazo la historia de los pecados cometidos por las universidades contra la libertad de expresión, con énfasis en la era de McCarthy (cuando los conservadores prohibieron o despidieron a los que consideraban sospechosos), durante el período de transición de Vietnam y hasta el presente (cuando muchos en la «izquierda» hacen lo mismo, particularmente grupos de protesta estudiantil). Detallo el uso de códigos de advertencias, y cómo los departamentos tienen una línea partidaria («códigos de Walden») para disciplinar, expulsar y, sobre todo, defender el adoctrinamiento en lugar de la educación.

Incluyo entre estos últimos a algunos departamentos de estudios afroamericanos que no asignarán libros o documentos de pensadores conservadores; departamentos de estudios de mujeres que rechazan las ciencias sociales incontrovertibles que van en contra de la ideología feminista oficial; y algunos (casi todos) departamentos de educación que definen sus propósito como enviar «activistas» para convertir las escuelas a su visión de una sociedad igualitaria. También proporciono una historia de los maestros de escuela de Estados Unidos, describiendo cómo el bajo estatus de su profesión ha hecho que las escuelas sean susceptibles de adoptar un papel activista.

Finalmente, critico el hecho de que las universidades no brinden a sus estudiantes la inteligencia crítica que necesitan para ser seres humanos autónomos y buenos ciudadanos, a pesar de que todas afirmen esto como su principal objetivo.

¿Vale la pena leer este libro?

Bueno, no se leerá a menos que se publique. Para discutir un punto hecho en la carta de Emerald, cada referencia a una persona se documenta mediante citas de material publicado o material de dominio público. En la actualidad, solo puedo citar el testimonio de distinguidos eruditos. Algunos de los siguientes fueron árbitros que enviaron sus opiniones a Emerald y algunos lo leyeron para darme una evaluación informal.

Este libro es una educación en sí mismo … Es un libro brillante y valiente.
—Thomas Bouchard

El rechazo de la publicación es impactante incluso para los estándares de las restricciones contemporáneas sobre la libertad de expresión, y especialmente irónico, dado el tema de su libro.
– Steven Pinker

Es irónico que un libro que critica las restricciones a la libertad de expresión se deba prohibir. Su manuscrito tiene el potencial de ser un trabajo importante e importante que será ampliamente discutido.
– Peter Singer

Debo admitir que me sorprendió. Bueno, de todos modos, ¡te han dado material para otro capítulo!
– John C. Loehlin

Esto es creíble [improperio] … Su libro no debe considerarse ni siquiera cerca de los márgenes del discurso políticamente correcto. Si los editores le temen a su libro, el problema de la censura es un orden de magnitud peor de lo que pensaba.
– Charles Murray

Si molestar a los estudiantes o al personal o al público es una razón para prohibir el discurso, toda esa discusión está terminando. Termino el libro citando el prefacio original de George Orwell a Animal Farm, que fue rechazado por Faber y Faber por ser demasiado crítico con Stalin: “Si la libertad significa algo, significa el derecho a decirle a la gente lo que no quiere escuchar».

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15