JOSÉ DE LOS CUBANOS BUENOS

por Esteban Fernández

Entre las miles y miles de barbaridades, errores, malas intenciones y crímenes, cometidos por el régimen que usurpó el poder en 1959 una de las que más me molesta es haberle quitado su halo de patriotismo y bondad al más sublime de los cubanos, e intentar quitar la fe que nosotros depositamos en él.

Poco a poco trataron de involucrar a José Martí en todas y cada una de las fechorías y aberraciones de un ser desequilibrado, egocentrista y malvado.

Es muy difícil escudriñar nuestra historia tratando de encontrar un solo gesto ni palabra de Martí que denote maldad. Al contrario, a mi muchas veces me ha resultado Martí ser demasiado bondadoso.

Vean, mientras yo predico el odio y la venganza contra nuestros enemigos, contra los que han destruido a Cuba, Martí jamás hizo eso.

Sin embargo, estos desmadrados encabezados por el rey de los H.P. desde un principio se encarnaron en la patraña de que José Martí era “el precursor del ataque despiadado al Cuartel Moncada”.

Comenzaron sutilmente a auto llamarse “Los jóvenes del Centenario” por cumplirse cien años del nacimiento del Apóstol.

Después, cada zancada que daba el gran farsante era “en seguimiento de la doctrina martiana”.  Nada más falso que eso.

La cosa más absurda  y denigrante del mundo: Un ser que odiaba a su patria y que quería -según sus propias palabras- “aplastar a los cubanos como si fueran unas cucarachas”, quiso hacer creer que simplemente “Seguía el camino trazado por Martí, un enamorado de Cuba y de los cubanos”.

Y el principal crimen no radica en la propaganda virulenta y de mala fe -a la cual nos tienen acostumbrados- sino en que muchos se la han tragado. Y he conocido a quienes identifican a Martí como uno más de los causantes de la destrucción y miseria cubana.

Y llega el momento en que tal parece una misión imposible encontrar a compatriotas que se consideren “martianos”, esos parece que sólo militan dentro de las filas de -como algunos prefieren llamarnos- “los viejos dinosaurios del exilio”.

Quizás sea cierto que los MARTIANOS vamos camino a la extinción, pero nos vamos sabiendo quien verdaderamente fue “José de los Cubanos”. No nos hemos dejado confundir y cabe la gran posibilidad que vayamos a dónde van los buenos, y tengamos la posibilidad de darle un apretado abrazo al Apóstol en desagravio por la gran trastada que le hicieron los cubanos malos dirigidos por un monstruo.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15