LA DESOBAMIZACIÓN DE CUBA Y EL CARDENAL JAIME

RAULCASTROYCARDENALORTEGASANTIAGOCARDENASDR.Por, Dr. Santiago Cárdenas- Especial para Nuevo Acción

La desobamización  de Cuba comenzó justamente al apagarse  las luces  del teatro “Alicia”, en el país de las maravillas. Nada nuevo; nada original. Siguió  el mismo patrón   agresivo de la  despapización   luego de  las visitas vaticanas   especialmente la de Juan Pablo I; aunque ahora en el 2016, en pleno deshielo,  ha sido  más agresivo y contundente. Cero carteles; cero banderitas. Ni banderolas. Silencio en la prensa  y un barraje  todopoderoso en la televisión en contra del discurso del visitante.

El primero fué Yunier (o un nombre  por el estilo ), el mismo que ví en Panamá cuando la cumbre, un  casi enano de voz atiplada  con  coeficiente intelectual a determinar, que en la televisión estatal arremetió contra  todo lo dicho por el presidente,   asegurando que había hecho un discurso insultante. Luego, desde el mismo vestíbulo del teatro,  Leticia (dirigente de la Federación de Mujeres  anti Cubanas), espetó otra sarta de disparates que  hicieron  saltar los chistes de las redes  sociales en todo el orbe tratando de  colectar en busca de un cerebro para el trasplante.

Pero, la tapa al pomo la puso el mismo  Fidelastro cuando escribió en  el  monoperiódico que :” los cubanos  estuvieron al punto de un infarto al oír las palabras del presidente  del imperio.” En realidad , uno no sabe si reir o llorar

APARECE SU EMINENCIA MONS.  JAIME ORTEGA.

Lo insólito es que el Cardenal  cubano  se haya unido al coro  de  los amaestrados. (Y esto es evidente; no una calumnia de la calle 8).  Mientras los Rollings Stones desacralizaban  el viernes santo,  el  “apolítico ” Monsegnor – como un comisario más-  criticó las palabras de Obama. Les hago un resumen  de lo dicho en pocas líneas…… “no se trata de  borrón y cuenta nueva,  como pidió Obama,   dijo Jaime, sino de algo totalmente diferente: el perdón. El perdón cristiano, algo   totalmente   diferente” ……..etc.

Claro está, con la óptica jaimiana, el perdón es  unidireccional. Y el que tiene que pedirlo  es el presidente de los EEUU; no la involución cubana.

Insólito, porque  Jaime es el autor intelectual del deshielo donde ahora resbala la iglesia. Si, él personalmente fue  el garante de las cartas  del Papa  a los dos presidentes y el mismo que  fue recibido en la Casa Blanca por la puerta secreta . En fin, el mastermind  de los  “arreglos”,  que no  del diálogo que  era lo que solicitaba la misma iglesia  cubana. Si; Mosieur Jaime,   la misma persona que recibió a la familia presidencial  a toda sonrisa en su catedral de San Cristóbal de la Habana antes de la diatriba del Granma.

Insólito porque el alto prelado  debería  solicitar   transparencia y tolerancia a ambas partes desde la neutralidad del evangelio. Insólito porque siendo el obispo de la Habana ha impuesto sus  consideraciones personales y sus puntos de vistas obsequiosos a todos los   obispos cubanos.

Se daba por  seguro que  su Eminencia estaría en su sede hasta el domingo de Pascua. Su renuncia  hecha  noticia  cinco años  atrás,  a los 75 años, según el derecho canónico, aún  espera en las gavetas del Vaticano.  Suma y sigue.

Al aparecer combativo  y locuaz como un militante  y  ante la inacción de la  Santa Sede   me temo que hay Jaime para rato. Aunque  “técnicamente” solo  tiene jurisdicción en su Diócesis,  su  influencia seguirá extendiéndose por osmosis a las otras Diócesis en la labor político -pastoral de los diez sordomudos  que conforman el venerabilísimo episcopado cubano.

Sólo que  los catolicos  cubanos necesitamos pastores ; no comisarios.

Asistimos  perplejos  a la desobamización  en el deshielo con agua bendita  bajo la tutela  del Cardenal.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15