LA FALTA DE ORGULLO DE LOS ANTEPASADOS CUBANOS

por Esteban Fernández

Observe usted que cada vez que hablo de mi orgullo por mi generación y sobre todo por la generación que me precedió que llevaron a la Cuba del pasado a la prosperidad e hicieron de Miami una gran ciudad me salen algunos a contradecirme.

Y no me llevan la contraria tranquilamente sino en una forma descompuesta y agresiva. Y dicen cosas como: “Sí, la generación que perdió a Cuba, la generación puso letreros en las fachadas de sus hogares  de “Esta es tu casa Fidel”.

Sinceramente siento una mezcla de ira y de lástima porque no están hablando de usted ni de mí, están hablando de sus padres, de sus abuelos, de sus antepasados. Ellos no nos vieron a nosotros luchando a brazos partidos contra la implantación del régimen totalitario.

Entonces ¿Qué generación de cubanos vieron ellos aplastados, sumisos, y diciendo constantemente anta cada barrabasada del tirano “comandante en jefe ordene”.

Obviamente hablan de lo que ellos observaron en sus casas, entre los antepasados de ellos y de sus amigos,  y prácticamente entre todos los viejos que los rodearon.

Enséneme usted un joven cubano exiliado que su padre haya estado recluído 10 años en Boniato, o que su abuelo haya sido ardientemente militante del MRR o del Movimiento 30 de Noviembre y fue fusilado en la Cabaña por el Che Guevara y que diga que: “Mis antepasados fueron unos pendejos”.

Nos ponemos bravos ante tanta ignorancia, pero compasión nos deben producir los que tratan de involucrar a dos generaciones de cubanos por la actitud de “Papito paredón y mamita Comité”.

¿Creen ustedes que yo estuviera escribiendo estas líneas si mi padre hubiera sido “Guardafronteras” y hubiera asesinado a  niños y mujeres indefensas dentro del remolcador 13 de Marzo? No, estuviera en Miami soltando en casa esquina el clásico “Que bolá asere” y tirando a todos los patriotas cubanos dentro del saco llenos de milicianos, chivatos y asesinos.

De niño yo me crie en un lugar donde jamás conocí a nadie orgulloso de que su abuelo fue “guerrillero” en la época de España, sin embargo, el que tenía una sola gota de sangre de descendencia mambisa era admirado por todos.

Y jamás, nunca en la vida, escuché a nadie decir que nuestros antepasados no lucharon por sacar a Cuba de la bota   española.

WordPress theme: Kippis 1.15