LA HISTORIA EN LA MEMORIA

Fotos: Clara Abraham de Boitel, madré del mártir  y su hijo Pedro Luis Boitel

RELATO DE UNOS PRESOS QUE PRESENCIARON  LA MUERTE DE PEDRO LUIS BOITEL,  EN LA SALA “PITY FAJARDO”

A Pedro lo entraron inconsciente a la 1:40 del 24 de Mayo, estaba casi frío y había sido golpeado, no le prestaron asistencia médica y estuvo toda la noche en los estertores de la agonía. Cada cierto tiempo se le acercaba un militar; sobre las 3:00 de la madrugada se le acerrcó un guardia y dijo.. ¡Ya! Así lo tuvieron hasta las 7:00 de la mañana que penetró el capitán Lemus y dio la orden de sacarlo.

Había otros presos en la enfermería que son testigos de esta barbarie y dijeron… ¡Mataron al intocable!, la reacción de todos los Presidios se hará sentir. Qué podemos esperar nosotros de ninguna manera y bajo ninguna circunstancia permitiremos que el enemigo nos intimide, por cada uno que caiga deben levantarse 10 heredando su espíritu, la muerte en nuestros casos no asusta, nos enfrentamos a diario con ella, para morir por esto que llamamos Patria cualquier lugar es bueno.

“Pedro Luis Bitel, murió golpeado en Huelga de Hambre a los 53 días”. Para titular de una noticia periodística no tiene precio, para nosotros, que lo vimos apagándose poco a poco, como la candela de un cigarro, nos parece una pesadilla, tuvo quizás la muerte más cruel y tormentosa que puede existir, ¡No le dieron Asistencia Médica!

Los cubanos dignos responsabilizamos a: Fidel Castro, Raúl Castro, Sergio del Valle, Ministro del Interior; Medardo Lemus, Jefe de Cárceles y Prisiones; Raúl O’Farrill, Jefe de Reeducación nacional; Valdés, Jefe de Seguridad del Principe y Sanabria, Responsable de la Sección 6 del Principe, de ser los ASESINOS de Pedro Luis Boitel.

Han matado su cuerpo su vida que nos era tan preciosa, pero su espíritu es inmortal, ese no se doblega nunca, durante los 12 años de cautiverio y torturas, y sigue vivo enarbolando la bandera de la libertad y la dignidad Cubana.

El día 25 los carros de seguridad rodean la casa de Clara Abraham, la madre angustiada es detenida y llevada al trágico G-2, y allí, brutalmente, el Tt. Abad le dice: “Pedro Luis Boitel está muerto y enterrado, y no grites, no estás en tu casa, estás detenida en Seguridad”. Por tres veces la golpea, arrojándola contra un sofá. Durante todo el día permanece secuestrada allí, y se le dice que no podrá volver a su casa.

Cuando llega la noche es trasladada al lugar donde vive, y éste rodeado por fuerzas de Seguridad del Estado. Le cortan la corriente al teléfono y la incomunican totalmente. Miembros del Comité de Defensa (delatores del barrio) llegan a ella para decirle que no puede gritar; ¡hasta llorar a su hijo se le niega!

Pero ya la noticia ha comenzado a filtrarse, y con el nuevo día comienzan a llegar a su casa familiares y amigos que se niegan a creer todavía la horrible verdad: “Pedro Luis Boitel ha muerto.”

A las 4 de la tarde, aproximadamente, del día 26 se presentan nuevamente en su casa los militares para informarle dónde se encuentra enterrado, pues… hasta eso le había sido negado a su madre, saber dónde reposaba! Se le autoriza a ir a la tumba a ella, a su madre, y cuando días después, el 30 de mayo, un grupo de amigas y familiares la acompañan a llevarle flores, son perseguidas, y rodeadas en el cementerio por una turba de mujeres y hombres dispuestos a llegar a la agresión física, impidiéndoseles rezar una oración.

2 comentario sobre “LA HISTORIA EN LA MEMORIA

  1. Y todavia hay energumenos que quieren borron y cuenta nueva, NUNCA, hasta que se le haya hecho justicia a todos esos martires y a Cuba en general. PROHIBIDO OLVIDAR.

  2. Pagaran aún después que no sean mas que hueso y ceniza.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15