LA HISTORIA EN LA MEMORIA

LA HISTORIA EN LA MEMORIA

MENSAJE DE UN MARTIR -1931-1972 

En Jovellanos, provincia de Matanzas, nace Pedro Luís Boitel un día 13 de mayo de 1931. De familia humilde, cursa su enseñanza primaria en el Colegio Patria, de la señora Caridad Prado, en Jovellanos y luego, ya en La Habana, continúa sus estudios en la Escuela Hoyo y Junco de la Sociedad Económica de Amigos del País. 

Cuando cursaba el segundo año de bachillerato en el Instituto del Vedado, en 1945, queda huérfano de padre, y debido a la mala situación económica por la que atraviesa la familia, se interna como becado en el Centro Politécnico Superior de Ceiba del Agua, para estudiar radio técnica y al mismo tiempo continuar los estudios de bachillerato por la libre, logrando altas calificaciones. 

Cuando se presenta a oposiciones en la Escuela de Artes y Oficios, gana el primer lugar de la Provincia de La Habana, y con ello el derecho a estudiar percibiendo veinte pesos mensuales, que entrega a su dulce y abnegada madre, para ayudarla a sostener el hogar que cuenta con otro hijo nombrado Armando. Estudia Pedro Luís bachillerato por la libre, radiotécnica interno en Ceiba del Agua y en la Escuela de Artes y Oficios. 

PEDROLUISBOITELENCMQCuando termina sus estudios de radio, es contratado por la Empresa CMQ,(FOTO DE LA IZQ.TRABAJANDO EN CMQ) donde demuestra su inteligencia, capacidad y cualidades de hombre que ya se proyecta como líder. Al poco tiempo termina sus estudios en Artes y Oficios  y el bachillerato matriculando en la Universidad de La Habana para estudiar Ingeniería Eléctrica. 

En la Universidad participa en las luchas estudiantiles contra el gobierno de Fulgencio Batista. Trabajando para la C.M.Q. funda la compañía Audio Visión, donde realiza trabajos de equipos de Música Indirecta, Sonidos, etc. Estudia su carrera también en Inglés. 

Al crearse el Movimiento 26 de Julio, es designado Responsable Nacional de Plantas de Radio del citado movimiento. Ya por esa época es detectado por la policía represiva y detenido por primera vez, siendo remitido a la Quinta Estación. Al no probársele nada, sale libre, pero a finales de 1957 es vuelto a detener, siendo enviado al Castillo del Príncipe, logrando su libertad por un Recurso de Habeas Courpus. Al salir libre se va al clandestinaje. 

La policía de Batista ocupa plantas de radio clandestinas en el Edificio Focsa, y por delación de uno de los presos, nuevamente cae en poder de la policía Pedro Luís. Cuando la huelga general contra Batista, en abril de 1958 dirige la quema de C.M.Q. siendo buscado activamente por la policía. La Dirección Nacional del Movimiento 26 de Julio le da la orden de asilarse en la Embajada de Venezuela. 

El día 2 de mayo de 1958 llega a Caracas. A las pocas horas es contratado por Radio Caracas Televisión como técnico. Inmediatamente monta en Venezuela una planta pirata para transmitir para Cuba y América en su lucha contra Batista. 

La Dirección del Partido Acción Democrática de Venezuela, lo llama en noviembre de 1958 para combatir a los comunistas, ya que las elecciones presidenciales son diciembre y se tienen noticias de que los comunistas no acepten el veredicto adverso de las urnas, y traten de crear problemas callejeros con el fin de propiciar un golpe de estado y evitar que Rómulo Betancourt tome posesión. 

Pedro Luís prepara a cien hombres y los arma, acuartelándose en unas canteras en las afuera de la ciudad. Triunfa Betancourt, y los comunistas por temor, no se lanzan. En ese tiempo, Boitel mantiene comunicación diaria con la Sierra Maestra a través de su planta de radio. Hace llegar un avión venezolano con periodistas para que reporten la lucha armada desde las mismas montañas orientales. 

Da conferencias en la Universidad de Venezuela, alertando a los estudiantes contra los comunistas y sus tácticas. Entra  en contacto con los dirigentes sindicales venezolanos y en la casa de los Sindicatos del Paraíso, proyecta películas de la lucha en la Sierra Maestra. Enviando lo recaudado a Marcelo Fernández, compañero de estudios en la Universidad  y de la Dirección del Movimiento 26 de Julio. 

Cuando cae Batista , el gobierno de Rómulo Betancourt y el Presidente del Senado Beltrán Prieto, gran amigo de Boitel, que hoy se ha pasado a la izquierda, le facilitan un avión para que regrese a Cuba con todos sus equipos de radio. 

Ya en La Habana vuelve a la Universidad, donde sus compañeros, los alumnos de Ingeniería, lo eligen Presidente de la Escuela aspirando a la Presidencia de la F.E.U. 

La noche antes de las elecciones estudiantiles Fidel Castro, Raúl Castro y Armando Hart, lo mandan a buscar y en presencia de otros criminales del régimen le ofrece el tirano, el Ministerio de Comunicaciones, diciéndole que van a sustituir a Enrique Oltusky, que es el Ministro. Pedro Luís no acepta, pues ya se ha dado cuenta de la traición de Fidel Castro y su entrega en brazos del Comunismo Internacional. 

Entonces se da a la tarea de organizar el M.R.R. del cual es Coordinador Nacional Estudiantil con ramificaciones en toda la Isla, y estando bajo su dirección el estudiantado y la Universidad.

Una noche evitan por la fuerza su entrada en C.M.Q. donde trabajaba aún, y ante la admiración de sus compañeros, valientemente, reta al interventor Gregorio Ortega y a todos los esbirros comunistas que cobardemente no se dan por aludidos ante el gallardo gladiador. 

Al poco tiempo es detenido y condenado a 10 años de prisión, pasando por todas las cárceles de Cuba y manteniéndose siempre en huelga de hambre. En la Isla de Pinos, al tratar de fugarse recibió un balazo que lo dejó paralítico. 

Uno de los últimos juicios que le siguieron dentro de las prisiones, estuvo declarando, esposado y expulsando sangre, durante más de 8 horas, acusando al asesino Fidel Castro y al Tribunal escupiendo a los esbirros que lo conducían, hasta que el Fiscal descompuesto y acobardado mandó a retirarlo del salón. 

El día 1ro de enero de 1971, fue remitido al Hospital Militar, en las celdas del mismo, para presos, sin conocimiento, lleno de orines y excrementos, con la ropa abierta para que le vieran todas sus partes. De ahí fue remitido al Castillo del Príncipe, donde se mantuvo en su huelga de hambre número 18, hasta el momento de su muerte, en una celda oscura, sin visitas ni jabas y siendo sometido a toda clase de inhumanas torturas y vejaciones, y sin poder ser visto por su santa madre.  

(Artículo publicado el 30 de mayo del 2001, en el periódico La Campana.)

WordPress theme: Kippis 1.15