LA HISTORIA EN LA MEMORIA: CASTRO, EL PETRÓLEO Y LA GRAN MENTIRA CUBANA

EXPLICACIÓN DE UN GALLARDO E HISTÓRICO HECHO

Por Oswaldo F. Hernández –Campos (*)(En la foto de arriba)- Veterano de la Brigada 2506 y del clandestinaje cubano.

Unos meses antes de dejar Cuba en agosto de 1960,  estuve envuelto  en una operación  contra el gobierno castrista, cuyo propósito era la destrucción de la Refinería  de la Standard Oil Company(**)  en la Bahía de La Habana  y posiblemente también  provocar grandes daños  a la Refinería Shell, localizada en la misma área,. Los que lo  intentábamos formábamos parte de una unidad del clandestinaje anti castrista basado en la Universidad de La Habana.

El jefe de nuestra unidad era la mano derecha del único estudiante de la Universidad de La Habana que yo  consideraba un verdadero líder, que combatía los grupos pro castristas en ese Centro de Estudios , Pedro Luis Boitel,  (foto arriba a la izquierda)quien moriría en prisión a consecuencia de una huelga de hambre.

Quien dirigía  o coordinaba nuestra célula era Gregorio del Campo (***), quien , muchos más tarde (foto encima de este párrafo), me enteraría que era un graduado  de la Academia Militar de Zaragoza en España, y había servido como voluntario en la Legión  Extranjera Española en el Norte de África, básicamente en Marruecos e Ifni, en aquel tiempo, territorios españoles.

Casi todos los miembros de las muchas organizaciones  que batallaban contra el  incipiente gobierno comunista, sabían que, solamente  había dos caminos de acción que sin lugar a dudas provocarían el colapso de la “revolución cubana”: la muerte de Fidel Castro, o la destrucción de las tres Refinerías de Petróleo  existentes en Cuba, las dos ya mencionadas en La Habana  y una tercera situada cerca de la Bahía de Santiago de Cuba.

En ese tiempo, nuestro grupo estaba recibiendo armas ligeras, municiones y explosivos plásticos (C3 y C4) y detonadores  de “operativos” anglo americanos y cubanos que “trabajaban” directamente bajo la dirección de la CIA. Uno de los miembros de nuestra unidad, que había sido miembro del Movimiento 26 de Julio, al igual que yo,  poseía un mortero de 60 Mm., pero sin obuses. En nuestro absoluto “estado de inocencia”, en esos momentos, le solicitamos a nuestro “contacto” de la CIA dos docenas de obuses para el mortero: ocho anti blindados, ocho antipersonales y ocho incendiarios (de fósforo). En aquel entonces, ni siquiera estábamos seguros de que esos obuses existieran. Habíamos llegado a la conclusión  que el mayor daño  que podíamos inflingirle a la refinaría, sería mediante un ataque simultáneo a tres niveles, que consistiría en un barrage  de diez morterazos desde la distancia de menos de media milla, apuntando a los tanques de almacenamiento, destruyendo la unidad de hidrogenización con explosivos  y la introducción de cargas explosivas dentro de los tubos del oleoducto y en otras áreas de la refinería. Nuestra unidad contaba con un ingeniero que trabajaba dentro de la refinería, quien nos había facilitado planes y mapas de las instalaciones.

Aunque  entonces no encontramos nada que nos pareciera sospechoso a ninguna de los envueltos en el plan,        o que nos alertara de alguna potencial traición de parte de algún supuesto amigo, el tiempo y las evidencias históricas han resultado completamente dolorosas y tristes.

Como había ocurrido durante la lucha contra Batista, se estableció, que si usted estaba trabajando en el clandestinaje y eventualmente eras identificado por alguno de los aparatos de la Inteligencia del Gobierno ((DIR, DTL o G2) como un miembro de las fuerzas clandestinas, se te permitía  marchar a las montañas, donde eras bienvenido por el creciente número de combatientes que formaban el frente guerrillero en las montañas centrales de Cuba, conocidas como el Escambray.

Precisamente en esos momentos los operativos de la CIA, que servían como enlaces entre las fuerzas anti marxistas del clandestinaje y el gobierno norteamericano, comenzaron a disuadir a aquellos que queríamos unirnos a las fuerzas guerrilleras, y en su lugar nos alentaban a abandonar el país, para que nos uniéramos a los exiliados que se estaban entrenando para invadir la isla en un futuro cercano. Debido a mi impedimento, de padecer de diabetes desde la edad de 10 años (diabetes juvenil-Tipo 1) creí que la  alternativa de la invasión era una decisión sabia para mi.

Yo dejé Cuba en agosto de 1960, usando una visa de estudiante, pero al llegar a Miami, solicité asilo político. En los siguientes meses asistí a la formación del Directorio Revolucionario Estudiantil (DRE), en Miami; y unos meses más tarde, en abril 17 de 1961, regresé a Cuba, como miembro del  Sexto Batallón de Infantería de la Brigada de Asalto 2506. La mayoría de los integrantes del Sexto Batallón de Infantería (en realidad “la semilla” de un batallón, pues nada más estaba integrado por 180 hombres) recibimos un entrenamiento por parte de la CIA  en Guatemala, por solamente un total de10 días. Por esa razón nuestra unidad se suponía que entrara en combate a un “ritmo lento”.

Esto se convirtió en una especie de  broma macabra, ya que el barco en que nos transportábamos al área de la Bahía de Cochinos, fue hundido al Este de la bahía por uno de los poderosamente artillados Sea Fury ingleses que poseía la aviación fidelista. Uno de los cohetes explotó cerca de una docena de  bidones conteniendo 55 galones de gasolina cada uno, que había en la cubierta de nuestro barco, lo que provocó la explosión de todos los receptáculos que llevaba la gasolina  para los aviones de la Brigada, una vez desembarcados. El barco estaba repleto  de camiones, tanques de agua y toneladas de municiones de varios tipos y calibres, incluyendo  obuses para nuestra artillería, los morteros pesados y los cinco tanques M-41, que ya habían sido desembarcados.(Final de la primera  parte)

Notas de Nuevo Acción: *- Oswaldo Hernández Campos, “Azuquita” para los que le conocemos, queremos y hemos tenido el privilegio de ser sus amigos, es un experimentado combatiente anti castrista y veterano de Bahía de Cochinos.

**-Standard Oil Company de New Jersey, conocida en Cuba como ESSO y EXXON en los EE.UU.

****-Gregorio del Campo del Valle, sería en el exilio, el primer Coordinador Militar del Movimiento Nacionalista Cristiano (MNC), cuyo Jefe Nacional lo era nuestro Director, Aldo Rosado-Tuero

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15