LA HISTORIA EN LA MEMORIA: EL NACIMIENTO DE RADIOCENTRO EN LA HABANA

Por, Enrique C. Betancourt- Del  libro “Apuntes para la Historia”, Impreso en 1986 :Ramallo Bros., Printing Inc. Duarte 227, Hato Rey, Puerto Rico 

Cuando Goar Mestre se hizo cargo de la dirección general del circuito CMQ, encontró serias dificultades para poner en acción sus planes de programación, a causa de la falta de estudios apropiados. De manera que, desde Febrero de 1944, comenzó a proyectar con un grupo de técnicos la forma de proporcionar a la emisora los mejores y más modernos estudios y equipos de audio que pudieran obtenerse en el mundo.

La primera piedra de lo que sería el Nuevo Proyecto fue colocado el 3 de Marzo de 1946, en una parcela de 6,000 m2, ubicada en la entrada del distrito residencial de La Habana llamado “Vedado”, que viene en realidad a ser la línea divisoria entre a La Habana Vieja y la Nueva Habana.

Poco a poco, con esfuerzo inquebrantable, fue surgiendo “Radiocentro”, que presentó el mas decisivo paso de avance de la radiofusión, no solo de Cuba, sino del Continente Americano. El edificio, que aún se mantiene, y que cubre un total de 17,000 m2 de superficie, fue construido totalmente de hormigón armado; de manera que, dadas sus dimensiones, se calcula que fue una de las obras más grandes hechas por entonces con ese material, en nuestro hemisferio.

Los estudios, oficinas y otras dependencias ocupaban un área cinco veces mayor que la que tenían en su anterior edificio de la misma radioemisora de Monte frente a Prado. Los estudios fueron fabricados de acuerdo con la nueva teoría de reverberación de sonidos y difusión, que requiere la utilización de locales de formas irregulares con superficies esféricas y policilíndricas, sin paredes paralelas ni techos paralelos al piso. Doce estudios se fabricaron en total; dos de ellos podían acomodar a 350 personas sentadas, cada uno.

Se hizo además, un departamento de grabaciones y otro técnico, asi como oficinas y una discoteca. Como aclaración a la nueva generación pop, queremos expresar que cuando decimos “discoteca”, nos referimos a las bulliciosas salas de hoy, sino un departamento para guardar discos fonográficos.

Radiocentro fue también el primer edificio en Cuba en tener el servicio de aire acondicionado producido por una planta central con capacidad total de 250 toneladas. Su instalación fue realizada con el fin de llenar las especificaciones exigidas para los equipos de audio, de alta fidelidad, que se habían instalado, pues todo había sido preparado para responder a frecuencias hasta de 1,500 vatios. Por esta razón, la nueva planta era ideal para transmitir en frecuencia modulada (FM) y television.

Los más avanzados equipos producidos por la RCA, después de la Segunda Guerra Mundial, fueron adquiridos y montados en estos estudios, lo que, dada su amplitud constituyó la más vasta instalación hecha por la Radio-Corporation of America, fuera de los Estados Unidos. El equipo de audio costó alrededor de medio millón de pesos; su construcción y montaje se hizo de acuerdo con las sugerencias de los ingenieros de la CMQ y de la RCA y su instalación se consideró—según experimentados técnicos en la materia como la más moderna realizada en el Hemisferio Occidental. 

El Teatro Radiocentro, que ocupaba una parte del edificio que correspondiente a la esquina de 23 y L—fue arrendado a la firma cinematográfica Warner Bros., cuya inauguración se efectuó con un regio programa, el 23 de Diciembre de 1947.

El personal de CMQ al trasladarse de su antiguo local de la Calzada del Monte frente a Prado, aumentó considerablemente hasta llegar a la cifra de 528 personas, en la que se incluían técnicos y productores y directores de programas, artistas, locutores, periodistas, músicos y empleados de mantenimiento. Esta cantidad casi se duplicó al advenir la televisión, pues poco después, justamente al lado de Radiocentro, se construyó el edificio donde se instaló todo lo concerniente a la planta de Televisión. Otro sueño que llegó a cristalizar para convertir en realidad el anhelo de un hombre de empresa de grandes dimensiones: Goar Mestre.

WordPress theme: Kippis 1.15