LA HISTORIA EN LA MEMORIA: EN EL 67 ANIVERSARIO DE LA MUERTE DE EDUARDO CHIBÁS

El siguiente es el testamento político de Eduardo René “Eddy” Chibás. Fue su último discurso, pronunciado ante el auditorio  de su hora radial, el 5 de agosto de 1951,  y al finalizar el mismo se pegó el tiro que acabó con su vida, el 16 de agosto del mismo año:

“Hace cinco siglos el tribunal de la Inquisición  le gritaba a Galileo:¡Mentiroso! y ¡Engañador, presenta las pruebas de la que la tierra se mueve alrededor del sol! Galileo no pudo presentar las pruebas físicas del hecho evidente, y fue condenado, pero siguió repitiendo,  firme en su convicción oral: “¡pero se mueve! ¡pero se mueve!”.

Hace cinco años acusé al Ministro de Educación José Manuel Alemán, de robar los dineros del material y el desayuno escolar y de estar fomentando en Miami un imperio de propiedades inmuebles. El ministro Alemán y todos sus corifeos atronaron el espacio gritando: ¡Mentirso! ¡Calumniador! ¡Presenta las pruebas! Yo no pude presentar las pruebas físicas de que se estaban robando el dinero del Tesoro Nacional, pero seguí repitiendo, firme en mi convicción moral: ¡Se lo roban! ¡Se lo roban!

Ahora acuso al gobierno de Carlos Prío de ser el más corrompido de cuantos ha tenido la República hasta el presente y a su Ministro de Educación, Sánchez Arango–que ha sustituido al BAGA por el ASA–de robarse los dineros del material y el desayuno escolar y de realizar grandes inversiones en Guatemala y otras Repúblicas de América Central al no permitirle el Gobierno de Washington entrar en los Estados Unidos por sus antecedentes comunistas.

El domingo pasado, desde esta misma tribuna de orientación y combate, presenté al pueblo pruebas irrefutables de la enorme corrupción del régimen de Prío: fotografías de escuelas y hospitales en la miseria, contrastando con las fincas y palacetes ostentosos de gobernantes que hace poco vivían en la pobreza. Sin embargo, a pesar de las continuas depredaciones del machadato, Batista, Grau San Martín y Carlos Prío no han conseguido embotar la sensibilidad moral del pueblo cubano, lo que habla muy alto de la firmeza de sus virtudes.

Mis palabras del domingo no tuvieron la resonancia que la grave situación requería. Cuba necesita despertar. Pero mi aldabonazo no fue quizás, lo suficiente fuerte. Seguiremos llamando a la conciencia del pueblo cubano.

Por su posición geográfica, la riqueza de su suelo y la inteligencia natural de sus habitantes, Cuba tiene reservado en la historia un grandioso destino, pero debe realizarlo. Otros pueblos asentados en islas que no gozan de situación tan privilegiada como nuestra patria, han desempeñado en la historia un papel de preeminencia singular. En cambio, Cuba ha visto frustrado su destino histórico, hasta ahora, por la corrupción y ceguera de sus gobernantes, cuyo pensamiento–salvo excepciones–ha volado siempre a ras de tierra.

La feliz conjunción de factores naturales tan propicios a un gran destino, unido a la alta calidad de nuestro pueblo, sólo espera la gestión honrada y capaz de un equipo gobernante que esté a la altura de su misión histórica. Ese equipo no puede ser el del gobierno actual, corrompido hasta la médula, aunque se disfrace de nuevos rumbos para encubrir sus robos, sus contrabandos y desvergüenzas. Ni la falsa oposición de Batista, que alienta el regreso de los coroneles, el palma cristi, la goma y la ley de fugas, con la taimada ayuda del comunismo internacional. Ni tampoco el grupo de despechados que siguen al ex Presidente Grau. El único equipo gobernante capaz de salvar a Cuba es el del Partido del Pueblo cubano (Ortodoxos), con su línea antipactista de la independencia política, que no admite transacciones ni componendas.

¡Compañeros de la Ortodoxia, adelante! ¡ Por la independencia económica, la libertad política y la justicia social! ¡ A barrer a los ladrones del gobierno! ¡Vergüenza contra dinero!

¡ Pueblo de Cuba, levántate y anda! ¡ Pueblo de Cuba, despierta! IEste es el último aldabonazo!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15