LA HISTORIA EN LA MEMORIA: LA VERDAD SOBRE LOS MARINEROS NORTEAMERICANOS QUE SE SUBIERON Y ORINARON SOBRE LA ESTATUA DEL APÓSTOL

LO OCURRIDO ANTES, DURANTE Y DESPUÉS DEL 11 DE MARZO DE 1949

El siguiente relato es la mejor prueba de como venían trabajando desde hace años los comunistas para instilar odio en el pueblo cubano hacia los Estados Unidos de Norteamérica, usando todos las triquiñuelas en las que la historia y los hechos han demostrado que son expertos: “maestros del engaño”, como los calificara el Ex Director del FBI Edgar Hoover.

Corría el año 1949 y el comunismo cubano estaba de capa caída, después que el actual presidente de la República, Carlos Prío Socarrás, siendo Ministro de Trabajo del Gobierno de Grau San Martín, los había desalojado de la CTC y privado de las sinecuras de que los había dotado Fulgencio Batista. El PSP (Partido Socialista Popular) nombre usado por los comunistas cubanos estaba en franca decadencia y desprestigiado, pero sus compañeros de viaje y militantes secretos enquistados en otros partidos hacían lo imposible para revitalizar la idea y seguir con la siembra de odio hacia el capitalismo y al estado capitalista por excelencia de la época: Los USA.

En la foto: los marineros (US Navy)–no Marines como se afirmara–detenidos por la policía nacional son ellos el sargento Herbert Dave White y los marineros George Jacob Wagner y Richard Choinsgy

La ocasión propicia se les presentó: A principio de marzo de 1949, habian arribado al puerto de La Habana los barreminas Rodman, Hobson y Jeffers; el portaaviones Palau y el remolcador Papago, pertenecientes a la Marina de los Estados Unidos, y sus tripulantes marineros, del Navy (no infantes de Marina como se ha afirmado) comenzaron a frecuentar los bares cercanos al puerto.

La idea parece habérsele ocurrido a Alfredo Guevara, que se la transmitió a Baudilio “Bilito” Castellanos, aunque puede haber sido ideada por alguien de la agiprop del PSP, quien inmediatamente fue a ver a Fidel Castro, que formaba junto con los otros dos un trio inseparable en la Universidad de La Habana.

La idea consistía en conseguir a varios marineros norteamericanos, emborracharlos y llevarlos para que se subieran en la estatua de José Martí y desecraran el monumento al Apóstol para crear un ambiente contrario a USA. Fidel inmediatamente consiguió a un fotógrafo callejero de apellido Chaviano y lo tuvo a la espera desde el  día 10, logrando su objetivo en la noche del 11 de marzo.

Esa noche varios trabajadores de los muelles pertenecientes a la comisión Obrera del PSP, pagados por Bilito Castellanos, intimaron con los marineros norteamericanos y los llevaron a un tour por distintos bares de la capital, emborrachándolos y conduciéndolos ya completamente ebrios al Paseo del Prado. Tres tripulantes del Rodman, ya completamente ebrios: el sargento Herbert Dave White y los marineros George Jacob Wagner y Richard Choingsby, fueron retados a subirse sobre la estatua. Era tal el grado de embriaguez de  los marineros, que solo uno, Choingsby logró encaramarse sobre los hombros de la estatua. Sus dos compañeros, al verlo en la cima,  instigados por los militantes comunistas, lo ovacionaron como a un héroe.

Y en esos momentos Fidel y Alfredo Guevara ordenaron al fotógrafo Chaviano que tomara la foto, que indignó a Cuba entera  la próxima mañana cuando apareció en el periódico Alerta, adonde la llevó el propio Fidel Castro.

Sabemos con toda seguridad, que ocurrió una discusión entre Alfredo Guevara y Fidel Castro, cuando el primero quería que la foto o las fotos, fueran dadas como primicia al periódico “HOY”, órgano de los comunistas cubanos, pero Fidel, con muy buen tacto argumentó que mejor era que lo publicara un órgano ajeno a los comunistas para no levantar sospechas. Bilito le dió la razón a Fidel, y por esa razón las fotos se les dieron como una primicia a Alerta.

A la mañana siguiente fue este mismo trio (Alfredo Guevara, Bilito Castellanos y Fidel Castro) el que  desde la Facultad de Derecho lograran que la FEU iniciara la protesta que causara los disturbios en protesta por “la afrenta y la ofensa hecha a la estatua del apostol Martí por los marines yanquis”.

Esa es la verdadera historia de la afrenta de los marineros norteamericanos a la estatua de nuestro Apóstol, en la noche del 11 de marzo de 1949.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15