LA HISTORIA EN LA MEMORIA: PRÓLOGO DE UNA TRAICIÓN HISTÓRICA

Por, Luis Conte Agüero

Vale la pena recordar una historia que la maldad comunista se afana por sumir en olvido total. Obsérvese este itinerario para el análisis indispensable. La gran mayoría de los cubanos en Cuba no tiene la menor idea de estos antecedentes impensables:

1959 Abril 6. – De La Habana llegamos a New York con pasaportes especiales, Jesús Llanes Pelletier, Angel Pérez Vidal y yo, avanzada del viaje de Fidel Castro Ruz a Estados Unidos. Los tres después seremos declarados enemigos y, en mi caso, condenado a muerte por el propio Fidel en la televisiónnacional. . Tras cumplir condena por “corrupción” Llanes Pelletier pertenecerá a la disidencia interna y morirá en Cuba. Angel Pérez Vidal supongo que está vivo y tan inteligente como siempre.

Abril 15. Invitado por la Sociedad Noteamericana de Editores, en visita no oficial, Castro viaja a Estados Unidos, acompañado de Rufo López Fresquet. Ministro de Hacienda; Regino Boti, Ministro de Economía, Celia Sánchez, Teté Casuso y otros. Lo recibe Ray Rubotton, Subsecretario de Estado.

Abril 16. Entrevista privada con Cristian Herter, Secretario de Estado, y después almuerzo colectivo.

Abril 17. Castro declara a la Comisión de Relaciones Exteriores del Congreso: “No soy comunista. El comunismo no tiene futuro en Cuba, Yo nunca miento”.

De ahí, vamos al escaso lunch en la Sociedad Norteamericana de Editores, reunida en el Sttatler Hilton Hotel. Castro llama dictadura al comunismo. Habla en inglés a nivel de “Tom is a boy; Mary is a girl”. Cuando alude a confiscaciones de propiedad, algunos asistentes se marchan. Castro ignora que en Estados Unidos “confiscar” significa apoderarse sin pagar.

Abril 18. En extensa entrevista privada con el vicepresidente Richard Nixon (foto de la izquierda), Castro no pide ayuda a los Estados Unidos. “Luis, le pedí “comprensión”. Ordena a su Secretario de Hacienda, Rufo López Fresquet, que no toque ese punto de la ayuda financiera en sus entrevistas con autoridades norteamericanas. Nixon piensa que Castro no es un Bolívar y sospecha de su ingenuidad con relación al comunismo. La Casa Blanca no atiende a las advertencias  de Nixon.

Abril 19 y siguientes. En Meet the Press, NBC, Castro declara” Yo no soy comunista”(Foto grande que encabeza este artículo)

Visita la Universidad de Princeton y la de Columbia. Condecora a los periodistas que lo han entrevistado en la Sierra Maestra: Herbert Mathews, Andrew Saint Goerge, Robert Taber, Ray Brennan, Jules Dubois. En el Cementerio de Arlington pone ofrendas florales en los monumentos al Soldado Desconocido, a George Washington, Abraham Lincoln y Tomas Jefferson. Se maravilla de la disciplina de los norteamericanos y en la limosina descubierta me comenta la rapidez del tráfico al abrir en la congestionada avenida paso a la caravana oficial.

24 de abril. Consultado por Castro, recomiendo que el mitin organizado para el estadio Polo Ground se celebre en el Parque Central de New York donde la concurrencia no se puede contar. Aceptado e instrumentado el cambio de local, ante unas 30 mil personas Castro explica la doctrina humanista del pan sin terror y del pan con libertad.

Nadie habla en estos días de un plan para volar la tribuna donde se encuentra Castro, fábula fabricada muchos años después en el afán castrista de inventar atentados contra su vida y de atribuirlos a la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos. Si hubieran tratado de matarlo, ya él sería un recuerdo malvado. Sobran capacidades técnicas para hacerlo. Y lo increíble es como genuinos anticomunistas repiten la mentira total y absoluta de atentados que realmente no existieron.

25 y 26 de abril. Días libres. En Montreal, Canadá, lo atienden y nos atienden Daniel Bacardí.y el joven Osvaldo Hernández, después combatiente de Playa Girón.

Avión a Houston, Texas, invitado por el alcalde. Gestiones de Castro liberan a Manolo Conde “El Cuate”, mexicano preso por haberlo ayudado a comprar armas en violación de leyes norteamericanas. Los ataques de Castro al comunismo siembran inquietud en Raúl Castro y el Che Guevara. Raúl llega a Houston y se reúne en privado con Fidel. Raúl se sienta en el vuelo con “mi amigo Luis” y sugiere cambiar de la plataforma humanista que elaboro el concepto: “Humanismo es amor a Dios y respeto a quienes no creen en el” por “Humanismo es respeto a quienes creen en Dios y a quienes no creen en él.”. No cambio lo escrito.

Evidentemente, la inesperada presencia de Raúl responde a su inquietud por los pronunciamientos anticomunistas de Fidel en este viaje. Seguramente, Fidel le ha dicho que confíe en él. Tampoco Celia Sánchez conoce las intenciones de Castro. Para que yo no escriba la memoria del viaje, ella se adelanta y publica un folleto que inmediatamente es recogido porque contiene las declaraciones anticomunistas hechas por Castro en Estados Unidos.

Siguiendo su plan de ganar tiempo e irse consolidando en un poder donde los comunistas están contra el 26 de Julio, los jóvenes contra los viejos y los que hicieron y ya no son contra los que no hicieron y ahora son, en este viaje a Sudamérica Castro me nombra Coordinador.

30 de abril. Reunión en Río de Janeiro con el Presidente Juscelino Kubitschek. Mientras se mecen nuestros tres sillones o “balances” en un amplio pasillo del Palacio de Catete, Castro exclama con envidia: “Es que en Brasil todo es grande”.

En vuelo a la Argentina llega un cable de La Habana sobre la sentencia de muerte dictada contra la Dra. Olga Herrera Marcos. “Tienes razón; eso heriría la sensibilidad popular”. Se conmuta la condena a muerte. Se ordena prisión.

Mayo 2. En la VI Sesión Plenaria de la Asamblea Económica, Castro pide al Comité de los 21 reunido en Buenos Aires, Argentina, 30 mil millones de dólares en ayuda para Latinoamérica Supera así las demandas de la Operación Panamericana del Presidente Kubitschek, del programa de Pueblo a Pueblo del Presidente Eisenhower y de la Alianzapara el Progreso del Presidente Kennedy. Estados Unidos tantea una integración hemisférica que no concreta, porque Europa lo encandila y no advierte que su primera alianza geográfica e ideológica debe ser con el sur.

Recibe a Castro este 3 de mayo el presidente de Argentina, Dr. Arturo Frondizi. Después, ya en el exilio, yo portaré un mensaje secreto del Presidente al gobierno de los EEUU. Espero algún día escribir sobre este asunto sorprendente.

Mayo 5. Castro y yo debatimos con algunos comunistas uruguayos que esperan en la entrada del Hotel Plaza de Montevideo. En el acto de la Explanada Municipal, Castro se proclama defensor de la libertad. En Cuba jamás cerraremos un periódico”.

Mayo 6. Regreso a Río de Janeiro.

Mayo 7. Castro habla en Plaza Castello, Río de Janeiro. De aquí a la isla de Trinidad.

Mayo 8. Ya en La Habana, Castro declara en la Plaza de la Revolución –antes llamada Plaza Cívica- que no es comunista; que no miente; que no es hipócrita y que si fuera comunista lo diría. La Plaza está llena. A cuatro personas por metro cuadrado, caben en ella 200 mil personas. En este discurso señala que dentro de un clima de libertades se respetarán todas las ideas, tanto de la izquierda como de la derecha.

1959, 17 de mayo. La Plata, Sierra Maestra. Ley de Reforma Agraria. Están todos, pero no el Ministro de Agricultura y Redactor de la Ley Agraria de la Sierra, Dr. Humberto Sorí Marín (foto encim a de este páarrafo), cuyo fusilamiento ordena Castro y se ejecuta el 18 de abril de 1961. Con Castro es peligroso tener verdaderos méritos revolucionarios; prefiere a los advenedizos dóciles y obedientes. Sorí Marín me hizo el elogio del genio militar de Fidel Castro, talento que recogí en Fidel Castro” Vida y Obra, cuyos 50 mil ejemplares Castro destruyó porque la obra recogía sus cosas anticomunistas. En este caso Castro dijo que el choque conmigo llegó a lo personal. Sí. Esa vez dijo verdad. Y de nuestro incidente quedó testimonio en uno de los libros de entonces.

De los planes agrarios surge el INRA (Instituto Nacional de Reforma Agraria) monstruo devorador que absorbe al Ministerio de Agricultura, al Instituto de Estabilización Azucarera, y al Banco de Fomento Agrícola e Industrial. Presidido por Castro, el INRA desplaza a Palacio como sede de gobierno y despega con $400 millones producto de confiscaciones, de recuperación de bienes, préstamos bancarios y donaciones puestas de moda por la generosidad típica del cubano y el embullo revolucionario. Castro expropia ingenios norteamericanos. Después el Palacio se convertirá en museo y La Cabaña en museo y cuartel.

Junio 9. Hotel Nacional Se anuncia la creación de Prensa Latina.

Junio11. Raúl Roa, procomunista y anticomunista a conveniencia, sustituye al Dr. Roberto Agramonte en el Ministerio de Relaciones Exteriores.

Junio 25. Stanley Ross precisa en El Diario de New York que Castro está manejando 4.5 millones de pesos en efectivo, donaciones que antes de su triunfo le hicieran hacendados y ganaderos cubanos. En el viaje a EEUU y Latinoamérica lleva colmado de billetes un saco gigante de cargar azúcar. Voz de Celia Sánchez: “Teniente Saavedra, tráigame un puñado grande de pesos”.

La revolución no la han hecho ni apoyado los pobres o los obreros. Eusebio Mujal Barniol, enemigo de Castro, controló la Confederación de Trabajadores de Cuba. Los campesinos de la Sierra Maestra ayudaron a los alzados en la medida en que pagaban cumplidamente los servicios y ellos se convencían de la ineficiencia militar contra las guerillas de soldados de cuartel. A Castro le sobran recursos económicos productos de un impuesto de quince centavos por cada saco de azúcar, gestión que encabezó Alberto Fernández, hijo del senador Fedrico Fernández Casas, que como él, marchó después al exilio. Hicieron grandes donaciones, hacendados, ganaderos, profesionales, gente de ingresos medios, jóvenes,  intelectuales. Ya en el poder, Raúl Castro definió: “La revolución comienza ahora”. En realidad, antes fue una rebelión política contra Batista.

Un Comentario sobre “LA HISTORIA EN LA MEMORIA: PRÓLOGO DE UNA TRAICIÓN HISTÓRICA

  1. Tengo entendido, que el Secretario de Estado para las Americas Ray Rubotton {De izquierda)siempre se opuso a una solucion politica a la situacion en Cuba, si no era con el triunfo rotundo de Fidel. Y como el otros en ese Departamento en franca defensa de que Castro NO ERA COMUNISTA. En que trampa caimos!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15