LA INFALIBILIDAD DEL PAPA

Por, Elsa Rodríguez- Especial para Nuevo Acción

En los países donde la Iglesia Católica siempre ha jugado un papel muy importante en la vida diaria de todos sus ciudadanos, siempre se ha tenido una especial consideración por el Papa, o Vicario de Jesucristo en la tierra, sucesor del Apóstol San Pedro y Cabeza de la Iglesia.

A través de los años hemos visto o hemos aprendido estudiando Historia Universal que el Papa no solamente fue en algunas épocas el máximo representante de la Iglesia Católica, sino también alguien con el suficiente poder como para influenciar en los gobiernos de muchos países, especialmente durante períodos de sistema monárquico.

Indiscutiblemente, muchas cosas han cambiado en la Iglesia y por ende en las funciones o atribuciones del Papa. Antes, los monarcas tenían que consultarle muchas de las decisiones que tomarían en el futuro, pero después del movimiento iniciado por Martin Lutero y Juan Calvino en el Siglo XVI cuando se separaron de la Iglesia Católica Romana dando inicio a lo que se considera el Protestantismo, el Papa dejó de tener tanta influencia en los gobiernos europeos.

Del total de 264 Papas que han existido hemos tenido más información sobre ellos desde el Papa Pío XII y su relación con la Segunda Guerra Mundial, luego Juan XXIII, Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto XVI y ahora con Francisco. En realidad la mayoría de la gente ha tenido más conocimiento de todo lo referente al Papado y sus funciones a partir de Juan Pablo II “el Papa Peregrino”. Sin embargo, Francisco el Papa en funciones está hoy en la boca de todos o casi todos porque no hay un día que no aparezca en la prensa. Algunas veces por cuestiones relacionadas con su Iglesia y otras, las más, por cuestiones de política internacional.

Indiscutiblemente,  como manifestamos anteriormente, las cosas han cambiado mucho no solo en la Iglesia sino en todo el mundo en general, pero aunque el Papa también es un jefe de gobierno al ser el Soberano del Vaticano, con lo que sigue teniendo relaciones con los dignatarios civiles del mundo, al parecer, muchas personas no toman en consideración que la Infalibilidad del Papa, que funciona perfectamente dentro de su iglesia y para sus devotos, no le hace infalible ante los asuntos políticos que nada tienen que ver con las creencias religiosas de un país o sus ciudadanos.  En otras palabras, las cuestiones relacionadas con el gobierno de cada estado independiente quedan fuera de la jerarquía Papal. En este aspecto es el que Francisco parece más un dirigente político que un representante de Dios en la tierra.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15