LA LECTURA DEL SÁBADO: FRAGMENTOS DEL CAPÍTULO “EN EL FRENTE DE JUVENTUDES” DEL LIBRO “RECUERDOS DE AURELIO”

RECUERDOSDEAURELIONOVELA

ALDOROSADOTUEROPRESENTACIONRECUERDOSDEAURELIO2003Por Aldo Rosado Tuero

(En la foto: Aldo Rosado-Tuero firma ejemplares de su novela)

Posteriormente Franco disolvió el Frente de Juventudes y lo sustituyó por la OJE (Organización Juvenil Española). El Frente era una cueva de falangistas ortodoxos, de los que se habían opuesto a la unificación a la cañona impuesta por el Caudillo. Y adoctrinaban a los jóvenes en el más estricto sentido de la Falange verdadera, con las consignas de fuerte contenido de justicia social, provenientes de los viejos textos de Las JONS (Juntas de Ofensiva Nacional Sindicalista) de Ramiro Ledesma Ramos, fusilado por los rojos en la Cárcel Modelo de Madrid en 1936.

Los derechistas del régimen llamaban a los muchachos del SEU (Sindicato Español Universitario) y del Frente de Juventudes, socarronamente “nuestros rojos”. Allí Aurelio oyó por primera vez la frase de “la revolución traicionada” acusándose a Franco, de haber traicionado los ideales de La Falange.  Años después esta frase se haría popular en Cuba, cuando Fidel Castro torció el rumbo de la Revolución Nacionalista del 26 de Julio. La historia se repitió. Dos gallegos que se valieron del sacrificio de unas juventudes y el ansia de libertad de dos pueblos para encaramarse en el poder y ejercerlo caprichosa y unilateralmente para beneficio personal y satisfacción de sus inconmensurables egos.

Se dio la contradicción de que aunque el gobierno presidido por Franco pagó los gastos de su invitación y estadía, Aurelio regresó a Cuba siendo un anti franquista. Con simpatías por Falange, la Falange auténtica, la no contaminada con la adición de La Ceda (Confederación Española de Derechas Autónomas), los Carlistas, los otros grupos monárquicos, los ultra católicos y la oligarquía española, que junto a militarotes como Queipo de Llano, de triste recordación en la familia de Aurelio, habían usurpado, el uniforme, los símbolos y la doctrina que no seguían, en provecho propio y la usaban para afianzar la dictadura personal de Francisco Franco, pero totalmente en contra de la dictadura del Caudillo- de España- por- una- gracia- de- Dios.

DIONISIORIDRUEJOENSUBIBLIOTECASu breve estadía la aprovechó para hacer amistades que aunque se movían dentro de las filas oficiales estaban descontentos y hacían lo imposible por hacer volver al régimen, al cauce de las esencias falangistas. Supo del malestar de Pilar Primo de Rivera, hermana del Fundador y Secretaria de la Sección Femenina. De Dionisio Ridruejo (en la foto), el joven poeta de la Falange, que llegó a ser considerado en algún momento “el delfín de Franco”, voluntario de la División Azul en el frente ruso, que ahora a pesar de haberle sido concedido ese mismo año por el Jurado Calificador de los Premios Nacionales de Literatura, el “Nacional de Literatura Francisco Franco” sobre poesía, por su obra titulada “En Once Años”, que acababa de regresar de un semi exilio de dos años y medio en Italia, y vivía apartado y perseguido en Madrid.

MANUELHEDILLASUBSTITUTODEJOSEANTONIOENLAJEFAT.DEFALANGEEn la misma Palma de Mallorca había estado confinado, después de salir de durísima prisión, hasta hacía solo 4 años, Manuel Hedilla Larrey (foto de la izquierda), nombrado Jefe Nacional de Falange Española, en sustitución de José Antonio al ser fusilado éste por los republicanos en la Prisión de Alicante el 20 de Noviembre de 1936. Hedilla había jugado un papel importantísimo en coordinar a los falangistas en apoyo del Alzamiento del 18 de Julio de 1936 y gozaba de la confianza de la actual plana mayor de Falange, ya que la gran mayoría de los Jefes habían caído en los primeros momentos de la lucha o habían sido fusilados por los rojos por encontrarse o prisioneros o en la zona roja al ocurrir el alzamiento. A este hombre trabajador, callado y humilde, fiel a los principios fundacionales del Movimiento, Franco lo había hecho condenar a muerte, y después “magnánimamente” le cambió la pena por treinta años de cárcel y más tarde por la de confinamiento por cincuenta años, de cuales pasó 4, precisamente en Palma de Mallorca, en el Hotel Perú, un hotel de mala muerte, casi una fonda, acosado constantemente por la policía secreta franquista. Le habían conmutado la pena en 1946 e indultado en 1947, tratando de atraerse a aquel hombre de la estirpe de Pelayo y del Cid, pues había que presentar otra cara al mundo a raíz del triunfo de los aliados. Hedilla se negó a ningún contubernio con el régimen. Como lo había hecho desde su prisión de Gran Canaria, y después desde el confinamiento de Mallorca, sólo insistía constantemente en su rehabilitación.

¿El delito de Hedilla? Ninguno. Solamente se negó a aceptar el cargo de Segundo Jefe Nacional en la Falange unificada por Franco y renunció al puesto que le ofrecieron de Consejero Nacional de la Junta de Mandos. Nada más. No se opuso a Franco, pues estimó que en aquellas circunstancias habría beneficiado a la anti patria, representada (según su punto de vista, por los remanentes de la república, en manos de los rojos), pero no aceptó ningún cargo en la nueva organización, para testimoniar su oposición a la mixtificación del ideario de José Antonio y de Ledesma Ramos. Pero eso le valió el odio de Franco. Fue involucrado, junto a otros ochenta jerarcas falangistas, que simplemente se mostraron contrarios a aquella “unificación” por decreto, que no les fue consultada. La acusación: conspirar contra la seguridad del Estado. El Consejo Nacionalista de Guerra, condenó a catorce a muerte y a 20 a cadena perpetua.

Al recordar estos hechos Aurelio se indignaba después en Cuba, cuando alguien se refería a la dictadura de Franco, como “falangista”.

Nueve años después relacionaría el hecho ocurrido con Hedilla y sus falangistas verdaderos, con lo acontecido en Camagüey el 21 de Octubre de 1959, con el Comandante Rebelde Huber Matos y los valerosos oficiales que le acompañaron en la denuncia de la infiltración y la creciente influencia comunista en el Gobierno de Fidel Castro. Misteriosamente la historia se volvía a repetir en otra latitud y en otra era. Huber Matos, solamente había querido renunciar para no hacerse cómplice de la traición a la revolución, que ya se vislumbraba. Lo metieron en la cárcel junto a sus colaboradores. Y para más semejanza, al igual que con Hedilla, muchos de los acusados salieron de la cárcel o del juicio para reintegrarse a la revolución.

Así sucedió en Cuba. Así había sucedido años antes en España. Uno de los acusados en la causa de Hedilla, condenado a dos años, sería el mismo José Luís de Arrese, autor del libro que había inspirado a Aurelio. De la cárcel salió directamente para la Gobernación Civil de Málaga, y un año después, sería nombrado nada menos que secretario General del Movimiento y se convertiría en un fiel y sumiso colaborador de Franco. Lo mismo sucedió en Cuba. Aurelio recordaba, entre otros, el caso de Paco Cabrera: Era uno de los capitanes acusados por lo del 21 de octubre. En el juicio se tramitó. Después de unos años de ostracismo purgando “su error”, llegó a ser nada menos que Vice Ministro de las Fuerzas Armadas a cargo de la DAAFAR (Defensa Anti Aérea y Fuerza Aérea Revolucionaria). Se convirtió en el hombre que, con el grado de General, mandaba las Tropas Coheteriles, que constituían la mejor arma de la tiranía para repelar una agresión en gran escala, con potencial ofensivo inclusive para alcanzar con sus cohetes no sólo la Florida, sino varias ciudades sureñas de los Estados Unidos.

NOTA: La segunda edición revisada de esta novela, con el título de “El Tomeguín Blanco” puede ser adquirida a través de Amazon.

Un Comentario sobre “LA LECTURA DEL SÁBADO: FRAGMENTOS DEL CAPÍTULO “EN EL FRENTE DE JUVENTUDES” DEL LIBRO “RECUERDOS DE AURELIO”

  1. Hola: Saludos, aunque no coincide muy bien con el tema, aqui puse el link sobre la procesion funeral del Asesino en Jefe. No se si llamarle patetico o papelazo, pero en fin, espero que se divulgue. Lo tome de Townhall.com

    http://townhall.com/tipsheet/christinerousselle/2016/12/04/ha-fidel-castros-funeral-vehicle-broke-down-midprocession-n2254870

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15