LA LECTURA DEL SÁBADO: “LOS ALMIQUÍES”. A BUEN ENTENDEDOR…

ELALMIQUI

Foto: Almiquí (Solenodon cubensis o cubanus)

ROBERTOCRUZAMORAPor, Roberto Cruzamora- de su libro “Folcloriano”

Agradezco al Club de los Almiquies—al que me honro en pertenecer—por el estimulante apoyo que en todo momento me brindaron mientras escribía sobre estos recuerdos, sobre facetas sobre el sentir y acontecer patrios que gustosamente les ofrezco.

Agradezco en particular a Pepe Fe Ennadie políglota voluntarioso que se ofreció desde que tuvo conocimiento del Ispanoamericano para ser no solo su primer traductor, sino para adoptarlo y escribirlo oficialmente, además, en toda la correspondencia interna de los Almiquíes. Club del que, por supuesto, Fe Ennadie y el hermano Aldo Purpurado son prominentes miembros fundadores. ¿Y quiénes son los Almiquíes?, se preguntará más de uno intrigado.

DEDICATORIAPARAALDOROSADODELAUTORDEFOLCLOREANODedicatoria del autor en el ejemplar # 2 del libro a Aldo Rosado-Tuero

Los almiquíes, taller de creación poliartística y posición socio política de “minorías”, toman el nombre del Solenodon cubensis, el Almiquí autóctono de Cuba.

Este animalito vive actualmente en lugares apartados, de difícil acceso y exiliado, sí, dentro de  las demás especies que lo circundan. Siente justificado temor entre los osos y las águilas, las víboras y las pirañas.

FOLCLOREANOPORTADACuando alguna vez se aventura a salir más allá de los límites que la prudencian indica, escarba con gracioso disimulo en la arena blanda o en la tierra dura y estéril un símbolo que recuerda el pescadito de los cristianos de las catacumbas. Observa entonces de hito en hito a sus congéneres más cercanos. Si la reacción es una sonrisa y un aquiescente gesto con la cabeza que solo pueden saber los iniciados, chilla de gozo y se hace seguir hasta donde están aguardando los demás. Si por el contrario percibe como respuesta un gruñido o gesto de cabeza dubitativa en trance de caja de resonancia hueca, se echa a correr zigzagueando para despistar a quién o quiénes pretender seguirlo. Porque digámoslo sin pelos en la lengua: Históricamente el Almiquí ha sufrido una caza sin veda, como para que le sea difícil procrear y perpetrar su especie.

Será por eso que dicen que está en proceso de extinción. Yo no lo creo.

Folcloreano aseguró siempre que detrás de la apariencia inofensiva e inocente del animalito, se amurallaban voluntad y razones de supervivencias futuras. Que eso, específicamente determina que el Almiquí viva como vive y se resista tenaz a no dejarse extinguir de ninguna manera.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15