LA LECTURA DEL SÁBADO: RESPUESTA A ALGUIEN QUE LLAMÓ A MACEO MERCENARIO EN FACEBOOK Y QUE AFIRMÓ QUE HABÍA QUE PAGARLE PARA PELEARA POR CUBA Y QUE EL TITÁN DE BRONCE TENÍA UN CENTRAL MIENTRAS LUCHABA EN LA MANIGÜA.

Monumento a Maceo en el Parque “La Mansión” en Costa Rica

Por Aldo Rosado-Tuero

Enrique González (así se firma en su perfil de facebook, quién lanzó el bulo), el cuento del Central está mal contado.  Lo que tenían Antonio ,José Maceo y otros mambises en Costa Rica, no era un Central azucarero, sino una colonia. La Mansión se llamaba la colonia establecida en la región de Nicoya, en la provincia de Guanacaste, en Costa Rica. Maceo no estaba peleando cuando eso sino que la había establecido en el pacífico costarricense, precisamente para mantener unidos y listos para cuando la patria los reclamara, a un valioso grupo de patriotas…

Otra prueba del agradecimiento del Gobierno de Costa Rica, a Maceo y los bravos mambises que arrancándole trozos a la selva virgen, los convirtieron en tierras labrantías, con su trabajo y el sudor de sus frentes curtidas de mil batallas, fundando una nueva ciudad.

Y allí no les daban nada de gratis, ellos se ganaban el pan con el sudor de su frente. Bajo la dirección de Maceo, los cubanos que vivían en Nicoya (Costa Rica) organizaron la explotación de una colonia agrícola que ellos denominaron La Mansión, dedicada al cultivo del tabaco, caña de azúcar, algodón, cacao y café.

El Titán de Bronce administraba y trabajaba personalmente en dicha Colonia, que se estableció en tiempos de paz, entre la guerra chiquita y el comienzo de la guerra de independencia. A MACEO NUNCA LE PAGARON POR PELEAR NI DIRIGIR A SUS BRAVOS MAMBISES. He estado en Nicoya y le puedo decir que experimenté uno de los momentos espirituales más grandes de mi vida, cuando visité “los mangos de Maceo”, vetustos mangos que hace ya más de 30 años todavía estaban allí. La fuerza telúrica me sacudió de pies a cabeza y allí a solas con mí conciencia me volví a jurar a mí mismo, lo que había hecho anteriormente y hoy aún repito. No abandonar la lucha mientras respire. Confío que su afirmación, Sr. González,  sea producto del desconocimiento de la verdad, no hecha con mala intención.

Pero dejemos que sea el propio Apóstol quien desmienta al autor de la barrabasada de que tratamos en este artículo. Estas son las palabras de José Martí sobre la Colonia cubana levantada por cubanos mambises en Nicoya, Cosra Rica:

“”En Nicoya vive ahora, sitio real antes de que la conquista helase la vida ingenua de América, el cubano que no tuvo rival en defender, con el brazo y el respeto la ley de su república… Calla el hombre útil como el cañón sobre los muros, mientras la idea incendiada no la carga de justicia y muerte. Va al paso POR LOS CASERÍOS DE SU COLONIA, con el jinete astuto, el caballo que un día, de los dos cascos de atrás, se echó de un salto, revolcando el acero, en medio de las bayonetas enemigas. Escudriñan hoy pecadillos de colonos y quejas de vecindad, los ojos límpidos, que de una paseada se bebían un campamento. De vez en cuando sonríe, y es que ve venir la guerra. Le aviva al animal el trote, pero pronto le acude a la brida, para oír la hora verdadera, para castigarle a la sangre la mocedad. La lluvia la cae encima y el sol fuerte, sin que le desvíen el pensamiento silencioso, ni la jovial sonrisa; y sobre la montura, como en el banquete quien le dieron un día al aire libre huirán todos, si se empieza a cerrar el cielo, mientras que él mirará de frente a la tempestad. TODO SE PUEDE HACER TODO SE HARÁ A SU HORA.

“En la ciudad, cuando viene a arreglos de los colonos, a los papeles de cada uno de ellos con el gobierno, para que cada cual sea en su persona el obligado a vender el arroz, a ver la máquina que llega, a buscar licencia para la casa de tabaco, a llevarse por carretera y golfo, cuando trueque en pueblo lindo y animado el claro que con los suyos abrió en el monte espeso—no hay huésped mejor recibido en el umbral de mármol o en la mesa llana, n i contratante al quien el gobierno dieran sus compatriotas de lo suyo o le fíen la vida.

Ni la cólera le aviva el andar, ni rebaja con celos ni venganza su persona, ni CON LA MANO DE LA CICATRIZ APRIETA MANO MANCHADA, ni—como que está pronto a morir por ella—habla de la patria mucho. Se puede y será.

Mientras tanto se trabaja en la colonia un mes y se está por San José una semana…Y hay que poner asunto a lo que dice, porque Maceo tiene en la mente tanta fuerza como en el brazo…no se vende por cierto su palabra, que es notable y serena…pero se pone un día el sol y amanece el otro, y el PRIMER FULGOR DA POR LA VENTANA QUE MIRA AL CAMPO DE MARTE, sobre el guerrero que no durmió en toda la noche buscándoles caminos a la patria”.

Con estas palabras del Apóstol quedan hecho trizas los malévolos comentarios que trataron de igualar al Titán de Bronce, con los bichidisidentes embriagados por los fulas y la pacotilla.

Un Comentario sobre “LA LECTURA DEL SÁBADO: RESPUESTA A ALGUIEN QUE LLAMÓ A MACEO MERCENARIO EN FACEBOOK Y QUE AFIRMÓ QUE HABÍA QUE PAGARLE PARA PELEARA POR CUBA Y QUE EL TITÁN DE BRONCE TENÍA UN CENTRAL MIENTRAS LUCHABA EN LA MANIGÜA.

  1. Enriquito, la cagaste, pero te la pusieron en China con este articulo, come-jaibas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15