LA LOMA CONTRA EL LLANO

Arriba: A la izquierda, la guerrilla “majaseando en la loma”; a la derecha, dirigentes del llano muertos al frente de sus hombres: Frank País y Marcelo Salado Lastra (Combinación fotográfica de Nuevo Acción)

por Esteban Fernández

Vamos a explicar algo que muy pocos saben porque la creencia generalizada -todavía hoy- es que desde el año 53 al 58 se llevó a cabo una enconada batalla entre revolucionarios y batistianos, entre Ejército Rebelde y Ejército Constitucional.

Eso es lo que lo que recoge la historia contemporánea cubana. Sin embargo, esa no fue la verdadera bronca, la disputa entre bambalinas era entre el llano y la Sierra.

Para poner un simple ejemplo: “¿A quién ustedes creen que le temía y le preocupaba más a Fidel Castro: Esteban Ventura Novo o a José Antonio Echevarría?

El susto más grande de Castro no fue durante el ataque al Moncada sino EL 13 DE MARZO DEL 57 cuando los miembros del Directorio y de la Organización Auténtica atacaron al Palacio.

Cada bomba que sonaba en La Habana y en el interior de la República, cada atentado–como el de Blanco Rico–los sufrían los hermanos Castro–y sus compinches más cercanos—como una amenaza a sus liderazgos.

Mientras los cubanos creían que en las montañas se estaba cobrando “una gesta heroica”, la gente de Acción y Sabotaje, Resistencia Cívica de Manolo Ray, veían a las Sierras como un punto donde tomarse unas vacaciones, como un refugio seguro y tranquilo cuando se quemaran en las ciudades.

El tirano en ciernes resentía el empecinamiento de los jóvenes y los estudiantes en las ciudades fajándose cuerpo a cuerpo con los policías y guardias, mientras él y los principales comandantes estaban en las Sierras comiendo lechones en púas y tirando majá.

¿Alguien sabe cuantas peleas cuerpo a cuerpo se llevaron a cabo entre “las aguerridas tropas” de las lomas contra los guardias rurales orientales? Mientras tanto, casi todos los días podíamos ver a los agitadores de la Universidad batiendo el cobre y fajados con la policía habanera.

El chivatazo más grande no fue el de Vilma contra Frank País, sino el de los militantes del Directorio en Humboltd  7. Y como ese hubo cientos de delaciones.

Y cuando verdaderamente la “caña se les puso a tres trozos” a Castro y sus compinches de las montañas, cuando muchos fueron dándose cuenta de que las fanfarronadas de las Sierra Maestra, Cristal y Escambray no era mas que un bluff y un gigantesco picnic, lanza al llano al desastre total, y los insta y obliga a una huelga general el 9 de abril del 58. Fue como enviar a las reses al matadero.

El fracaso fue de enormes proporciones, fue el entierro del clandestinaje y resultó un asqueroso y premeditado triunfo del mayor hijo de puta que ha dado la Isla de Cuba.

A través de los años cayeron—con el visto bueno y alegria de los Castro—Marcelo Salado, Frank País, José Antonio Echevarría,  Fructuoso Rodríguez, José Machado, Juan Pedro Carbó Serviá, Joe Westbrook, mientras Faustino Pérez quedó totalmente desprestigiado, entonces el oportunista Fidel Castro -que no le tiró ni un hollejo de naranja a un casquito dormido- y sus desvencijadas huestes de rebeldes quedaron como la única opción para derrocar a Batista.

Las lomas aniquilaron al llano. Y esa fue una de las cien mil hijodeputadas iniciales del monstruo.

Un Comentario sobre “LA LOMA CONTRA EL LLANO

  1. Realista y veraz lo que escribes.
    Por eso refrendo aquello de que “los cobardes escriben la historia sobre la tumba de los valientes”.
    La historia de Cuba lo ha demostrado.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15