LA MOJIGANGA OBAMA-RAÚL TIENE HONDAS Y ANTIGUAS RAÍCES DEMÓCRATAS. SEGÚN LO CUENTA EL PROPIO TIRANO FIDEL CASTRO- PARTE –I

CASTRISTASYDEMOCRATASAMERICANASSEDANLAMANOYSEJODENLOSPATRIOTASCUBANOS

Nota de la dirección de Nuevo Acción: Comenzamos hoy esta serie en que probaremos con palabras textuales de Fidel Castro, en la que queda en evidencia como las Autoridades Norteamericanas aceptaban informaciones de la Inteligencia cubana e intercambiaban informes con ellas, desde la presidencia del miembro del partido Demócrata Bill Clinton.

“LA CONDUCTA DIFERENTE”

Palabras pronunciadas Fidel Castro Ruz, Presidente de la República de Cuba, en la Tribuna Antimperialista “José Martí”, el 20 de mayo de 2005.

(Versiones Taquigráficas – Consejo de Estado)

FIDELCASTROCONFISCATODASLASEMPRESASQueridos compatriotas:

Lo que de inmediato les leeré ha sido elaborado a partir de numerosos documentos de archivo. He dispuesto para ello de brevísimo tiempo y contando con la colaboración de varios compañeros, ya que prometí ayer tenerlo listo para hoy a las 6:00 de la tarde. Opté por titularlo:

“LA CONDUCTA DIFERENTE”

12 de abril de 1997: Explota una bomba en la discoteca “Aché” del hotel Meliá Cohíba. Era la primera acción de la serie de atentados terroristas contra los hoteles ejecutada por la red montada en Centroamérica por Luis Posada Carriles y financiada por la Fundación Nacional Cubano Americana.

30 de abril de 1997: Fuerzas especializadas del Ministerio del Interior logran desactivar una carga explosiva descubierta en el piso 15 del Hotel Meliá Cohíba.

12 de julio de 1997: Se producen dos explosiones casi simultáneas en los hoteles Capri y Nacional. Cuatro personas resultaron heridas.

4 de agosto de 1997: Explosión terrorista en el hotel Meliá Cohíba.

11 de agosto de 1997: La Junta de Directores de la Fundación Nacional Cubano Americana publica un mensaje triunfalista y cínico presentando textualmente las bombas en los hoteles como “incidentes de rebeldía interna que durante las últimas semanas se vienen sucediendo a través de la Isla” y que “La  Fundación Nacional Cubano Americana […] respalda sin ambages ni reparos” tales actos.

4 de septiembre de 1997: Explosiones en los hoteles Copacabana, Chateau y Tritón, y en La Bodeguita del Medio. En el primero muere el joven turista italiano Fabio di Celmo.

A partir de los actos terroristas perpetrados desde el 17 de octubre de 1992 hasta el 30 de abril de 1997, se había confeccionado una lista de 13 graves actos de esta índole, cometidos especialmente contra instalaciones turísticas, financiados casi en su totalidad por la Fundación Nacional Cubano Americana, y se elaboró un informe que se hizo llegar al Presidente de Estados Unidos a través de una destacada personalidad política que a principios de mayo realizó una visita privada a Cuba.

Sobre tales hechos se habían enviado igualmente numerosas notas al gobierno de Estados Unidos a través de la Sección de Intereses de Estados Unidos en La Habana (SINA).

1º de octubre de 1997: A las 11:00 p.m. se produce una llamada al MINREX de Michael Kozak, Jefe de la SINA, para trasladar información procedente de un tercer país que indicaba que podía tener lugar otro atentado con bomba en una instalación turística de la localidad de la Habana, los días primero o 2 de octubre, dentro de las próximas 24 horas, que no podían dar por confirmada esa información, pero deseaban que la conociéramos.

2 de octubre de 1997: En horas de la mañana, fue citado al MINREX el Jefe de la SINA para precisar detalles sobre la anterior información y agradecer oficialmente la comunicación.

5 de octubre de 1997: Se citó al Jefe de la SINA al MINREX para leerle y entregarle una copia del siguiente mensaje:

“Con relación a la información sobre el posible atentado con bomba en una instalación turística de la Habana los días primero y 2 de octubre, deseamos expresarles que aunque no se produjo explosión alguna, se ha podido comprobar que dicha información era rigurosamente exacta, y sus características similares a los planes anteriores.

“Considerando que pueda ser de interés y utilidad para las autoridades norteamericanas, deseamos comunicarle que la fuente que facilitó la misma demostró ser veraz. Se ha actuado con la máxima discreción solicitada. Expresamos nuestro agradecimiento.”

El Jefe de la SINA respondió que la información que se le brindaba era útil; que ellos la obtuvieron, pero que no era posible confirmarla pues se trataba de un rumor; que ahora podrían confiar más en la fuente; que viajaría a Washington el siguiente domingo y que llevaría esa información que considera positiva; que si obtuvieran más de esta fuente sabrían cómo actuar; que no habían descubierto nada más en las investigaciones que habían hecho en Estados Unidos, pero que proseguían las mismas en Centroamérica, sobre todo después del artículo publicado por el Miami Herald. Dijo que cualquier información que tenga Cuba y que se pueda aportar a Estados Unidos sería muy útil, y concluyó señalando que “esto era bueno”.

7 de marzo de 1998: El Jefe de la SINA pidió ser recibido urgentemente en el MINREX para trasladar información sensible. Dijo que tenía información de una fuente de confiabilidad no determinada de que un grupo de exiliados cubanos tenían planes de realizar un atentado con bomba entre el 7 y el 8 de marzo en Cuba. Que no conocía el lugar, hora y blanco específicos; pero que según la fuente los explosivos ya estaban en Cuba.

9 de marzo de 1998: El Ministro de Relaciones Exteriores recibió al jefe de la SINA y le leyó la siguiente nota:

“En relación con la información ofrecida verbalmente el pasado sábado 7 de marzo sobre planes de atentados terroristas organizados por exiliados cubanos a realizarse posiblemente los días 7 y 8 de este mes, y que ya los explosivos estaban en Cuba, deseamos comunicarles lo siguiente:

“1. Que una vez más se demuestra que las fuentes de información de las autoridades de Estados Unidos sobre estas actividades son absolutamente fidedignas.

“2. Que el pasado miércoles 4 de marzo en horas de la tarde fueron arrestadas dos personas procedentes del exterior y ocupados los explosivos y medios con los que se proponían realizar, bajo promesa de pago en efectivo de una cantidad de dinero por cada bomba, cuatro actos de carácter terrorista similares a los realizados con anterioridad, organizados de la misma forma y con los mismos fines y métodos.

“3. Las autoridades cubanas tratan de reunir la mayor información adicional posible.

“4. Estos hechos criminales son sumamente graves y afectan no sólo a Cuba y a Estados Unidos sino también a otros países de la región. Tenemos el deber de impedir la realización impune de los mismos. Ello no sería difícil si tanto Estados Unidos como Cuba coordinan, a través de los órganos correspondientes, la lucha contra tales acciones. Así se ha hecho en determinados casos de tráfico de drogas con absoluta seriedad y discreción.

“5. Hasta el momento no hemos informado públicamente de estos hechos, mientras realizamos determinadas gestiones e investigaciones, pero no será posible dejar de hacerlos públicos oportunamente.

“6. Agradecemos sinceramente la información suministrada.”

Una vez terminada la lectura, la reacción inicial del Jefe de la SINA fue la de ofrecer gracias y felicitaciones a las autoridades cubanas por su eficiencia. Agregaron que si teníamos más información o pistas que se pudieran seguir para determinar quién está apoyando o controlando estas actividades, sería de mucha utilidad que la trasladáramos, pues el Gobierno norteamericano ya tiene tomada una decisión firme de perseguir y aplicar la ley contra quienes sean responsables de estos hechos. Insistió en que ellos todavía no tienen información sobre quién tiene la jefatura de estos hechos, que hay varias personas con historial, pero que no todos viven, trabajan o pasan por Miami, ni siquiera por Estados Unidos; que algunos están en otros países, todo lo cual dificulta las posibilidades de actuar contra ellos; que el Gobierno norteamericano está claro de que estos hechos no son de beneficio para nadie. Un funcionario de la SINA que le acompañaba agregó que les resultó de mucho interés lo planteado por el coronel Rabeiro en la televisión, al mencionar que teníamos grabaciones del salvadoreño en conversaciones telefónicas con Centroamérica, que esta información sería de mucha utilidad, pues facilitaría poder ubicar a los que controlan estas actividades. Agregaron que después de la guerra de Centroamérica quedan muchas personas de extrema derecha en esos países que se involucran en actividades criminales; valoraron mucho la importancia de poder corroborar que la fuente de ellos es confiable, y comprendieron la importancia de colaborar en esta esfera. Al final, insistieron de nuevo en la utilidad de que compartiéramos cualquier información.(Continuará)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15