LA OTRA CARA DE LA HISTORIA: LA VERDAD SE VA ABRIENDO PASO. JOSEPH HIRT CONFIESA HABER MENTIDO SOBRE EL HOLOCAUSTO EN AUSCHWITZ.

JOSEPHHIRT

Joseph Hirt (foto de arriba) un estadounidense confesó que había engañado al público durante años, alegando ser testigo del llamado Holocausto en el campo de concentración de Auschwitz.

HispanTV. y otros árganos de prensa lo acaban de informar

A lo largo de varios años, Joseph Hirt, un hombre de 86 años de edad y del estado norteamericano de Pensilvania (noreste), ofrecía discursos públicos sobre sus experiencias en la Segunda Guerra Mundial, incluyendo el vuelo de su familia judía de Polonia a Belgrado. (En el video debajo de estos renglones los que entiendan el inglés podrán escuchar parte su falsa historia)

Además, decía a la gente que fue detenido por las fuerzas de la Alemania nazi, enviado al campo de concentración de Auschwitz, y que más tarde escapó bajo una cerca eléctrica. Hirt había alegado reunirse con Josef Mengele, un médico alemán del citado campo de concentración, e incluso, había agregado un prólogo extraordinario a su historia, afirmando haber visto a Adolf Hitler en el año 1936.

Sin embargo, confesó el viernes haber fabricado la mencionada historia con el fin de “mantener vivo el recuerdo” del Holocausto, que a su juicio estaba amenazando por la “negación y la ignorancia”.

“Yo no era un prisionero allí. No tenía la intención de disminuir o eclipsar los hechos que realmente sucedieron allí, alegando falsamente haber estado implicado personalmente”, indicó Hirt.

Asimismo, pidió disculpas públicamente por los “daños causados a cualquier persona” a causa de sus irreales historias y descripciones sobre vivir en Auschwitz: “Me equivoqué, pido perdón”.

Justificó también que su acto era un puro intento para evitar que se olvidara lo vivido en tiempos de guerra en este campo de trabajo, para lo que, confirmó, haber recurrido a un “mal juicio y un razonamiento erróneo”.

El estadounidense confesó que había engañado al público durante años, alegando ser testigo del llamado Holocausto en el campo de concentración de Auschwitz.

A lo largo de varios años, Joseph Hirt, un hombre que a los 86 años de edad y del estado norteamericano de Pensilvania (noreste), ofrecía discursos públicos sobre sus experiencias en la Segunda Guerra Mundial, incluyendo el vuelo de su familia judía de Polonia a Belgrado, resultó que todo fue inventado.

Además, decía a la gente que fue detenido por las fuerzas de la Alemania nazi, enviado al campo de concentración de Auschwitz, y que más tarde escapó bajo una cerca eléctrica. Hirt había alegado reunirse con Josef Mengele, un médico alemán del citado campo de concentración, e incluso, había agregado un prólogo extraordinario a su historia, afirmando haber visto a Adolf Hitler en el año 1936. Todo fue una absoluta mentira.

Sin embargo, confesó el viernes 24 de junio de 2016 haber fabricado la mencionada historia con el fin de “mantener vivo el recuerdo” del Holocausto, que a su juicio estaba amenazado “por la gente que presenta pruebas negando su existencia”.

De acuerdo con una carta enviada por el propio Hirt, ahora de 91 años, al diario ‘LNP’, nunca fue prisionero y jamás se encontró con Josef Mengele, médico y oficial alemán de las SS, como aseguró durante años en sus discursos públicos sobre su experiencia. “Hoy pido disculpas por los daños causados a cualquier persona a causa de las falsas descripciones de mi vida en Auschwitz. Nunca estuve prisionero allí ni tuve ninguna intención de eclipsar los hechos que realmente sucedieron. Me equivoqué y pido perdón”, expresó Hirt.

La palabra “Holocausto” es un término bíblico que significa “sacrificio” y se utiliza para denominar al supuesto genocidio contra los judíos por el régimen nazi, bajo el mando de Adolf Hitler y sus colaboradores durante la II Guerra Mundial.

Los muertos en los campos de trabajo fueron a causas de epidemias de tifus, vejez y hambre hacia finales de la guerra que afectó a todos por igual. La comida no llegaba a los campos porque los aliados con sus bombardeos habían destruido todos los caminos de aprovisionamiento de los mismos. Según la Cruz Roja, único organismo que tiene estadística, y que visitaba los campos, en los campos de concentración murieron 223.000 personas entre gitanos, socialistas, comunistas, polacos, judíos, etc.

La cifra de 10 millones es un absoluto invento judío igual que el diario de Ana Frank que está escrito con bolígrafo, elemento que fue inventado mucho después que terminó la guerra. Las puras mentiras de los judíos hicieron bajar la cifra a 6 millones, luego a 2,5 millones y ahora dicen que murieron 1,6 millones de judíos.

Los supuestos hornos donde los quemaron jamás fueron encontrados. Varios años después de finalizada la guerra, los soviéticos los construyeron para reforzar el engaño.

Un experto en cámaras de gas explicó que es imposible matar 6 millones de personas en tan poco tiempo ya que cada muerte debe hacerse en 3 horas y SOLO 1 PERSONA A LA VEZ JAMÁS MUCHAS AL MISMO TIEMPO. Los lugares que se señalan como supuestas cámaras no tienen ningún resto de sustancias tóxicas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15