LA OTRA CARA DE LA MONEDA. DE LO QUE OTROS NO HABLAN: GOLDMAN SACHS EL BANCO QUE GOBIERNA EL MUNDO CON MIRAS AL GOBIERNO MUNDIAL- PRIMERA PARTE

En la foto: Torre de Goldman Sachs

Por,  Amanda Mars –  Servicio Americano de Noticias (SAN)

Desde lo alto del cuartel general de Goldman Sachs, la vida abajo parece una maqueta. Los automóviles, las obras o la gente adquieren dimensiones liliputienses y el bullicio se queda mudo, como si todo fuera la simulación algo deficiente de una ciudad.

No hay un solo letrero, dentro o fuera, que indique que uno se halla ante la sede de ese famoso banco, en el número 200 de la calle Oeste, en el bajo Manhattan, NY.

El vestíbulo es enorme y austero y las salas de pisos más altos son pulcras y sin excesos, o quizá, sin más excesos que las imponentes vistas de la Estatua de la Libertad, del Empire State y de casi todo Nueva York.

Donde acaba la calma, empiezan las tripas de Goldman, en los pisos más bajos del edificio: seis plantas de trading (correduría bursátil) del tamaño de un campo de fútbol americano cada una de ellas, donde hileras de intermediarios de valores con triples pantallas dan las órdenes de comprar y vender, de mover dinero a un ritmo de maquila.

A diferencia del resto del edificio, la vestimenta allí es algo más informal y la gente más joven (el 70% de la plantilla global del banco son millennials).

El año que viene, aproximadamente el 10% de ellos, los que tengan el balance anual más pobre, tendrá que dejar la empresa.

Y eso que allí está lo mejor de lo mejor, según le gusta presumir al banco: la tasa de aceptación de Goldman es del 3%, más baja que en Harvard.

Dicen que es el banco de inversión más poderoso del planeta, que paga los mejores sueldos de Wall Street y sufre la mayor tasa de divorcios, que las jornadas de trabajo exceden lo humano, que en la crisis financiera sacó petróleo mientras los demás se hundían, que no hay rincón de la Tierra a donde no lleguen sus tentáculos, que ningún Gobierno los ignora, que quien entra allí abraza un sacerdocio, que una vez se es GOLDMANIANO, se es GOLDMANIANO para siempre. Dicen que Goldman Sachs gobierna el mundo.

En casi todos los Gobiernos de USA, incluso desde antes de que comenzara el capitalismo moderno tras la II Guerra Mundial, ha habido un GOLDMANIANO en las esferas más altas del poder público.

Donald John Trump MacLeod aludía a ello con frecuencia durante la campaña electoral estadounidense. Acusó a Hillary Rodham Clinton, la candidata demócrata, de haberse “vendido” al banco, del que habría cobrado jugosas cantidades como conferenciante.

Aseguró también que Ted Cruz, el senador texano con el que rivalizó en las primarias republicanas, estaba bajo el control del banco.

En su último vídeo de campaña, al más puro estilo Ocupa Wall Street, señalaba a los culpables de empobrecimiento de los trabajadores y, aparte de Hillary Rodham Clinton u Barack Hussein Obama, los George Soros o el G20, destacaba a Lloyd Blankfein, el primer ejecutivo de la entidad financiera.

Poco antes de que Donald John Trump MacLeod tomara posesión de la presidencia de USA, a mediados de enero, algunos manifestantes se apostaron ante la torre de Goldman Sachs con pancartas que rezaban “Gobierno Sachs”.

El presidente, después de todo, había colocado en puesto clave de su equipo a una terna de GOLDMANIANOS.

JEFE DE CONSEJO ECONÓMICO DE DONALD JOHN TRUMP MACLEOD

Gary Cohn, NÚMERO DOS del grupo financiero, será el jefe del Consejo Económico de la Casa Blanca (previa indemnización del banco de USD $124 millones de dólares); Steven Mnuchin, un conocido inversor que había pasado 17 años en la casa, es el elegido como secretario del Tesoro (cargo equivalente al ministro de Economía), y el agitador derechista Steve Bannon, consejero de Donald John Trump MacLeod y miembro del Consejo de Seguridad Nacional, también fue un hombre del banco.

El gran poder en la sombra, el titán, el gran calamar vampírico, el guardián de Wall Street… Pocas entidades en el mundo tienen tantos sobrenombres —y casi siempre tenebrosos— como Goldman Sachs.

No es el mayor banco (ocupa un discreto puesto trigésimo segundo en la clasificación por activos) y se disputa el liderazgo de la banca de inversión con JPMorgan, pero nadie aparece tanto en las campañas electorales de cualquier país o en los carteles de manifestaciones, de Madrid a Nueva York, pasando por Atenas o Londres.

Es común ver a banqueros en puestos de política económica, pero Goldman es el gran símbolo de la influencia del poder financiero en la política en USA.

“Donald John Trump MacLeod necesitaba convencer a los mercados de que no era un loco, que puede serlo, pero necesitaba convencerlos de que no, y la mejor forma de hacerlo es contratar a gente de Goldman”, opina William D. Cohan, que pasó 17 años en la banca de inversión y luego se convirtió en autor de varios libros sobre las entretelas de Wall Street, uno de ellos, dedicado a Goldman.

“Creo que, hasta cierto punto, a Trump le gusta el hecho de que todos esos tipos de Goldman, que no hubiesen hecho negocios con él por el tipo de cliente que es, estén ahora en su Gabinete.

Debe decir ‘ahora están besando mi anillo “Mi culo” y reclinándose ante mí…’. Qué irónico es el giro de los acontecimientos”, añade William D. Cohan.

El constructor neoyorquino también ha elegido a Jay Clayton (foto de la izquierda), que fue abogado de Goldman, como presidente de la SEC (el ente supervisor de la Bolsa de Nueva York) y a Dina Powell, del área de inversión filantrópica, como asesora de la presidencia.

Hay quien escribió en estos primeros días de 2017 que Goldman Sachs volvía a Washington. ¿Pero alguna vez se fue? Desde hace un siglo, Gobiernos tanto conservadores como demócratas han abrazado la fe de la institución fundada en 1869 por un judío alemán llamado Marcus Goldman que había llegado dos décadas antes a Estados Unidos y empezado como comerciante de ropa (Sachs es el apellido del yerno con el que se asoció).

Henry Goldman, el hijo del fundador, ya asesoró en la creación de la Reserva Federal en 1913, en la II Guerra Mundial Franklin Delano Roosevelt fichó al primer ejecutivo del banco, Sidney J. Weinberg, para su Consejo de Producción de Guerra.

Sidney J. Weinberg, uno de los personajes más legendarios de Goldman, conocido como Mister Wall Street, colaboró también con los Gobiernos de Eisenhower y Lyndon B. Johnson.

John C. Whitehead, socio y copresidente, sirvió como subsecretario de Estado en los ochenta con Reagan, y Robert Rubin, también copresidente, fue jefe del Tesoro de Clinton.

George Bush (el hijo) fichó al GOLDMANIANO Stephen Friedman para el Consejo Económico y a Henry Paulson para el Tesoro. El presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi, también es de la casa.

(Continuará)

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15