LA OTRA CARA DE LA MONEDA: LA VERDAD QUE CASI NADIE SE ATREVE A DECIR-SEGUNDA PARTE Y FINAL.

Cuadro estadístico de esperanza de vida en Suráfrica

SURÁFRICA: ANTES Y DESPUÉS DEL APARTHEID

Fuente: Redacción de Alerta Digital

– En 1965 el crecimiento económico de Sudáfrica fue el segundo mayor del mundo: 7,9%. La inflación estaba a un 2% anual y el interés a un 3% anual. Los ahorros domésticos y fondos soberanos eran tan grandes que el Estado sudafricano no necesitaba pedir créditos a instituciones financieras internacionales para subsidiar la expansión económica. El periodista, militar y político británico Lord Deedes tuvo que reconocer que “mientras Sudáfrica creció para convertirse en el gigante económico del continente, los otros miembros de la Commonwealth se hundieron en la pobreza”. (Sudáfrica se salió de la Commonwealth en 1961 cuando se convirtió en República. Fue readmitida en 1994 tras el Apartheid).En 1987, había en Sudáfrica 4,8 millones de blancos y 18,2 millones de negros. A pesar de esto, los blancos pagaban el 77% de los impuestos, los negros el 15% y el presupuesto gubernamental se gastaba en los negros en un 56%. Durante el gobierno del Dr. Verwoerd, la calidad de vida de los negros ascendía un 5,4% al año y la de los blancos un 3,9%.

– En 1978, en pleno apogeo del Apartheid, Soweto (barrio obrero negro de Johannesburgo) tenía 115 campos de fútbol, 3 campos de Rugby, 4 pistas de atletismo, 11 campos de cricket, 2 campos de golf, 47 canchas de tenis, 7 piscinas construidas según especificaciones olímpicas, 5 boleras, 81 campos de netball, 39 parques infantiles e incontables salas civiles, clubs y cines. Había también en Soweto 300 iglesias, 365 escuelas, 2 escuelas técnicas, 8 clínicas, 63 guarderías, 11 oficinas de correos y su propio mercado de fruta y verdura. Había 2300 empresas que pertenecían a negros y 1000 compañías privadas de taxi. En 1978 había 50.000 propietarios de coches negros y el 3% de estos vehículos eran Mercedes-Benz.

En la foto de arriba: Winnie y Nelson Mandela, bajo la égida del partido comunista

El barrio obrero de Soweto tenía más coches, taxis, escuelas, iglesias e instalaciones deportivas que la mayoría de países africanos independientes. Los negros de Sudáfrica tenían más vehículos privados que toda la población blanca de la URSS en la misma época
– En Sudáfrica había más millonarios y científicos negros que en el resto del mundo junto, incluyendo EEUU y el Caribe.

– Sudáfrica “oprimía” tanto a los negros que toda África subsahariana soñaba por inmigrar al país aunque fuera ilegalmente. Negros del continente entero inmigraban a través de Namibia y Mozambique.

– Hubo 80.000 asesinatos durante la era apartheid. El 95% fueron de negro contra negro. El ANC (actual partido gobernante) en particular asesinaba a todos sus compatriotas negros si estos no se unían a su causa

– A pesar del bloqueo comercial y petrolero impuesto por la comunidad internacional, Sudáfrica llevó al cabo el primer trasplante de corazón humano de la historia, desarrolló su propio programa nuclear, montó un potente complejo militar-industrial (vehículos blindados, armas ligeras, helicópteros, misiles) y sintetizó petróleo artificialmente utilizando la misma técnica que la Alemania nacionalsocialista para superar el embargo petrolero. También era puntero en sanidad y biología. Era un país en buena medida autárquico y repleto de técnicos, trabajadores cualificados, militares, pilotos y científicos. Cabe destacar que los bóers son un pueblo que comenzó siendo una banda aislada de pastores, granjeros y cazadores holandeses nómadas a miles de kilómetros de su tierra y acosados constantemente por las tribus locales y por el Imperio Británico.

Causas del desmantelamiento del Apartheid

Turba de negros pidiendo la muerte de los granjeros blancos bajo el lema “¡mata al bóer, mata al granjero!”

El motivo de Londres, Washington y la ONU para decretar el boicot, el sabotaje, el bloqueo y el embargo a Sudáfrica no fue moral o racial, sino económico. Sudáfrica era un país proteccionista, intervencionista y anti-liberal, y a consecuencia, las enormes riquezas sudafricanas tendían a quedarse en Sudáfrica en vez de fluir hacia las arcas de la City de Londres y Wall Street. Los principales perjudicados por ello eran las compañías comerciales De Beers y la Anglo American Corporation, controladas por un judío llamado Harry Oppenheimer, agente de los Rothschild en Sudáfrica y heredero del proyecto de agentes del Imperio Británico como Cecil Rhodes y “Lord” Alfred Milner.

El primer ministro sudafricano Dr. Hendrik Verwoerd había encargado una investigación (el “Hoek Report” a los “monopolios de poder” en el país, poniendo bajo la lupa a los consorcios mineros internacionales y obligándoles a pagar su tributo a las arcas sudafricanas, por tanto impidiéndoles saquear el país como si de una colonia británica se tratase. “We shall oppose the power concentrations and monopolies which occur in our country and which constitute a real danger”. Una advertencia a la Anglo American Corp., a De Beers y al imperio Oppenheimer en general. En consecuencia, en 1966, el Dr. Verwoerd fue asesinado.

De la misma manera que la economía nacionalsocialista era un peligro para el sistema monetario internacional, el modelo sudafricano suponía el riesgo de inspirar a otros países africanos a seguir su ejemplo, especialmente Zimbabue y Namibia (donde había una muy importante colonia alemana, y donde el SWAPO, organización terrorista antiblanca, fue patrocinado por Henry Kissinger). El imperio Oppenheimer controlaba en buena parte la prensa sudafricana y los movimientos subversivos como el ANC, financiados desde Londres.

Gracias a su tecnología, armamento y mercenarios, Sudáfrica tenía una magnífica esfera de influencia en todo el continente, un pequeño imperio que molestaba seriamente a Reino Unido, Francia y Estados Unidos.

ACCIONES ANTIBLANCAS EN LA ERA POST-APARTHEID

Desde la caída del Apartheid y la toma del poder del Congreso Nacional Africano en 1994, más de 38.000 personas de raza blanca han sido torturadas, violadas y asesinadas en Sudáfrica, además de la confiscación de sus propiedades y negarles puestos clave en el gobierno. Esta situación no recibe cobertura mediática y los medios de comunicación internacionales silencian o minimizan las atrocidades cometidas contra la población blanca. La tasa de homicidios contra los bóers se ha elevado últimamente a 16,259 por año, es decir, 45 homicidios diarios.

La alarmante ola de criminalidad (50.000 homicidios por año incluyéndose negros contra negros), proporcionalmente, 8 veces más que en Estados Unidos) y la nueva legislación creada por el ANC, que prohíbe a los blancos ocupar numerosos puestos de trabajo, ahora reservados a los negros, están empujando a miles de blancos a abandonar el país. Desde el fin del Apartheid en 1994 hasta la actualidad ya han emigrado casi un millón de blancos. Los altos índices de delincuencia y la creciente sensación de que el ANC no ha sabido gobernar bien el estado, no hacen más que agravar la incertidumbre.

Desde 1994, unos 850.000 sudafricanos blancos (un 16% del total) han emigrado, sobre todo a Reino Unido y Australia ante el incremento de la inseguridad y de las medidas de discriminación antiblanca por parte del gobierno.

El número de la población eurodescendiente se ha reducido a la mitad. Las propiedades de los blancos se han reducido un 33% al serles confiscadas sus tierras para entregárselas a la población negra. En la actualidad esas tierras han dejado de ser productivas.

Entre los negros existe una canción antiblanca llamada “Dispara al bóer” que contiene frases como “¡mata al bóer!, ¡mata al granjero!” y que clama a la muerte de los granjeros blancos sudafricanos (Nelson Mandela, Jacob Zuma y Julius Malema han cantado en público la canción, la cual se cree que incitó al asesinato de Eugene Terre’Blanche el 3 de abril de 2010). La situación fue comparada con la generada por Peter Mokaba a principios de los ’90, al cantar una canción que titulaba “Mata al bóer” y que fue definida como “discurso de odio” por la Comisión para los Derechos Humanos sudafricana. Diversos partidos opositores han urgido a Malema a dejar de cantar esa canción antiblanca. En la misma conferencia de prensa cantó otra canción acerca de “dar palizas a granjeros blancos”. Mandela nunca condenó públicamente la matanza contra los blancos.

Henk van de Graaf, vicepresidente de la Unión de Agricultores de Transvaal, ha lanzado un SOS al mundo frente a los ataques antiblancos, denunciando, además, que cuando los campesinos llaman a la policía para denunciar algún intento de ataque, ésta se niega a acudir bajo cualquier excusa, como que no tienen combustible. También denunció que en 2010 durante la Copa del Mundo en Sudáfrica (cuando el gobierno sudafricano estaba preocupado por su imagen y presentaba al “País del Arcoíris” como un “paraíso multicultural”, los asesinatos se detuvieron milagrosamente, pero solo de forma temporal.

Mandela era un caballero de la Orden de Malta algo así como una Masonería para aristócratas, la misma sociedad secreta a la cual pertenece la Reina Isabel y otros personajes de la Oligarquía Mundial.

Incluso se le realizó una estampa en Sudáfrica de él con el atuendo de Caballero de Malta.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15