LA “P38” EN EL AEROPUERTO

ESTEBITAESTAESLABUENAHORAPor,  Esteban Fernández

Claro que era otra época. Mucho antes del fatídico 9/11 que puso la caña a tres trozos en U.S.A. Si es ahora me echan 15 años de cárcel.

La cuestión era que durante esos años prácticamente inmediatamente después de mis actividades en el JURE y en el Army yo acostumbraba a andar en California con la pistola encima las 24 horas al día, y lo más natural del mundo era que al irme para Miami la llevara.

La puse en el equipaje que le entregué al maletero. Me entretuve y se me fue el avión y esperé tranquilamente por el próximo vuelo rumbo a Florida.

Les juro que ni por la cabeza me pasaba la dichosa pistola P38 hasta que llegué al aeropuerto y con sobresalto vi a mi maleta solitaria dando vueltas  en la estera.

Me senté y me puse por 10 minutos -como si estuviera encandilado- a mirar la valija.  Me hice como 20 veces la pregunta ¿la cojo o no la cojo? Como la maleta no tenía nada de valor casi estaba decidido a dejarla ahí e irme, pero al no divisar a ningún policía cerca cometí el fallo de decidir: “Qué va, no va a pasar nada” y agarré la maleta.

No sé de donde salieron pero antes de dos segundos dos gigantescos gendarmes me cogieron uno por cada brazo, me pusieron las esposas y me llevaron casi levantado en peso hacia una oficina. Todos los viajeros me miraban como si yo fuera un famoso traficante de drogas.

PISTOLAP38Me llevaron recio, me trataron mal y me hacían 20 preguntas por minutos. De pronto entró un agente federal que les dijo a los otros: “Esta pistola fue robada en un asalto a una residencia en Pomona en el año 1957”. Y yo dije: “Yo era un muchacho en ese tiempo y vivía en Cuba”

Un policía que parecía cubano me gritó: “Bueno, consorte, entonces ¿de dónde la sacaste?” Y como a mí a veces se me ilumina el bombillo con una buena idea le dije: “Me la regaló mí cuñado Ray que es sargento de la policía de homicidios en Los Ángeles” y -con mucho esfuerzo porque estaba esposado- le di una tarjeta de Ray.

De mala gana cogió la tarjeta de Ray y se fue a llamarlo por teléfono. El alma me vino al cuerpo cuando lo vi que estaba hablando y  estaba muerto de la risa.

Todavía se estaba riendo cuando regresó, me quitó las esposas y me dijo: “Dice el sargento Ray Rodríguez que no te dejemos regresar a Los Ángeles y que logremos que te echen 30 años de prisión”. El que parecía cubano me demostró que lo era porque me dijo: “¡Socio, vete pal’carajo, si te veo por el Versailles te vuelvo a coger preso!” Y todos se rieron de esa gracia.

Como yo no acababa de irme me preguntaron: “¿Y…ahora que esperas? puedes irte”  Y en el colmo de los colmos les pregunté: “Y… ¿no me van a devolver mi P38?”. El cubiche dijo: “¡Ñooo, que clase de descarado eres, asere!”

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15