¡LA RECONSTRUCCIÓN!

Por Esteban Fernández

No hemos liberado a Cuba, pero Cuba de alguna forma se liberará, de eso usted puede jugársela todo al canelo.

Y si no hemos logrado emanciparla y llevarla de nuevo al conjunto de naciones libres, lo menos que podemos hacer cuando surja el imponderable es prepararnos para ayudar económicamente -el día de mañana- a reconstruir todo lo que el perverso castrismo destruyó.

Eso lo hemos pensado mis coterráneos de California mediante la institución que presido el Círculo Güinero de Los Ángeles desde hace más de 50 años.

Y tenemos acumulado cerca de 40 mil dólares y en nuestro reglamento se estipula que serán destinados a ayudar -poner nuestro granito de arena- en la reestructuración del terruño patrio, de nuestro pueblo, calles, casas, edificios. En caso de desaparecer nuestra organización antes de que suceda el milagro de que Cuba sea libre entonces nuestros fondos irán a la “Liga contra el Cáncer”.

Y eso lo deben hacer todos y cada uno de nuestros compatriotas, destinar un dinero, separarlo y que sea sagrado, para entregárselo a organizaciones benéficas como la Iglesia Católica por ejemplo para, aunque sea poder comprar  saco de cemento y  latas de pintura.

A todos los gobiernos del mundo que nos han dado las espaldas a la labor de lograr nuestra libertad entonces vamos a prepararnos para exigirles cooperar -ya con verdaderos patriotas al frente de nuestra patria- con la restructuración de la Isla. En un final que no pongan demasiada resistencia porque MUCHO QUE TODOS SE HAN BENEFICIADO CON LA ESCLAVITUD DE NUESTRO PAÍS.

Los Estados Unidos de Norteamérica el país más rico y poderoso del planeta y que tanto dinero gasta en 20 mil proyectos y que en estos momentos tienen un Presidente que a todas luces está de nuestro lado estoy convencido que serán la mayor fuente de ayuda en la reparación y reedificación del archipiélago cubano.

Y encima de eso tenemos dentro de nuestra comunidad muchos, muchísimos, multimillonarios donde una gran cantidad de ellos se desvivirían en cooperar, en levantar negocios y en ayudar en todos los sentidos.

Y no me vengan con el eterno cuento de que el problema es que “los cubanos allá que han sido víctimas mentales del régimen” porque si bien allí hay malos también los hay buenos. Yo sé que allí hay mucha gente con deseos de trabajar recibiendo una remuneración adecuada en dólares constantes y sonantes.

Denle un sueldo decoroso al cubano, un pico, una pala, brochas para pintar, pintura de la Sherwin Williams, unidos a una juventud exiliada fuerte que se una a la labor de lograr higiene, salubridad, agua potable, expertos internacionales en las labores del campo, aperos de labranza y Cuba se levanta en un santiamén.

Que la justicia caiga contra los grandes culpables de nuestra tragedia y erradicar junto a los mosquitos y jejenes la chusmería y la chabacanería.

Implantar que la primera materia de todos los colegios de Cuba sea  “MORAL Y CIVICA” y predicar de San Antonio a Maisí LA PALABRA DE DIOS.

WordPress theme: Kippis 1.15