LA SONRISA DE LA HIENA

Por Vicente P. Escobal-Especial para Nuevo Acción

¡Muy bien…! Ya Cuba tiene presidente. No lo eligió el pueblo en un proceso pluralista, multipartidista y democrático. No, no hacía falta. ¡A freír espárragos la constitución! Ellos son marxistas leninistas y no creen en las perversiones de la burguesía. Era el momento de darle un respiro a Diaz Canel y ponerlo a trabajar detrás de un escritorio y prohibirle que ande por campos y ciudades haciendo promesas y, también, recibiendo abucheos.

Los marxistas son los dueños de la verdad absoluta y todo el que se cruce en su camino con recetas Made in USA que se vayan al infierno para que Fidel les enseñe como se administra una nación y, ya de paso, como se la destruye.

Redactaron una nueva constitución (?) para engañar a los que viven en esa burbuja ideológica edificada a base de demagogia, populismo y una gran pizca de bla, bla, bla, el ingrediente primordial que no puede faltar en el fogón de los nostálgicos del Muro de Berlín.

Ha llegado un momento para Cuba en que se le impone una sesuda reflexión sobre qué es lo que va a pasar en el próximo semestre. Porque no es nada trivial lo que pueda pasar. El elegido asegura que seguirán con sus ideas socialistas de hacer lo que les dé la gana mal que les pese a la mayoría y a las leyes – si quedan algunas –.  Y van a la televisión con añejas recetas “salvadoras”. Vengan los euros, vengan los dólares… Venderemos televisores, secadoras, equipos de audio, neveras y aires acondicionados. Vamos a salvar la patria convirtiéndola en un gran bazar. Somos el ejército de las yeguas (antes mulas) de la salvación. Ya no nos interesa vender sueños, ahora venderemos pesadillas. Así razonan.

¡Socialismo o Muerte! Y que valga la redundancia. ¡¡¡Otros aseguran “¡¡¡Socialismo, oh!!! ¡¡¡Muerte!!! Que es lo mismo.

Las cárceles seguirán saturadas, los estantes de los supermercados vacantes, el transporte público — ¿el qué? – las farmacias ya no venden ni algodón.  Pero ahí está Diaz Canel, transportando en su Mercedes Benz a los que esperan buses y promesas. “Mercedes, ven, que Diaz Canel nos va a llevar”.

Todo se está acabando menos aquellos que se autoproclaman políticos, los que interpretan las cosas y tratan de explicárnoslas.

La profanación de las palabras está siendo uno de los recursos habituales de “nuestro presidente”. Ya que con ellas – con las palabras – llama realidades a algo cuando lo que quiere imponer son sus propias realidades. ¿Será la post verdad?

Conforme a esta dicotomía de intenciones y palabras, oímos que “nuestro presidente” quiere rescatar lo mejor… ¿dijo lo mejor? del periodo especial de los noventas del siglo XX y dice al pueblo: ¡Aprieten…aprieten!

Sera otra forma de sonreír pacíficamente, como las hienas cuando sonríen de manera pacífica una vez descuartizado el cadáver cazado por otros. En fin…En nombre del sentido común (del menos común de todos los sentidos) alabemos la coyuntura, demos gracias al Partido y a la ideología dominante para que la sociedad siga fragmentada haciéndola dócil y manipulable.  Y mientras sigamos disfrutando de la pacifica sonrisa de la hiena, que es otra post verdad, como las plumas de una avestruz.

WordPress theme: Kippis 1.15