LA TORPE RESPUESTA DEL “PÍCARO DE PALMARITO DE CAUTO”

ALDOROSADOTUEROFOTONUEVA2 Por Aldo Rosado-Tuero

“Todos los pícaros son tontos, los buenos son los que ganan a la larga”, José Martí 

En nuestro artículo de ayer, “La opinión pública merece una explicación” escribimos que a la larga, con tal de no dar su brazo a torcer, con lo que iba a demostrar que teníamos razón cuando hemos afirmado que José Daniel Ferrer tiene la inveterada costumbre de acusar—a la ligera, y sin la más mínima prueba—de infiltrado y agente del G2 a cuanta persona se aventura a deslizar la más insignificante crítica a su persona o actuación o se atreva a insinuarle que ha cometido un error y que, por su bien, debía rectificar; y que lo más seguro sería que ahora asegurara que el infiltrado del castrismo soy yo.

Pues bien el engreído pícaro de Palmarito nos ha vuelto otra vez a dar la razón. Aún a sabiendas de que yo—lo he publicado muchas veces—no entro a Twitter, pues es un robot quien pone lo que escribo en Nuevo Acción en twitter, escribió la siguiente imbecilidad sin tener la ética ni siquiera de enviarlo a mi correo y de la que me enteré porque un amigo la copió y me la envió:

JOSEDANIELFERRERMENTALIDADDEDUENODEESCLAVOS “José Daniel Ferrer ‏@jdanielferrer

#UNPACU@ernestovera puede q quiera rectificar, quien sabe, Aldo Rojito, Rosado, se niega a reconocer sus errores e insiste en favorecer G2”.

Produce risa que este pobre imbécil, que no tiene preparación política ni para aspirar a ser caudillito municipal, crea que el resto de las personas sean tan estúpidas como él, que van a aceptar sus risibles y ridículas acusaciones sin que se moleste en brindar una sólida prueba.

Para él, como para muchos de sus compinches y seguidores—que nunca se han molestado en estudiar la historia de la lucha contra la tiranía—esa historia comenzó el día en que ellos por uno u otra razón se desencantaron de la revolución a la que habían servido y defendido hasta el día anterior y por eso no se toman la molestia de indagar en la historia de los días de lucha contra los opresores, para averiguar quién es quién en esas etapas. Una gran mayoría de ellos afirman que la revolución comenzó a ser mala el día en que para salvar al régimen fueron fusilados los narcotraficantes usados por Fidel, Ochoa, La Guardia y demás.

Este analfabeto político, que usa el mismo lenguaje de los represores y fanáticos de la tiranía que dice combatir, no tiene siquiera la inteligencia de averiguar y estudiar el pasado de los que él festinadamente acusa de trabajar para el G2. Con ese inaudito y estúpido proceder solo logra enajenarse la simpatía de las personas con dos dedos de frente.

¿Cómo se puede soñar con llegar a dirigir un país con tamaña soberbia e ignorancia de lo más elemental en política? En una Cuba republicana—si ésta vuelve a los vicios del pasado que levantaron los polvos que trajeron estos lodos—solo podría aspirar a llegar a ser un  manengue más o un aventajado muñidor electoral, buscador de votos comprados al populacho, para elegir a los que le paguen su sargentería política. Al fin y al cabo eso es lo que está haciendo ahora, sino es que es algo mucho más tenebroso, y está al servicio de las fuerzas que preparan el cambalache para salvar al raulato.

Mientras más twittea más se descubre su verdadera personalidad y su poca original postura que lo muestra como un aspirante—en su mente afiebrada e inculta políticamente—a ser otro caudillito oriental como Batista, Fidel o Raúl, con la diferencia que en preparación política e inteligencia, no les llega ni siquiera a la altura de las botas de esos caudillos orientales que tanto daño lo han hecho a nuestra patria.

¡Por Dios!, Sr. Ferrer, use un poco más su cacumen y al menos, por su propio bien, respétese Ud. mismo y pare de hablar tanta cáscara de caña.

WordPress theme: Kippis 1.15