LA VISITA DEL PRESIDENTE OBAMA A LA ERMITA DE LA CARIDAD

OBAMAYELPADRERUMINERMITADELACARIDAD

Obama y el Padre Rumín en la Ermita de la Caridad del Cobre en Miami

ARMANDOVALLADARESFHRPor Armando Valladares- (Especial para Nuevo Acción)

En junio del 2013 el presidente Obama visitó la Universidad Católica de Georgetown en Washington, pero exigió que tenían que tapar los crucifijos, como los vampiros. Los dirigentes de esa Universidad en un acto supremo de cobardía y herejía aceptaron. Todos  esos directores y todos los que asintieron a  esconder a Cristo en esa Universidad, en la antigua Roma, para  no ser devorados por las fieras en el Coliseo, hubiesen renegado de Dios. ¡Hipócritas! ¡Sepulcros blanqueados!

Ahora el mismo presidente que exigió tapar los crucifijos, visita nuestra Ermita de la Caridad. Y en el colmo del cinismo declara que “quería ofrecer sus respetos a la diáspora  cubana”, “a los sacrificios que han realizado los cubanos.”

La visita del Presidente Obama a mi Iglesia, para mí es una injuria. Ningún Presidente de los EEU  ha tenido las manos tan llenas de sangre inocente como él. Ha sido el más criminal  gobernante norteamericano. Su política, leyes y órdenes ejecutivas para asesinar bebés ha producido varios millones de muertes de  los más inocentes e indefensos de los seres humanos: los bebés no nacidos.

No solo le ha bastado con órdenes ejecutivas y leyes aquí en EEUU. El levantó las restricciones que por años impedían que el dinero de los contribuyentes norteamericanos se utilizara para promover  y financiar abortos en todo el  mundo.

Esta exportación de la cultura de la muerte practicada por el Presidente Obama, le permitió obsequiar   cuatrocientos cincuenta y siete  millones de dólares de nuestros impuestos  para que otros  países financiaran abortos.

Obama ha sido el legislador más pro-aborto de los Estados Unidos. Como Senador en Illinois estuvo en contra de una ley  que protegía a los bebés que sobrevivían al aborto y nacen vivos. El presidente Obama votó para  dejarlos morir sin recibir ninguna asistencia médica. Quizás el más abominable de todos estos crímenes es el llamado aborto de nacimiento parcial, apoyado y defendido a ultranza  por Obama.

Esta práctica consiste en sacar parte del cuerpo del bebé de la vagina de la madre, siempre dejan una piernita y parte de la cabeza adentro, para esgrimir el argumento legal y  decir que no ha nacido, entonces le perforan el cráneo con unas tijeras y con una aspiradora le chupan el cerebro. Solo estas actuaciones debieron ser suficientes para que el sacerdote Rumín no se mostrara tan ingenuo y complaciente y visiblemente “deslumbrado” con este enemigo de la vida y nos hubiese evitado la grotesca y repulsiva escena de Obama y él rezando un Padre Nuestro… Quizas el padre Rumin no sabe que por una orden ejecutiva Obama prohibió la celebración del Día Nacional de la Oración.

La visita del Presidente de los EEUU  a la Ermita de la Caridad, para mí es ofensiva a mi Fe y a mis creencias. Un verdadero católico NO PUEDE APOYAR el aborto.

En nombre de los millones de bebés asesinados por la acción, por la Leyes y órdenes  ejecutivas del Presidente  Obama, le pido al  sacerdote y párroco de la Ermita, Juan Rumín Domínguez, que ofrezca  una misa de desagravio por esa infausta visita del Presidente, en nombre de los millones de angelitos asesinados en los abortos, en nombre de los verdaderos católicos y activistas contra ese crimen. Aunque el padre Rumín prohíbe colocar folletos Pro-Vida en la Ermita (?) le ruego su solidaridad con los que luchan contra el aborto.

WordPress theme: Kippis 1.15