LAS CONVERSACIONES “SECRETAS” (NO TAN SECRETAS) WASHINGTON-LA HABANA

“Tenemos que lograr un mejor tratado “.  Presidente  Donald Trump.

Por, Dr. Santiago Cárdenas- Especial y en primicia para Nuevo Acción

Lo que desean en el Potomac es bañarse con un “mejor”  jabón en el Almendares. Por supuesto, los cubanos  en el exilio o no, nos quedaremos enjabonados.

No me pidan pruebas. No son necesarias. No hay que “esconderse” para  conversar mascando hamburgesas en Washigton o fumando Cohibas en la Habana. Habemus embajadas. Y ya se puede entrar en ellas por la puerta ancha sin levantar sospechas para el diálogo.

Un “mejor” tratado significa poner a prueba la capacidad  negociadora de nuestro Presidente de la cual  el mismo Trump tanto se ufana; pero también es un reto al mimetismo oportunista—la llamada dialéctica—de la tiranía cubana. Ellos, “marxistas” tan duros, con su eterna e hipócrita capacidad para sobrevivir.

“El cuartito esta igualito”, según la canción homónima de Panchito Riset. Un leitmotiv de Aldo Rosado Tuero un periodista  infatigable de nuestro exilio coherente, anteriormente llamado histórico, tradicional o intolerante.  Discrepo. Está  semejante; pero no igualito. Culturalmente eso  se llama gattopardismo.

Cualquier día nos despertamos con otro 17 de diciembre, o casi, como el de Obama. San Lázaro, el Viejo; milagroso patrono del contubernio que acompañó al Papa en su cumpleaños, ese mismo día. Ahora, las conversaciones pudieran ser un éxito para ambas partes. Que si el  intercambio de extraditables, pago de deudas pendientes, liberación de  presos y espías. Que si Guantánamo, el billete, los tímpanos, el narcotrafico y otras  demandas en  este viejo  y cansado guión sexagenario. Si estas nuevas conversaciones llegaran a cristalizar……..”échale guindas al pavo”.

Me da igual. Yo no quiero mejores acuerdos. Tampoco cambio-fraude; sino que el fraude  de la in-volución cubana desaparezca por omnia saecula, saeculorum. Por los siglos de los siglos.  Amén.

Llegado ese día se hará la luz acerca  de las actuales contradicciones, incoherencias y cantinfleos en las actitudes  de ambos gobiernos, que  la oposición  isleña y el exilio  no pueden  entender en las presentes circunstancias.

“Cambalache”, un tango Che, dirá un argentino; “pragmatismo”, un yankee liberal; “venceremos”, un cubano socarrón en la isla; “traición” en el Versalles.

Ya verán. Nos joderán, con su secretismo, una vez más.

Un Comentario sobre “LAS CONVERSACIONES “SECRETAS” (NO TAN SECRETAS) WASHINGTON-LA HABANA

  1. Genial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15