LAS CUATRO MONTADAS EN EL CABALLO DE TROYA

Por, Esteban Fernández

Los miembros del Partido Demócrata de este país ni idea tienen del problema en que se han metido.  Quieren pasarle la mano, guataquear y seguirles la corriente a cuatro (y son muchos más) muchachas descaradas, atrevidas, imbéciles, llamadas Alexandria Ocasio-Cortez de New York, Ilhan Omar de Minnesota, Ayanna Pressley de Massachusetts y Rashida Tlaib de Michigan.

Y  les va a pasar como les pasó en Cuba a algunos miembros del 26, del Directorio y a los hacendados y ricachones que compraron sogas para sus pescuezos.

Para mí que estas cuatro retardadas mentales simplemente están siguiendo un guión  que les brindan los verdaderos hijos de perras comunistas, porque lo cierto es que cuando tratan de explicar la diferencia entre “socialismo” y “socialismo demócrata” no tienen la menor idea de donde radica la diferencia.

Los simpatizantes de estas títeres  no pueden dar una explicación científica y atractiva del motivo por el cual sienten simpatías por estas cuatro zapingas. Y ellas cuatro solo brindan una jerigonza muy difícil de entender por el ciudadano común y corriente.

En realidad, ellas ni saben que el socialismo es una Doctrina iniciada por Marx y Engels que interpreta la historia como una continua lucha de clases cuyo fin es el logro de una sociedad sin diferencias sociales ni propiedad privada”.

Y estas comefanas solamente están siguiendo una vieja estratagema para cubrir al país de esa gran plasta de estiércol organizada por grupos de taimados desalmados tratando de -poco a poco- subvertir el orden mundial y controlar a los seres humanos.

Ellas están de nuevo tratando de “hacerse las santas para ver que aureolas les colocan alrededor de sus cabezas” y convencer a la humanidad de que “El marxismo leninismo es algo del pasado, de la época de la guerra fría y que no hay nada que temer con respecto a ellos”. Puras pamplinas.

La respuesta sincera yo la he repetido muchas veces y es que el socialismo se divide en dos partes esenciales: Antes de llegar al poder (socialismo democrático) y después de tomarlo: Comunismo y totalitarismo.

Cuando no son gobierno ustedes saben ya pueden notar que estas cuatro se las dan de buenas, de nobles, altruistas defensoras de todas las causas justas, y utilizan nombres atractivos como “Progresistas, socialistas democráticos, bolivarianos, martianos, liberales, humanistas, pacifistas, defensores de los derechos de las mujeres, de los homosexuales y de las masas oprimidas, etc.”

Cualquier injusticia en el mundo ellos salen como leones a defender a los abusados. Si no existe el desafuero entonces lo inventan. Dicen estar a favor de las minorías discriminadas, del limpiabotas, del niño sin zapatos y del humilde trabajador del campo. Y hasta se dedican a condenar crímenes cometidos hace cien y hasta mil años.

Critican a la esclavitud, la Inquisición, los abusos cometidos por los vaqueros contra los indios, y nos dicen que Cristóbal Colón era un degenerado, la conquista española un crimen de lesa humanidad, el general George Patton un militar loco y Jesucristo era un líder agrario. La labor de zapa ha sido, y es, monumental.

Y desde luego, con esas actitudes hipócritas logran captar a gente buena, a sinvergüenzas, a tontos útiles, a compañeros de viaje. Se cuelan en la Universidades, captan profesores y alumnos y logran convencer a reconocidos y acomplejados artistas de Hollywood para que los apoyen, mientras a periodistas y escritores los ponen a su favor. Están en los sindicatos, en la televisión, en la radio, en el cine, en los deportes, en todas partes, en todos los países. Luchan desaforadamente por eliminar todo vestigio de moral y cívica de la faz de la tierra.

Están tratando de socavar todas las instituciones, drogar a la juventud, desprestigian a las autoridades. Atacan a la policía, a la C.I.A., a ICE, a los políticos que no les son adeptos, a las Fuerzas Armadas, a los ricos, provocan la lucha de clases, logran que los millonarios luzcan unos monstruos (menos a los que cooperan con ellos) e intentan desarmar a la población.

Lanzan quejas y protestas por todo, hacen picadillo y desmoralizan a cuanta persona se les oponga. Nunca exponen las verdaderas y siniestras intenciones.

En este momento los enemigos más poderosos y blancos para la eliminación son Donald Trump y el Partido Republicano. Pero ustedes notarán que ya están atacando a Nancy Pelosi y a todos los que se le interpongan.

Y si lograran cogerse esta gloriosa nación no la sueltan jamás. Son peores que el Macao. Se acabaron las contemplaciones, se deshacen de los inocentes que les hicieron compañía. Qué se vayan al infierno las promesas a los negros y a los pobres y desvalidos, se acabó la propiedad privada, el nombre de Dios brilla por su ausencia y esas manifestaciones públicas que tanto ellos organizaron pasan a ser reprimidas enérgicamente. Quedan prohibidas las huelgas que ellos hasta ayer promovían.

Se acabó la Constitución y el derecho de Habeas Corpus y todos los derechos humanos quedan conculcados. El que proteste va abajo y de un solo tajo. No más paños calientes. Imponen la esclavitud de todos menos de un grupito de malvados matarifes quienes en ese momento demuestran fehacientemente lo farsante que fueron.

Y el objetivo principal, ya se los dije, donde tienen enfilados todos los cañones es a esta gran nación que nos ha brindado refugio. Quizás usted y yo nos salvemos, pero las consecuencias las sufrirían nuestros nietos y bisnietos si lograran el supremo perverso objetivo. Por lo tanto, nuestra labor debe ser denunciarlos, detenerlos y borrarlos del mapa en cada elección. ¡ABAJO EL SOCIALISMO!

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15