“LAS CUENTAS CLARAS Y EL CHOCOLATE…”

Por Andrés Pascual- Especial para Nuevo Acción

Estoy observando a un Presidente que se gelatiniza de las rodillas hacia abajo ocasionalmente, que habla fuerte primero y se despeña después por laderas de proposiciones concesivas, ese no es el Trump que yo creí.

¿Quiénes llevaron a Donald Trump a la presidencia? A ver, del bando de buenos soristas antifas ¿Cuántos supone que votaron por el mogul? Del bando malo, criminales racistas ellos ¿Cuántos habrán sido capaces de optar por Trump para detener, aunque sea por poco tiempo, la conspiración bipartidista antiamericana que tanto hace “por su buena y justa causa” de destruir al país?

Al modo mío de verlo, posiblemente más del 40 % de miembros del “supremacismo blanco” votaron por Trump y estoy completamente seguro de que el 100 % de los “soro-obamistas” lo hizo en contra, nada, cuestión de afectos y caricias.

Señor mío, en el diferendo racial de América, usted tiene un solo bando: el que la trate como la pieza más valiosa del tesoro nacional, los supremacistas blancos son sus devotos, si no es capaz de buscar el discurso que le garantice a esta gente seguridad y permanencia como grupo patriótico de alto perfil, que rescata y mantiene la historia del país como base obligada para continuar como “alguien de respeto”, perdón, pero usted no es más que un vulgar traidor…

La Confederación es parte legítima de la historia de América, está indisolublemente ligada al legado cultural de los antepasados, es una joya incluso para mal, porque estos que hoy tratan de envenenar al pueblo acusando de traidores y racistas criminales a hombres como Robert Lee, son la esencia del partido al que respondió la personalidad cuya estatua casi regresa al país a la Guerra Civil.

Usted Señor Presidente, tiene una sola opción: velar hasta donde pueda por la paz interior, pero olvidarse de conceptos como unión, porque estamos hablando de gente en un partido que son antisociales, lo peor posible como enemigos del pueblo y de la grandeza americana, y hablo del negro sorista, racista y revanchista, hecho a la medida de los más oscuros designios posibles en el firmamento del antiamericanismo.

Ante los ojos del mundo tenemos un grupo de poder que apoya a otro de criminales mixtos en la calle, que exige la renuncia o un juicio contra el presidente, entonces no es mucho ni descabellado pedir que se parcialice de forma total y pública por la parte golpeada, que no son precisamente los que trata de presentar la media comunista como víctimas, a pesar de los muertos y heridos en el terreno de la confrontación.

Si hoy mismo se produjera otro proceso electoral y su presidencia estuviera en juego, le aseguro que no podría ganar ni la candidatura de partido, porque una parte más que generosa de quienes lo pusieron en Washington, lo pensarían dos veces antes de hacerlo otra vez.

Además de mostrar alternativas de “3 de café y 2 de azúcar”, se ha manifestado traidor al supremo concepto de gente agradecida, que exige y pone por delante de cualquier interés personal la fidelidad total a quienes le debe lo que ha llegado a ser políticamente; a fin de cuentas, la parte buena como ciudadanos de este país.

Sr. Trump, su gente no está de la parte de Soros ni de Obama, ni de Sharpton o CNN, gente que, a pesar de la buena voluntad que mostró para los malhechores antiamericanos, llamando nazis a sus legítimos seguidores, no creen en usted y solo buscan deponerlo, incluso eliminándolo físicamente, como se ha sugerido o propuesto por mentalidades sucias y criminales seleccionadas dentro del showbusiness.

Abra los ojos y decida bien, a favor del país, que no es los negros malos ni los blancos peores, sino una parte gigantesca de gente que votó por Donald Trump cuando, decepcionados y frustrados por todo, se veían formando parte de los pueblos de mierda, destruidos por el comunismo.

No los decepcione o no tendrá regreso a una Casa de la que quieren sacarlo a patadas por el culo en detrimento del hombre americano de clase, sea supremacista blanco o negro de alto perfil patriótico.

Un Comentario sobre ““LAS CUENTAS CLARAS Y EL CHOCOLATE…”

  1. Esta guapería del barrio de Colón no tiene que ver con otra cosa que una frustración enorme porque el Presidente Trump utiliza en sus negociaciones todas las armas..hasta las verbales…pero siempre gana

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15