LAS CUMBRES DE LAS AMÉRICAS

Por Vicente P. Escobal- Especial para Nuevo Acción

El título que encabeza este articulo insinúa que tal vez vamos a presentar una crónica sobre las serranías americanas. Pudo haber quedado redactado de otra manera, tal vez ¿Para qué sirven las cumbres de las Américas?

El primero de estos encuentros continentales se celebró en la ciudad de Miami, entre el 9 y el 11 de diciembre de 1994 a partir de una propuesta del gobierno de Estados Unidos, donde se aprobaron 59 mandatos basados en 23 temas. La dictadura castrista no fue favorecida con una invitación al convite. ¿Y qué?

El mayor énfasis de aquella cita estuvo centrado en el ostentoso y pocas veces aplicado “reconocimiento a los derechos humanos”, así como la “erradicación de la pobreza y la discriminación” en el Hemisferio.

¿Qué impacto ha tenido en los diversos escenarios continentales aquel “reconocimiento”? ¿De qué manera han contribuido las Cumbres al desarrollo de una conciencia regional donde prevalezca no solo el respeto a los derechos humanos sino, además, la garantía de que los atentados contra esos derechos no se hundan en la manipulación y la impunidad?

Las negociaciones del primer conclave se hicieron el margen de la Organización de Estados Americanos. En aquel momento se pensaba que la OEA requería enérgicas y profundas reformas, así como una reorientación bien clara de sus objetivos estratégicos, basado en las condiciones políticas, sociales y económicas del sistema internacional.

Hubo discursos, brindis, apretones de mano, abrazos, sonrisitas cómplices, besitos y guiños, salpicados con una buena dosis de hipocresía.

El colofón de las Cumbres de las Américas y de todos los encuentros de su tipo lo constituye el irreemplazable e ineludible espectáculo de la foto de los jefes de estado y gobierno al término del programa, una fusión de ideologías, credos, dogmas, ortodoxias, tendencias, pensamientos políticos y alguna que otra sandez tercermundista inspirada en añejos credos nacidos en las cloacas del continente.

Llegados a este punto es oportuno no olvidar que América Latina (Hispanoamérica en general) es esa región del mundo donde se cocinan intrigas, se establecen acuerdos a la sombra de ideologías trasnochadas, se diseñan proyectos sombríos presididos por un “repudio al imperialismo yanqui”, culpable histórico y no redimido de cuanta tragedia ocurre en el planeta.

Pero esa payasada antiyanqui es pura tramoya, porque cuando Estados Unidos escucha el vocerío y el “Yankees go home”, se produce un colapso económico de proporciones apocalípticas, cuyas secuelas son palpables en muchos países del área.

En el fondo de esa tramoya hay una denigrante avidez por consumir productos “Made in USA”, manosear los dólares, corromperse y corromper a través de ellos.

Volvamos la vista hacia Cuba. ¿En qué estercolero fue depositado el repudio a los yanquis? ¿Qué pensar de aquella ominosa escena donde el Comandante en Jefe de la mayor potencia económica y militar del planeta estrecha las garras del mayor violador de los derechos humanos en América Latina? Para que no quede la menor duda: el apretón de manos entre Barack Obama y Raul Castro.

Por ahí anda una “Teoría de la convergencia” la cual asegura que ambos sistemas, predominantes en el momento de su elaboración, es decir el capitalismo y el comunismo, coincidirían al final del camino, esto es, se acercarían, se aproximarían, se dispensarían un libidinoso besuqueo.

¿Se verificó la “teoría”? Parece que sí. ¡Y de qué manera!

Los auténticos demócratas latinoamericanos, los pocos que van quedando, han de andar ruborizados. Y no es para menos. En las “Cumbres” confluye un amplio espectro de la fauna política continental, yendo desde personajillos tan grotescos como Evo Morales, Daniel Ortega y Nicolás Maduro, hasta farsantes de pura cepa como Juan Manuel Santos y delincuentes como Luis Inázio Lula da Silva.

¿Funciona la “Teoría de la Convergencia” en el contexto político, económico y social de América Latina? ¿Es válido en la región el argumento de que dos sistemas antagónicos se mezclan después de un largo camino de tropezones y desencuentros?

Lo que en América Latina ha funcionado históricamente es la “Teoría del Péndulo”: hoy hacia la izquierda, mañana hacia la derecha. Hoy hacia la dictadura, mañana hacia la democracia. Hoy hacia la demagogia, mañana hacia el populismo.

¿En qué posición se encuentra actualmente el péndulo? ¿Podrá la Cumbre de las Américas a celebrarse en Lima, Perú, adelantarnos hacia donde se moverá?

Si nuestro péndulo personal está en una posición neutral, movámoslo un poco hacia adelante, pero nunca hacia la izquierda. La geometría funciona en las matemáticas, pero no en la política. No nos dejemos arrastrar por el pesimismo ni nos desilusionemos o arrepintamos de todo en cuanto hemos creído y creado, ni por todo lo que hemos luchado.

Más allá de las Cumbres y de las conspiraciones multicolores, de las elecciones fraudulentas y los tramposos traspasos de poder, siempre quedará en nosotros, allá en lo profundo de nuestros corazones y nuestras conciencias, la convicción más firme de que somos unos vencedores, que nuestras ideas prevalecen incluso desde el fondo de una caverna y que las trincheras de piedras creadas por nuestros eternos adversarios se derriban inexorablemente.

4 comentario sobre “LAS CUMBRES DE LAS AMÉRICAS

  1. Citaré al articulista ad infinitum:
    “En el fondo de esa tramoya hay una denigrante avidez por consumir productos “Made in USA”, manosear los dólares, corromperse y corromper a través de ellos”.
    Ahí está el detalle. Admiro la lucidez y el estilo elegante (sin una gota de malas palabras-algo tan raro hoy por hoy-)del Sr. Escobal y coincido con él que “nuestras ideas prevalecen incluso desde el fondo de una caverna” algo que personalmente aplico a casi todo aquel que se hace pasar por “estadista” en este triste y largo exilio, aquellos que creen en conspiraciones de zionistas, los que no respetan otra prensa que no sea “Fox News” los que se arrodillan ante el altar de degenerados racistas misógenos e ineptos mercaderes vueltos politiqueros.

  2. Excelente articulo,Sr. Vicente P. Escobal. Como dice Aldo Tuero, dio Ud. en la diana.

  3. Muy buen comentario. Un texto digno de ser analizado por los pueblos de America Latina. Felicito al señor Escobal por su sabiduria y lucidez. Textos como estos adornan a Nuevo Accion.

  4. No soy frecuente en este sitio pero he leido detenidamente este articulo con mucho interes y lo considero genial.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Help

WordPress theme: Kippis 1.15